Se encuentra usted aquí

Las visitas del Papa a Cuba y a Estados Unidos

Lunes, 14 de Septiembre 2015 - 17:30

Autor

monica_uribe.jpg
Mónica Uribe

Compartir

La visita del Papa Francisco a Cuba que iniciará el próximo sábado 19 de septiembre se prevé que será miel sobre hojuelas, mientras que la visita a Estados Unidos tendrá algunas aristas difíciles. Veamos por qué.

Lo primero es que en Cuba, Francisco se sentirá como en casa por la identidad lingüística y la proximidad cultural, y será muy bien recibido tanto por las autoridades como por la población. En Estados Unidos, la cosa será muy diferente, no sólo porque hay una distancia cultural y lingüística, sino porque un Papa latinoamericano no dejará de representar la perspectiva de una región que se percibe a sí misma como sometida a la vocación imperial norteamericana. No es que sea anti yanqui, pero hay razones más que evidentes para desconfiar

El catolicismo norteamericano no está de acuerdo con muchos postulados de Jorge Mario Bergoglio, tanto en los pastoral, como en la doctrinal, y qué decir de lo social. Según la encuesta última de Gallup realizada, la aceptación del Papa bajó del 79% al 59% en julio pasado. Por lo visto, ha calado el discurso a favor de los pobres, en contra del capitalismo y de la explotación irracional del medio ambiente. Pero quizá también ha molestado, entre los católicos, que haya disminuido el peso del discurso antiaborto y haya centrado el interés en aspectos más estructurales de la vida política, económica y social.

Habrá que ver qué pasa durante el viaje apostólico, pero la realidad es que los católicos norteamericanos no se encuentran cómodos con un Papa que ha roto muchas reglas y que cuestiona los fundamentos de la cultura norteamericana, liberal en lo político, capitalista en lo económico y conservadora en lo moral. De sobra está decir que la animosidad regional también estará presente por parte de los católicos norteamericanos.

Una fracción de católicos que seguramente ven con recelo al Papa son precisamente los cubanos exiliados tras la revolución. Y, por supuesto, el establishment republicano católico tampoco comulga con las posiciones sociales y económicas que el Papa ha expuesto en diversas ocasiones. En todo caso, las cifras del último reporte del Pew Forum indican que la denominación que más fieles ha perdido en Estados Unidos es el catolicismo: de 2007 a la fecha, hay 3 millones menos de católicos.

Pese a lo anterior, el Papa Francisco goza de buena reputación entre los no católicos y más progresistas. Incluso la relación con Barack Obama parece ser de simpatía mutua, y los demócratas parecen aceptar más cómodamente el discurso papal.

El 24 de septiembre el Papa estará dirigiendo un discurso ante el Congreso en Washington, con senadores y representantes en sesión conjunta. Se espera que manifestará sus posiciones sobre el capitalismo, la justicia económica, el trabajo, la familia, el medio ambiente y los migrantes. Lo que no se sabe es si manejará el mismo tono que en Bolivia o se verá un poco menos frontal. Seguramente será una pieza de oratoria que cimbrará al Capitolio, en la primera ocasión que un Pontífice romano pise ese emblemático edificio. Quizá los puntos más sensibles serán que el Papa evidencie que Estados Unidos es la única superpotencia que sea ha negado a suscribir los Protocolos de Kyoto para la protección ambiental y que, con relación al problema migratorio, sus políticas trasgreden los derechos humanos.

Por lo que toca a la visita a la sede de la ONU, el 25 de septiembre, se espera un discurso en el mismo tono que en Bolivia, centrado en los temas expuestos en la encíclica Laudato sí y en la cuestión de la crisis migratoria. Es posible, aunque se ha negado, que tenga un encuentro con el presidente ruso, Vladimir Putin, quien asistirá a la sesión del Consejo General de Naciones Unidas.

Por último, un tema que supuestamente atañe sólo a la Iglesia, pero que ha causado revuelo es la canonización de Fray Junípero Serra, evangelizador de la Alta California. Si bien se trata de un mensaje acerca de la importancia de la Iglesia y de la herencia hispánica en la conformación histórica de los Estados Unidos, se prevé que los grupos indígenas muestren su inconformidad, porque consideran que Serra es el símbolo de una brutal colonización y para los migrantes hispanos significa bastante poco.

En suma, se trata de una gira apostólica en donde el Papa tendrá encuentros con altos dignatarios y actos multitudinarios, también lo hará con la gente común, visitará una escuela en Nueva York y una prisión. Y si bien el motivo del viaje era el Encuentro Mundial de las Familias, en la agenda papal quedó un tanto relegado. Eso pasa cuando el Papa se convierte en un referente mundial, pero a diferencia de Juan Pablo II que fue un referente político, Francisco es un referente social.


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER