Se encuentra usted aquí

La Silla

Jueves, 03 de Marzo 2016 - 17:00

Autor

hitchcock-profile.png
Manuel Baeza

Compartir

donald-trump.jpg

La carrera presidencial de Donald Trump en Estados Unidos ha pasado de ser un tema de bromas y memes, a convertirse en un asunto serio debido a que, aunque muchos no lo creíamos, el millonario estadunidense tiene oportunidad de llegar a la Casa Blanca.

 

Trump, sobra decirlo, dice que ama a los mexicanos, pero su amor conlleva una barda que delimite la frontera entre ambas naciones para evitar tráfico de ilegales, de drogas y de criminales a territorio estadunidense. Sus reiterados dichos contra nuestro gobierno terminaron por hartarnos, pues a nadie le gusta que nos digan cómo llevar nuestra vida.

El problema es que el crecimiento de la popularidad de Trump nos pone en la misma posición que tanto criticamos, pues la eventual candidatura del hombre del peluquín ha movido a las autoridades mexicanas a buscar las formas de responder a las críticas de Trump y, además, hay intelectuales y grupos que estudian cómo frenar el impulso del millonario. Así las cosas, ahora somos los mexicanos quienes nos organizamos para influir en la carrera política de Estados Unidos.

¿Estaríamos de acuerdo los mexicanos en que Estados Unidos de manera pública se pusiera en contra de algunos de nuestros precandidatos presidenciales? ¿Soportaríamos sin quejarnos que la sociedad estadunidense hiciera campaña en temas relativos a nuestra política interior? Creo que no; estoy seguro de que lo consideraríamos una afrenta. Nuestra política exterior se ha manejado siempre con respeto a los asuntos de cada país. ¿Qué posición deberemos de tomar ahora?


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER