Se encuentra usted aquí

La Santa Sede ignora a Trump, el Papa llama a la congruencia entre la fe y las acciones y la Iglesia en México pide correcciones a reformas

Lunes, 31 de Agosto 2015 - 17:30

Autor

monica_uribe.jpg
Mónica Uribe

Compartir

Poco tiempo falta para la segunda gira americana del Papa Francisco, y varios hechos relevantes han ocurrido en las pasadas dos semanas.

Una hecho, casi chusco, fue la declaración del magnate norteamericano Donald Trump, quien pretende ser candidato republicano a la presidencia de su país, asegurando que advertirá al Papa sobre el peligro que significa el diálogo con los musulmanes, porque éstos lo que realmente buscan es acabar con el Pontífice y la cristiandad entera. Trump dijo que tendrá que asustar al Papa al respecto, porque a pesar de que es protestante, el Papa le cae muy bien porque se ha pronunciado en temas como la familia y el cambio climático. Tales declaraciones las hizo Trump en el marco de lo que considera que el capitalismo deberá modificarse para funcionar adecuadamente… Por supuesto y como era de esperarse, la Santa Sede no hizo ningún comentario al respecto.

Por otro lado, el primer reo por paidofilia, abusos y posesión de material pornográfico del nuevo tribunal creado ex profeso por el Papa Francisco, el arzobispo Josef Wesolowski, ex nuncio ante la República Dominicana, falleció en El Vaticano por causas naturales la noche del pasado 27 de agosto, según lo reveló la necropsia ordenada por las autoridades vaticanas.

Wesolowski no pudo presentarse a la audiencia del pasado 11 de julio por haber sido hospitalizado. Cabe recordar que, por expresa decisión del Papa, Wesolowski estuvo bajo arresto domiciliario cautelar desde septiembre de 2014. Tuvo una suerte enorme de morir antes del juicio, pues el ex nuncio polaco pudo haber sido sentenciado a entre 6 y 12 años de prisión.

El deceso no resultó positivo para el impulso de impartición de justicia del Papa Francisco. Por ello fue muy significativo que el funeral fuese oficiado bajo el rito específico para los laicos, y no bajo el rito sacerdotal. Fue como decirle al mundo que Wesolowski, técnicamente, ya no era sacerdote y que sólo faltaba aplicar la pena corporal.

Pero el tema de mayor relevancia social en El Vaticano es el de la trata de personas. Durante el Ángelus del pasado domingo, y en referencia a las 71 migrantes encontradas muertas en un camión en la autopista Viena-Budapest, el Papa afirmó que estas masacres “son crímenes que ofenden a toda la familia humana”. Pidió rezar por ellos, pero más que eso, pidió una positiva cooperación entre países para evitar estos crímenes.

Justo antes, en la homilía dominical, el Papa Francisco hizo una reflexión sobre el pasaje de los fariseos argumentando en favor de la supremacía de la ley y la tradición que se encuentra en el Evangelio de San Marcos. Hizo énfasis en el llamado de Jesús a respetar los mandamientos de Dios en lugar de aferrarse a la tradición; remató diciendo que la observancia literal de las reglas y costumbres, si no hay una conversión del corazón, es algo estéril y lo es más aún, si la conversión no se traduce en hechos concretos como “abrirse al encuentro con Dios y a su Palabra, buscar la justicia y la paz, socorrer a los pobres, los débiles, los oprimidos”.

Palabras muy fuertes que deben ser interpretadas en el contexto de la próxima celebración del Sínodo de la Familia, pues muchos prelados se han mostrado abiertamente en contra de cualquier cambio en materia de costumbres, léase la comunión para los divorciados vueltos a casar.

De las palabras del Papa se desprende que, más allá de rezos y actos litúrgicos, lo que hay que hacer es ser congruente entre la fe y las acciones: concretar medidas integrales para evitar la trata de personas y no anteponer el prejuicio, la costumbre y la tradición a la misericordia con el pueblo de Dios…

Mientras tanto en México…

La página editorial del semanario Desde la Fe, de la arquidiócesis primada, advierte que a partir de septiembre, los nuevos diputados deberán corregir los errores de las reformas estructurales efectuados en la LXII Legislatura del Congreso de la Unión, pues dichas reformas han perjudicado el poder adquisitivo de los mexicanos, no han resuelto las condiciones de vulnerabilidad e inseguridad. Entre los temas que deberán discutir están la reforma fiscal, la inseguridad y la corrupción, amén de que la discusión del presupuesto de egresos deberá incluir la reducción de recursos para los partidos con el propósito de reasignarlos al combate a la pobreza.

Por su parte, el cardenal Rivera en la homilía del domingo, dijo que los católicos deben ser congruentes y pronunciarse en contra del aborto, la eutanasia y la manipulación genética.

Por cierto, el Papa Francisco nombró al arzobispo emérito de Santiago de Chile, el cardenal Francisco Javier Errázuriz, como su enviado especial para el VI Congreso Eucarístico Nacional de México, que se celebrará del 9 al 13 de septiembre en la ciudad de Monterrey, bajo el tema “Eucaristía, ofrenda de amor: Alegría y vida de la familia y del mundo".


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER