Se encuentra usted aquí

La Revolución del Bronco. Chopin y los Servidores Públicos

Miércoles, 07 de Octubre 2015 - 17:00

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

foto_1_rodriguez_calderon_3.jpg

Mientras leía la crónica de la toma de posesión del flamante gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón (a) El Bronco —por una extraña asociación— recordé al gran Frédéric Chopin y resonaron en mi mente las notas del "estudio" llamado Revolucionario que el polaco compuso cuando se levantaron los cadetes contra la dominación rusa en Polonia que al final terminó en un fracaso. Así descargaba el compositor sus sentimientos sobre la injusticia, opresión y abuso que sufrió el pueblo polaco.

Dele click al link rojo y mientras escucha, lea...  ¿A poco no se necesita una revolución semejante en la conciencia de todos los ciudadanos de este país? Chopin lo dice todo en su Opus 10 #12. Así, me parece que fue el discurso del gobernador Jaime Rodríguez Calderón que vaya que cimbró. Ojalá encuentre eco... y se transforme en hechos.

El Bronco se expresó de la siguiente manera ante el estupor de algunos —y el regocijo de muchos—  de los asistentes en su toma de posesión:

"El estado que guarda Nuevo León es por la corrupción sin llenadera y el delirio de quienes se creyeron reyes, no gobernantes, que donde había ciudadanos veían súbditos y donde había dinero público, un botín”.

“Se les acabó la fiesta a los bandidos, que ni se hagan ilusiones las manos largas, a partir de hoy se acabaron los moches y las transas, los lujos a costillas de la gente. Si quieren lana, háganla como la gente honesta: trabajando”, sentenció.

La tunda que El Bronco le propinó al gobernador saliente —el priista Rodrigo Medina de la Cruz— fue a dos manos. El que se fue no tuvo otra más que soportar la metralla verbal y debió haberse sentido chinche... A ver si no acaba en la cárcel. A su lado el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong tampoco debió sentirse muy cómodo pues son del mismo partido político. El discurso completo se puede escuchar en el siguiente link y créanme, vale la pena. Es una llamado valeroso y ojalá no fracase como el pueblo polaco perdió la batalla por allá del año de 1831 en los tiempos de Chopin.

Es un hecho que la sociedad civil organizada de nuestro país ya no cree en nuestros gobernantes  —las famosas casas, el abuso de OHL, la bronca de El Hipódromo de las Américas que a nadie le interesa pero puede convertirse en  otro escándalo por tanta impunidad— todos abonan al hartazgo y por ello, en una sociedad organizada un candidato independiente —demostrado está— puede ser electo con facilidad. Bienvenidos sean.

Así pues, el llamando —y la denuncia— que hace el nuevo gobernador en su discurso implica que los servidores públicos deben cumplir con sus obligaciones para que los gobernados puedan gozar de todos sus derechos. Así, El Bronco —que resuena como un nuevo Vicente Fox— se pronunció y esperemos, tengo que decirlo, que no aparezca una Martita que lo mal influya, como le sucedió al expresidente.

foto_2._rodriguez_canderon_2.jpg

En fin, en unos meses veremos si Jaime Rodríguez Calderón fue capaz de crear la administración que requiere para gobernar su entidad de acuerdo a su discurso de toma de protesta. Por de pronto todos los funcionarios que trabajen en su administración van a tener que presentar su declaración de tres x tres entre otras cosas.

Veremos si puede exigirle a los funcionarios que lo acompañan en su gestión, honestidad y eficiencia. Veremos si es capaz de trabajar con el Congreso del Estado —y sobre todo con el Gobierno Federal— con los cuales va a tener que lograr acuerdos, consensos y ventajas para encontrar la prosperidad de su Estado. Veremos si lo dejan.

Todo lo anterior puede ser el principio —la simiente— para crear una "Revolución de la Conciencia" y que por una especie de ósmosis se penetre en todo el país, principalmente entre los servidores públicos —antes llamados funcionarios— que muchos incumplen con su obligación marcada en el artículo octavo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que ordena:  

Artículo 8o. Los funcionarios y empleados públicos respetaran el ejercicio del derecho de petición, siempre que esta se formule por escrito, de manera pacífica y respetuosa; pero en materia política solo podrán hacer uso de ese derecho los ciudadanos de la republica.

A toda petición deberá recaer un acuerdo escrito de la autoridad a quien se haya dirigido, la cual tiene obligación de hacerlo conocer en breve termino al peticionario.

Para nuestros asuntos particulares vamos a darle un tiempo razonable para que aquellos funcionarios que deben resolver los asuntos que les hemos expuesto con objetividad y con la Ley en la mano los resuelvan y si no hay respuesta, don Virgilio Andrade, mandamás de la Secretaria de la Función Pública, tendrá trabajo. Los vamos a denunciar.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER