Se encuentra usted aquí

La muerta tras el foso, y Europa al gozo

Miércoles, 14 de Junio 2017 - 16:30

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

brexit.png

Konrad Adenauer y Charles De Gaulle deben estar de plácemes en el cielo.

La alianza franco-alemana, que Inglaterra históricamente ha saboteado por todos los medios, se está consolidando gracias al inmenso error del Brexit y al triunfo sin precedentes del joven Macron que ha logrado derrotar este 11 de junio a la partidocracia francesa con un parlamento libre de los tradicionales políticos mercenarios (lo cual además, es un pleonasmo).

El Frexit abanderado por la Señora Le Pen, parece haberse disipado con lo cual, Teresa “Dismay” se ha quedado hablando sola al otro lado del foso, (que es como ha sido conocido, y como ha funcionado en realidad el Canal de la Mancha).

Adenauer y De Gaulle entendieron en su momento, que solamente a traves de una Europa unida, podría evitarse que el viejo continente se viera envuelto cíclicamente en guerras en las que nadie gana.

Soy suficientemente viejo como para recordar que Inglaterra se opuso a los proyectos integradores europeos, desde los tiempos de la Comunidad del Carbón y del Acero.

Inglaterra trató de impedir por todos los medios a su alcance, que el Mercado Común floreciera hasta dar el fruto de la actual Union Europea; instancias ambas a las que Inglaterra ingresó a regañadientes, y siempre, dando la mayor cantidad posible de problemas, objeciones y dificultades, como en el caso del Euro que jamás fue acogido por los británicos.

No en balde el lema nacional de los isleños era el de “Britannia rules de waves”: Inglaterra, manda en los mares, o como diría Don Teofilito: MANDABA…

El inmediato acercamiento entre el joven Macron (al que Ricardito Anaya solo se parece en la edad), pone los últimos clavos en el ataúd da la escisión británica.

Ahora serán Francia y Alemania principalmente, quienes se sacudan la hegemonía estadounidense que “Mister Clairol” Trump quiso imponerles y remacharles, cobrándoles las facturas de la OTAN, según sus cuentas, durante la última reunión del G7 en Sicilia.

Inglaterra se ha quedado parapetada detrás de su amado foso, circulando por la izquierda; rigiéndose por su libra esterlina que nada más en Inglaterra vale; midiendo al mundo en millas, yardas, pies y pulgadas; y creyendo que su foso, junto con el peñón español de Gibraltar y el canal de Suez, todavía pueden aguarle la fiesta a los europeos que hoy se estan sacudiendo dos lastres como la losa del Pípila:

La carga “puertorriqueña” de la OTAN, y la siempre difícil presencia inglesa en su inveterado “sí, pero no” y no, pero sí”.

Si el joven Macron no hubiera asegurado una mayoría legislativa favorable a su proyecto de Francia en Marcha, su presidencia se habría diluido como figura puramente decorativa; pero ahora, parece que tendrá un primer ministro aliado a su proyecto, y un legislativo dispuesto a emprender la transformación política de Francia y con ella, la renovación de la Union Europea.

Para Ángela Merkel, la llegada de Macron es como un regalo del cielo, que le permitirá poner en práctica lo que dijo hace pocos días:

“Europa tiene que tomar su propio camino, porque Estados Unidos ya no es de fiar”.

De manera que en este momento, los europeos han dejado a Inglaterra muerta detrás de su foso (¿o fosa?) y ellos se disponen al gozo de esta renovación política sin grillos.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER