Se encuentra usted aquí

La encuesta de MORENA, sin sorpresas

Lunes, 28 de Agosto 2017 - 16:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

amlo-dedazo.jpg

Es bueno saber que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) nunca nos decepciona: el proceso para elegir a un candidato a la jefatura de su partido lo pinta de cuerpo entero como el priista que es. Claro, a menos que alguien crea en el asunto de la encuesta; una medición que nadie sabe quién hizo, pero que dice Yeidckol Polevnsky que “es un señor muy serio” que trabaja en el partido. ¿Y la metodología? Bueno, de eso ni hablar, no nos pongamos serios, estamos en confianza. Ni un solo medio supo nada al respecto de la metodología o los números finales. Con dinero público se mantiene una secta secreta llamada MORENA.

La semana pasada se hablaba de lo legendarias que son las encuestas de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Sólo él las conoce y difunde. Finalmente, la encuesta para decidir quién será el/la candidato/a se dio a conocer y no hay sorpresas, ni en los resultados ni en los métodos. De nuevo, por un acto casi milagroso, la encuesta de MORENA se inclinó a favor de la candidata que López deseaba: Claudia Sheimbaum. ¿Es ella la mejor candidata de los cuatro? Algunos progres lo afirman y además es apoyada por figuras públicas de la talla de Elena Poniatowska. De que parece una mejor persona que Ricardo Monreal y Martí Batres, sin duda, pero hay dos detalles: el primero, que no tiene experiencia de gobernar más que la delegación de Tlalpan. Esto no quiere decir que lo hará mal, simplemente es un señalamiento. Segundo, ¿a ninguno de esos progres les afecta que haya sido seleccionada por el mismo método en que el presidente Peña señalará al candidato de su partido?

De nuevo, seamos serios: a pesar de sus atributos, Sheimbaum no fue señalada por estos, sino por una característica: lealtad ciega. Y tiene razón AMLO al haberla designado; Monreal no le garantizaba esa lealtad y Batres no es un político de altos vuelos. Hizo bien. Pero, para qué hacer la faramalla de la encuesta, del cambio de nombre de candidata a coordinadora. Bastaba con decir que López, en uso de sus priistas facultades, diría quién debía ser y punto.

Con esa pantomima de proceso lo que se logró fue lastimar la relación política de Monreal con AMLO y el partido. El mismo Monreal habló de que se tomará un receso. Mala cosa. Por otro lado, aunque se le llame coordinadora, hay suficientes evidencias para presentar ante el INE la acusación de actos anticipados de campaña. El PRD ya dio ese paso. Pero en el momento en que sea ungida como candidata, estará en el blanco de la acusación legal. Ya se verá lo que diga el INE y el TEPJF.

De nada le sirvieron a Monreal sus encuestas espejo, pero estas han mostrado la duda sobre todo este opaco proceso. En más de 15 encuestas públicas Monreal había ganado y Sheimbaum sólo en tres. ¿Eso significa que Monreal es un mejor candidato? No. Solamente que es más conocido fundamentalmente porque la exsecreta ria del Medio Ambiente ha sido un personaje en las sombras y Monreal aparece cada vez que puede ante los medios.

Pero, como se dijo la semana pasada, los perdedores no harán nada por ahora, se aguantarán. Y lo harán porque fuera de MORENA no hay nada para ellos. El buen comportamiento de los perdedores dependerá de cómo vaya la cosa más adelante. Tal vez las telenovelas tengan razón y la vida a veces da la oportunidad de ajustar cuentas.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER