Se encuentra usted aquí

La crisis del presidente Peña Nieto

Miércoles, 11 de Enero 2017 - 17:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

pena-nieto-crisis.jpg

¿Hay una crisis en el país como resultado del llamado gasolinazo y su colofón, los disturbios y saqueos? ¿Fue la gota que derramó el vaso de una serie de tropelías y errores cometidos por el presidente Enrique Peña Nieto (EPN)? ¿La supuesta o real crisis es sólo de EPN o también del PRI, o acaso de toda la clase política? ¿Es la actual crisis política una realidad o simplemente “buenos deseos” de opositores y críticos?

Ninguna de estas preguntas tiene una respuesta contundente, básicamente porque nos encontramos ante un proceso todavía en marcha. Sin embargo, vale la pena hacer algunos apuntes:

1.- No hay que ser un genio o un encuestólogo para advertir que hay un sentimiento de enojo por el gasolinazo y los disturbios, por un lado, y las prerrogativas y prebendas de las que goza la clase política del país, por otro. Son la doble cara de la misma moneda. Se ha dicho hasta el cansancio.

2.- No obstante, los disturbios, las protestas pacíficas y la molestia ciudadana no parecen tener los mismos actores ni las mismas manifestaciones. Los disturbios están organizados, no son una respuesta espontánea. Por su parte, las protestas pacíficas están siendo organizadas por los mismos opositores, los de siempre: PRD, PAN, el padre Solalinde, la CNTE, grupos prozapatistas, etc. Por último, la molestia ciudadana no ha terminado de manifestarse. Tal vez ni siquiera ha comenzado a hacerse evidente.

3.- Se entiende que las oposiciones varias echen la culpa de los disturbios a una especie de conjura organizada desde el gobierno. Se entiende que lo digan, pero ojalá que no se lo crean. ¿Por qué habría organizado el gobierno (o gobiernos priistas) estos actos vandálicos si han sido los más perjudicados en imagen? ¿Por qué Eruviel Ávila habría provocado el miedo con grupos delincuenciales si hoy más que nunca el PRI perdió imagen en el Estado de México? Supuestamente, los han organizado para desalentar la protesta social, pero resulta que la dichosa protesta social es raquítica en nuestro país, a diferencia de la que se da en otras naciones como Brasil, Argentina e incluso Guatemala, un país con mucha menos población. Las oposiciones siempre echarán culpas a los medios, al gobierno o la apatía de los mexicanos y nunca a su propia incapacidad de convencer y sumar.

4.- Si bien se han llevado a cabo numerosas manifestaciones pacíficas a lo largo del país, estas no han sido numerosas. Algunas de ellas francamente ridículas. Por ejemplo, sectores del PRD organizaron una el domingo 8 en el Monumento a la Revolución con menos de 200 personas. Hay otras con más empuje: un día antes, la manifestación del Zócalo reunió a más o menos cinco mil personas. Las más numerosas, las de Guadalajara y Monterrey, no lograron reunir a 20 mil personas entre ambas. ¿Estas son las masas que reclaman el gasolinazo?, ¿esta es la crisis? Por supuesto, los medios han magnificado las movilizaciones y las redes sociales sirvieron tanto para organizar los saqueos como para hacer más grandes las protestas, pero no lo fueron.

5.- Hay muestras evidentes de que la molestia por el gasolinazo y muchos otros asuntos no sólo está afectando a EPN o a su partido, también a los legisladores y a todos los partidos por sus prebendas, corrupción e indiferencia oportunista. Bonos, grandes aguinaldos, autos de lujo, ayudas varias dan la imagen de que ellos no sufren nada de lo que los ciudadanos de a pie padecen. Los medios fomentan esta idea y la clase política parece indiferente.

6.- Esto no significa que no hay una crisis, pero no tiene la magnitud ni la modalidad que se le quiere dar. El gobierno dice la verdad cuando sostiene que el subsidio a la gasolina beneficia a los deciles con más ingresos de la población, pero miente cuando asegura que no tendrá impacto en la inflación. El mercado no es eficiente, como se ha demostrado una y otra vez. Por esta razón, el día de hoy el presidente Peña presentará una serie de medidas para ayudar a la economía familiar de los sectores vulnerables. ¿Será suficiente?


Leer también


Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis