Se encuentra usted aquí

La 4T y Emilio Lozoya

Miércoles, 19 de Febrero 2020 - 09:25

Autor

israel2.jpg
Israel Aparicio

Compartir

2304875.jpg

Uno de los íconos de la corrupción del pasado sexenio, Emilio Lozoya Austin, fue apresado el pasado 12 de febrero en Málaga (España), luego de estar prófugo nueve meses. El exdirector de PEMEX es acusado de delincuencia organizada, lavado de dinero y cohecho mediante apoyos a la empresa brasileña Odebrecht. El exdirector de la empresa productiva del Estado y exconsejero de la constructora española OHL es pieza clave en la adquisición de contratos inflados, compras irregulares y endeudamiento exponencial de la alicaída petrolera mexicana.

Los sobornos y las adjudicaciones a modo para la empresa OHL y sus empresas fachada, permitieron adjudicarse multimillonarias concesiones para la construcción y cobro de peajes del Viaducto Bicentenario y el Circuito Exterior Mexiquense en el Estado de México, durante los tiempos del entonces exgobernador, Enrique Peña Nieto. Nombres como el impresentable exsecretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruíz Esparza, y el todo poderoso Luis Videgaray están coludidos con gran parte de las corruptas prácticas de las empresas y el accionar alevoso desde la dirección de PEMEX y contra sus ya históricamente mermadas finanzas.

Los complejos esquemas financieros permitían inflar la solvencia económica de las diferentes empresas derivadas de OHL, quienes consiguieron jugosos contratos que enriquecieron al primer círculo peñista, además de servir como caja chica de financiamiento a campañas electorales priístas. Lozoya Austin pasó de ser un mirrey consentido y protegido del sexenio pasado a un prófugo de la ley que incluso en sus meses de clandestinidad nunca dejó de vivir en zonas lujosas de Europa, hasta que finalmente fue localizado por la Interpol en la exclusiva zona de la Zagaleta, en la zona VIP de la Costa del Sol, en Málaga.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda  logró desentramar la red financiera internacional que demostraría los sobornos de la empresa brasileña al exdirector en tiempos de campaña presidencial. El gobierno del presidente Peña sabía del entramado financiero que se realizó, pero prefirió ocultar todo, destituir al extitular de la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos Electorales, Santiago Nieto, quien aseguró haber sido presionado para exonerar a Lozoya. Apostaron por el olvido y las complicidades transexenales, pero no contaban con la transición política. 

Luego de la contundente victoria del presidente Andrés Manuel López Obrador, Nieto Castillo ocupó la titularidad de la UIF de la SHCP y junto con la Fiscalía General de la República, al mando de Alejandro Gertz Manero, se continuó el proceso penal contra Emilio Lozoya quien se dio a la fuga. Se giró una ficha roja de localización en más de 190 países y comenzó la búsqueda del operador financiero en México del caso Odebrecht que ha dejado tantos políticos y funcionarios presos en América Latina.

Lozoya, de tradición familiar opulenta y quien contaba con su propia casa de inversión, era afecto a viajar en helicóptero y avión privado como director de PEMEX, y cuyos gastos endosó al erario. Adquirió con sobreprecio la empresa en banca rota llamada Agronitrogenados, por una suma total de 760 millones de dólares entre compra y capital para rehabilitar sus fierros viejos. Dicha adquisición “irregular” provocó la huida del entonces propietario, Alonso Ancira, y que ahora está en prisión domiciliaria en España. El daño patrimonial infringido a PEMEX por dicha adquisición fraudulenta y por la desastrosa gestión, en momentos clave donde la reforma energética debería haberse consolidado, sentenció a la antigua paraestatal a solamente luchar por evitar la quiebra.

Es curioso que AMLO haya informado el pasado 17 de febrero que la empresa Agronitrogenados ya trabaja en la elaboración de fertilizante para ser entregado a los campesinos mexicanos, pues comentó que se deben utilizar esas instalaciones. Dicha empresa fue adquirida bajo un proceso de corrupción y sobreprecio, pero al final podría apoyar a los trabajadores agrícolas que padecieron de la falta de apoyo necesario para sus cultivos el año pasado.

El abogado Javier Collado ha declarado que su cliente Lozoya Austin no se mandaba solo, por lo que era necesario que se citara a declarar al expresidente Enrique Peña a quien se le ha visto disfrazado en España con su nueva pareja sentimental. 

Se dice, se comenta y se rumora que para acceder a una junta con el entonces director de PEMEX, había que pagar de 50 mil dólares en adelante, el también exdirector en jefe para América Latina del Foro Económico Mundial, lucraba sin pudor en cada recoveco de poder. 

Ante la caída en desgracia del dandi Lozoya, los tricolores niegan de sus relaciones y el salado expartidazo carga con el karma de haber iniciado su estrategia de posicionamiento mercadológico el mismo día que fue capturado uno de los principales símbolos de la corrupción priista. El tema de conversación “échale la culpa al PRI” terminó siendo la burla y escarnio en redes sociales. Resultó hilarante el intento de deslinde del exsecretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, al asegurar que conocía al exfuncionario, pero que solo lo había visto físicamente dos veces en su vida. 

Cada nueva generación de políticos emanados del otrora poderoso PRI, prometió encauzar al país hacia la modernidad y el desarrollo económico cuando lograran la presidencia. Como ya es conocido, su actuar culminó con endeudamiento nacional, crisis económica, e innumerables casos de corrupción, neoliberalismo para los cuates y socios que les hizo ser inmensamente ricos. 

Digno de una serie del principal canal de streaming mundial, el sexenio y generación de políticos encabezados por Carlos Salinas y la denominada nueva generación de la rapacidad encabezada por Enrique Peña Nieto, seguirán siendo recordados como la fuente inagotable de inspiración para las historias, novelas y series de ficción basadas en el narcotráfico, la corrupción, la total pérdida de valores y la manipulación social. Lozoya Austin podría registrar derechos de su personaje para obtener futuras regalías por la interpretación histriónica en futuras y exitosas producciones. 

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER