Se encuentra usted aquí

Intoxicación por sobredosis electoral

Martes, 06 de Febrero 2018 - 15:00

Autor

stephanie-henaro.jpg
Stephanie Henaro Canales

Compartir

captura_de_pantalla_2018-02-06_12.47.14.png

La semana pasada se publicaron en diversos medios de comunicación diversos datos que revelaban lo mucho que queda por hacer para mejorar la salud de los mexicanos. Sin embargo, a pesar de estar de estar de acuerdo con esto, me parece que la salud debe ser entendida de una manera más integral y que además también debe de ser respetada, y protegida, por todos los procesos sociales a los que estamos expuestos . De aquí la necesidad de reflexión y el análisis que realicé durante este fin de semana sobre el próximo fin de las precampañas, el derecho a la salud física y mental que tenemos todos los ciudadanos, y la intoxicación por sobredosis electoral a la que comúnmente somos sujetos de manera pasiva e involuntaria, a veces los ciudadanos.

Estamos a una semana de que concluyan las precampañas, sin embargo, esto no significa que los ciudadanos tendremos una tregua del bombardeo propagandístico. Por primera vez en una elección presidencial, de acuerdo con la reforma electoral de 2014, si bien los candidatos no podrán salir a cuadro para fines de proselitismo, los partidos políticos tendrán espacios en radio y televisión para emitir un poco más de seis millones de mensajes “genéricos” en estos 45 días de intercampañas que no tendrán mucho contenido político pero, que de alguna manera, seguirán abrumando a la población. Este es un fenómeno importante que se ha venido desarrollando en México y que , en definitiva, hay que ponerle atención en pro de de la salud de la población.

Las elecciones de hace seis años se convirtieron en el fenómeno de comunicación más sobresaturado en la historia de los medios, no sólo en México, sino en el mundo. Hubo una barbaridad de spots con un alcance de 93%. Tan sólo en televisión se calculan cerca de 70 mil. El problema es que aunque fueron muchos, había poca variedad; los teníamos repetidos, como nos está pasando ahora con "el niño naranja".

Parece que los estrategas políticos no entienden que por más frecuencia que tengan sus spots, no quiere decir que el alcance será mayor. Porque como bien lo explican teorías de la publicidad comercial, hay un balance entre alcance y frecuencia que explica que, por más frecuencia que le des a un spot, llegas a un tope de alcance que no se puede superar. En el caso del 2012 este balance fue superado en más de 3000% por la propaganda de los partidos políticos, la gente se hartó y no sólo no se logró la comunicación entre políticos y ciudadanos, sino que también intoxicó a la población por sobre dosis electoral, y al parecer, en este ciclo vamos por el mismo camino. Hay tres factores de la intoxicación electoral del ciclo pasado que lo delatan:

  • Tenemos un reino de spots repetidos. Un reino que nos sabemos de memoria y nos harta.
  • La propaganda electoral no es sólo de elecciones, es de todo el tiempo. Por eso hay precampañas, intercampañas y campañas.
  • Se satura a la audiencia. La gente está harta e intoxicada por sobredosis electoral.

Estamos a una semana de que terminen las precampañas y se calcula que hasta el 11 de febrero se habrán emitido 19.3 millones de spots con temas electorales, de los cuales 15.2 millones corresponden a partidos políticos y el resto a las autoridades electorales. Mientras que para el proceso electoral total, en el periodo comprendido del 13 de diciembre y el 27 de junio de este año, se calcula que aproximadamente 60 millones de spots de partidos y autoridades electorales serán transmitidos. Es tiempo de poner la salud antes que los fines políticos y que los políticos que promueven sus ideas y visiones sobre el supuesto de “defender al pueblo”, incluyendo su salud física y mental, comiencen a demostrarlo.



Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis