Se encuentra usted aquí

Iniciando el proceso electoral

Miércoles, 15 de Octubre 2014 - 17:00

Autor

kenia_lopez_rabadan.jpg
Kenia López Rabadán

Compartir

El pasado 7 de octubre, el Instituto Nacional Electoral dio inicio al Proceso Electoral Federal 2014–2015, después de la integración de los Tribunales Electorales y los Organismos Públicos Locales en 17 entidades federativas, en las que se renovarán nueve gobernaturas, 903 presidencias municipales, 639 diputaciones locales y la Cámara Federal.

Por tal motivo, los diez partidos políticos nacionales (PAN, PRI, PRD, PT, PVEM, Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza, Morena, Partido Humanista y Encuentro Social), más los partidos locales, deberán proponer a sus mejores perfiles para ocupar alguna de las 2,051 candidaturas, cuyas campañas comenzarán el 30 de marzo de 2015 y concluirán 60 días después, es decir, el 4 de junio del mismo año, y finalmente el 7 de junio los ciudadanos ejercerán su derecho al voto.

Lo que nos lleva a reflexionar sobre la importancia que tienen los partidos políticos en la ciudadanía, tenga ésta alguna filiación política o no, dado que sus decisiones repercuten en el ámbito político, económico, social y cultural de los ciudadanos, ya que una mala decisión puede traer como consecuencia ejemplos tan lamentables como Iguala. Hoy los partidos políticos tienen una responsabilidad ética de proponer para los cargos de autoridad en cualquier nivel, ya sea nacional, estatal o municipal a las mejores mujeres y hombres, que respalden las políticas públicas y no le den la espalda al ciudadano.

Hoy la tecnología y el acceso a la información nos abren una ventana más de oportunidades para “minimizar” los riesgos en la elección interna de los próximos candidatos, ya que se cuenta con: declaraciones de situaciones patrimoniales, cartas de no inhabilitación para ejercer algún cargo a nivel local o federal, cartas de no antecedentes penales, evaluaciones de conocimientos generales y exámenes de control de confianza, entre otros, podrán ser un instrumento para elegir a los mejores perfiles, priorizando siempre la rentabilidad social.

Los partidos políticos deben observar que sus candidatos no sólo representen a su persona, sino a los principios y doctrina del partido que los postula, para que el sufragio de la ciudadanía sea por la confianza en el candidato pero también por el partido político, así la corresponsabilidad entre el partido y la autoridad será clara para los electores y será un medio más de control y transparencia. Ojalá los partidos políticos respondan a esta eficiencia ciudadana para que los mejores hombres y mujeres que postulen estén a la altura de las necesidades del país.



Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis