Se encuentra usted aquí

Información vs. Conocimiento

Miércoles, 30 de Marzo 2016 - 17:00

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

foto_1_iyc.jpg

Leer 20 minutos al día —como lo recomiendan en la Tele—es imposible. ¿Quién puede leer tan poco? Por supuesto, la propuesta no está dirigida a mí persona y entiendo que la promoción es para fomentar la lectura. Los mexicanos, dicen por allí, leen entre 4 y 5 libros al año... Lo dudo.

Leo bastante, mucho más que 20 minutos al día, pero me doy cuenta que tengo mucha información más poco conocimiento.

Entre algunas buenas notas que leo en Facebook y la gran cantidad de burradas que se publican en este medio, se rescatan los simpáticos memes que publican mis amigos reales y virtuales. Hay información y cierto conocimiento. Me divierte. También leo los artículos de los colaboradores de www.ruizhealytimes.com muchos muy interesantes y por decirlo así, hay cierto pulso ciudadano en sus notas de lo que acontece a diario. La columna diaria del mismo Eduardo es interesante, siempre polémico. En Twitter fluye la información y ciertamente hay mucha basura por lo que hay que ser selectivo en este medio. El tiempo no alcanza y me parece que tengo que cambiar mis hábitos de lectura.

También leo a los inconformes con la situación del país, muchos de ellos columnistas top de los periódicos de "circulación nacional" los cuales es imposible enumerados a todos pero entre mis favoritos están ahora Héctor de Mauleón que descubrí hace poco.

Hace poco leí —de reboté— pues la lectura de una nota lleva a otra, el estupendo articulo de investigación de la última edición de la Revista Contralínea en que se revela el mega negocio que hizo la empresa CIE de Alejandro Soberón Kuri  con el autódromo y la Fórmula Uno. No hay nada nuevo bajo el Sol y mientras alguien no denuncie judicialmente el asunto no pasará nada. Todo quedó en información. De qué sirve. Solo amarga. Por ello que es deseable que en el Sistema Nacional Anticorrupción tan cacareado hubiera "algo" que obligara a que las denuncias ciudadanas se investiguen. La impunidad acabaría muy pronto.

En los medios "electrónicos" Alexia Barrios me tiene más que informado.

Y a propósito de todo este asunto del conocimiento bien enseña G.I. Gurdjieff lo siguiente, que resulta un poco largo, pero es muy interesante:

"Cada hombre llega al mundo como una hoja de papel en blanco; luego la gente y las circunstancias a su alrededor empiezan a rivalizar entre sí para ensuciar esta hoja y cubrirla con escritos. Entran aquí la educación, la formación de la moralidad, la información que llamamos conocimiento: todos los sentimientos de deber, honor, conciencia, etc. Y todos pretenden que los métodos adoptados para injertar al tronco estos retoños conocidos como la “personalidad del hombre” son inmutables e infalibles. Gradualmente se ensucia la hoja y mientras más se ensucia con el así llamado “conocimiento”, más listo se considera al hombre".

Y continúa: "Es necesario comprender que el conocimiento no puede pertenecer a todos, ni aun puede pertenecer a muchos. Así es la ley, y usted no la comprende porque no se da cuenta de que como toda cosa en el mundo, el conocimiento es material. Es material—esto significa que posee todas las características de la materialidad. Se puede afirmar que durante el curso de un cierto período, digamos un siglo, la humanidad dispone de una cantidad definida de conocimiento".

"Es un hecho que la gran mayoría de la gente ignora el deseo de conocer; rehúsa su cuota de conocimiento y descuidan aun tomar en la distribución general la porción que les está destinada para las necesidades de su vida. Esto se hace particularmente evidente en períodos de locura colectiva, de guerras y de revoluciones, cuando los hombres parecen perder súbitamente hasta ese pequeño grado de sentido común que tenían de ordinario, y convertidos en perfectos autómatas, se entregan a matanzas gigantescas, como si ya no tuvieran siquiera instinto de conservación".

foto_2_i_vs_c.jpg

"Es así como grandes cantidades de conocimiento, de cierta manera permanecen sin reclamar, y pueden ser distribuidas a los que saben apreciar su valor."

"En la vida de la humanidad hay períodos que coinciden generalmente con el comienzo de la declinación de las civilizaciones, cuando las masas pierden irremediablemente la razón y se ponen a destruir todo lo que ha sido creado en siglos y milenios de cultura. Tales períodos de locura, a menudo concordantes con cataclismos geológicos, con perturbaciones climáticas y otros fenómenos de carácter planetario, liberan gran cantidad de esta materia del conocimiento. Se hace entonces necesario un trabajo de recuperación sin el cual ésta se perdería".

"Es así como el trabajo de recolectar la materia esparcida del conocimiento coincide frecuentemente con la declinación y la ruina de las civilizaciones.
Este aspecto de la cuestión es claro. Las masas no se preocupan del conocimiento, no lo quieren, y sus jefes políticos, en su propio interés, no trabajan sino para reforzar la aversión y el temor que ellas tienen a todo lo que es nuevo y desconocido".

"El estado de esclavitud de la humanidad está basado en este temor. Es hasta difícil imaginar todo el horror de esto. Pero la gente no comprende el valor de lo que pierde de esta manera".

foto_3_iyc.jpg
En esta serie de libros hay verdadero conocimiento

"Y para captar la causa de tal estado, basta con observar cómo vive la gente, lo que constituye sus razones para vivir, el objeto de sus pasiones o de sus aspiraciones, en qué piensan, de qué hablan, a qué sirven y qué adoran. Vean a dónde va el dinero de la sociedad culta de nuestra época; dejando de lado la guerra, consideren aquello por lo que se paga los más altos precios, a dónde van las muchedumbres más densas. Si se reflexiona un instante acerca de este despilfarro, entonces se hace claro que la humanidad, tal cual es ahora, con los intereses de los cuales vive, no puede esperar otra cosa que lo que tiene. Pero, como ya lo he dicho, nada de esto se puede cambiar".

"¡Imagínese que no haya disponible sino media libra de conocimiento por año para toda la humanidad!… Si este conocimiento se difunde entre las masas, cada uno recibirá tan poco que seguirá siendo el mismo tonto de antes.
Pero, por el hecho de que tan sólo algunos hombres desean este “conocimiento”, aquellos que lo piden podrán recibir, por así decirlo, un gramo de él, y adquirir la posibilidad de llegar a ser más “inteligentes”. No todos podrían llegar a ser “inteligentes” aunque lo desearan. Y si llegaran a ser inteligentes, esto no serviría de nada, pues existe un equilibrio general que no puede ser trastocado."

"La adquisición o la transmisión del verdadero conocimiento exigen una gran labor y grandes esfuerzos, tanto de parte del que recibe como del que da. Y aquellos que poseen este conocimiento hacen todo lo que pueden para transmitirlo y comunicarlo al mayor número posible de hombres, para facilitarles su acercamiento y tornarlos capaces de prepararse para recibir la verdad. Pero el conocimiento no puede ser impuesto por la fuerza a aquellos que no lo quieren, y como acabamos de ver, el examen imparcial de la vida del hombre medio, de sus intereses, de lo que llena sus días, demostrará al instante que es imposible acusar a los hombres poseedores del conocimiento de que lo ocultan, de que no quieren transmitirlo o de que no desean enseñar a los otros lo que ellos mismos saben."

Después de leer lo que enseña el gran Gurdjieff concluyo: tengo mucha información pero poco conocimiento.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER