Se encuentra usted aquí

Impunidad en delitos de la CNTE

Viernes, 05 de Agosto 2016 - 15:00

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

cnte.jpg
  • ¿Hasta cuándo Seguridad e Impartición de Justicia en México?

Los delitos que han cometido los integrantes de la Coordinadora Nacional de trabajadores de la Educación conocida como CNTE, han rebasado ya todos los límites, sin que autoridad alguna, ni municipal, estatal o federal, hagan nada. Delitos que van desde robo de vehículos, daño en propiedad privada, destrucción de lugares históricos, asesinatos, violación de derechos humanos, cobro ilegal de casetas de peaje y han generado miles de millones de pesos en pérdidas económicas a comerciantes y empresarios en el país. Además de los miles de niños que no pueden tener sus clases en escuelas. 

De acuerdo al Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) las pérdidas ascienden a cerca de cuatro mil 200 millones sin considerar la afectación en la actividad productividad de diversos sectores y en los hogares. Los bloqueos además de los actos vandálicos como la quema de vehículos y la destrucción de equipo, ha generado costos importantes y ponen en riesgo los procesos productivos de varias empresas así como sus plantillas laborales Además de los daños en la actividad productiva como el sector ferroviario, el agroalimentario, el de alimentos y bebidas, turismo, el automotriz y el de la construcción entre otros. 

En Oaxaca se han cerrado dos mil 600 negocios, con una pérdida de 197 millones. En Huatulco cancelado reservaciones en más de tres mil habitaciones, Chiapas una caída de 17 por ciento. Y como si esto ni importara o viviéramos en la impunidad, ninguna autoridad cumple con su obligación. Y antes al contrario, dejan libres a los pocos delincuentes de la CNTE que han detenido y encarcelado, lo cual es una muy mala señal para el país y sus habitantes. 

Tal parece que a los responsables de la Seguridad e Impartición de Justicia en México, se les ha olvidado que la vida en sociedad, obliga al ser humano a establecer y respetar, patrones, reglas y leyes de convivencia. Y que esta es la única manera de que las personas se RESPETEN. La libertad de estadía, de Tránsito, de expresión, de creencias, supremos valores del ser humano, son encargados al Estado y a sus órganos de gobierno. La protección personal, el resguardo de sus bienes y propiedades, el individuo en particular y la sociedad en su conjunto, se la dejan al Estado. ES EL ESTADO EL QUE SERÁ RESPONSABLE DE OTORGAR A LA SOCIEDAD, SEGURIDAD E IMPARTICION DE JUSTICIA, DE MANERA DEMOCRATICA Y EXPEDITA. 

Las reglas, normas y leyes, nos ponen a todos en la misma balanza y rasero. Es el Estado, quien debe cumplir y hacer cumplir las leyes, de manera puntual y sin el más mínimo desvío. DE ESTA MANERA, LA SEGURIDAD ES UN CONCEPTO VITAL PARA LA COEXISTENCIA SOCIAL Y DE LA PERMANENCIA DEL PROPIO ESTADO. La concepción, crianza, educación y el desarrollo de un ser humano, necesitan de los bienes y servicios que el estado provea. Pero ninguno de ellos, se podrá llevar a cabalidad y plenitud, SI LA SEGURIDAD NO EXISTE. 

La actividad laboral, de comercio, producción, transporte, educación, diversión y esparcimiento, básicas en una sociedad, sólo se darán SI LA SEGURIDAD EXISTE, pues los seres humanos requieren seguridad personal y de la certidumbre en la posesión de sus bienes y posesiones. Así, se integra un binomio indisoluble, LEY SEGURIDAD, SEGURIDAD LEY. Si la ley es incumplida, burlada o pisoteada, la inseguridad aparece en los diferentes ordenes en que la ley es transgredida. El Contrato Social que todos nos impusimos y nos comprometimos a respetar, queda hecho de lado y la ley del más fuerte, la ley del impostor, del defraudador, del tramposo, del mentiroso, imponen su imperio. Si el Estado no toma las medidas de coacción y fuerza que el pueblo le dotó para mantener la EQUIDAD Y JUSTICIA, en primera instancia, el cuerpo gobernante entra en crisis, ya que el pueblo agredido demandará que se le haga justicia y si no la obtuviera del Estado, tomará la ley EN PROPIA MANO, para buscar resarcirse del daño sufrido y el Estado mismo PERDERÁ SU RAZON DE SER y sus efectos de utilidad y servicio para el que la sociedad lo creo. 

De ahí que en el Estado moderno, los inversionistas demanden como situación de necesaria condición, un Estado de Derecho y Seguridad personal y de bienes, para poner en juego sus capitales. La sociedad misma, en nuestra capital, ESTA HARTA, CANSADA, de ser víctima de la delincuencia que llevan a cabo los de la CNTE sin que las autoridades haga algo. 

El problema de la INSEGURIDAD, tiene dos vertientes inherentes, que son FUNDAMENTALES. La INCIDENCIA Y EL CASTIGO; si el acto delictivo es castigado con todo el peso de la ley, desde luego que la sociedad recibe un mensaje contundente. Sin embargo, si el acto de robo, malversación o delictivo no es castigado adecuadamente o bien NI SIQUIERA es llevado ante la ley, esto produce un doble efecto y mensaje. El delincuente SE SABE IMPUNE, es motivado a continuar delinquiendo, perfeccionando su modus operando. La lucha por LA LIBERTAD, JUSTICIA Y EQUIDAD, fue y sigue siendo, la bandera de lucha de todo pueblo e individuo. 

Sumado a la seguridad está la impartición de justicia, que de manera PROBA, HONESTA Y RASA, es desde luego el ideal de todo pueblo democrático. La sociedad mantiene como aspiración fundamental, que su gobierno le brinde a todos y cada uno de los gobernados, actos de justicia PROBA, apegada a la VERDAD, que cada quien colocado en el justo medio, reciba el dictamen HONESTO de la ley, donde el rasero de medición, sea la misma balanza de la justicia. En cada uno de sus actos, el gobierno tiene la obligación y sentido de otorgar al pueblo, el mayor bien y satisfactor, pues de lo contrario, su actuación se convierte en acciones en detrimento de sus gobernados. Esta es la RAZON FUNDAMENTAL POR LA CUAL EL ESTADO DEBERA ACTUAR APEGADO AL MARCO REGULATORIO DE LA LEY. 

La solidez de un estado democrático, estará cimentada, en primera instancia, en el VOTO CIUDADANO, que a través del sufragio elige el rumbo y/o principios, con los que se desea lograr su bienestar social y mejores niveles de vida. La segunda instancia que da VALIDEZ, PERMANENCIA Y DESARROLLO CIUDADANO, lo constituye de manera fundamental e irrefutable, LA IMPARTICION DE JUSTICIA. 

En un estado democrático, la impartición de justicia es una acción CONTINUA Y PERENE, pues cada acto del propio gobierno y de la sociedad, tanto en general como en lo particular, llevan INHERENTES UN MARCO DE LEYES, que deben cumplirse y respetarse insoslayablemente, pues de otra manera, el estado mismo va a su INEXISTENCIA O DESAPARICION. El pueblo mismo es observante, vigilante y juez de las leyes. La tergiversación de la ley por parte del estado, le acarreará CRITICAS, RECLAMOS INESTABILIDAD DE LA PAZ Y EL ORDEN, y como punto de inflexión, INGOBERNABILIDAD Y DESESTABILIZACION. 

Que no se les olvide que para preservar la democracia, se debe combatir la inseguridad, porque lo que la anulará, es el permitir que siga ascendiendo en espiral la ilegalidad y la anarquía, hasta que perdamos totalmente el control. Permitiendo que la violación a las leyes, se desborden y eso llevará a que no haya democracia alguna, es más ni siquiera habrá ciudades, Municipios, Estados, País. 

Primero debe restablecerse el Orden, la Justicia, la Seguridad, para que a partir de esto, se atiendan las prioridades restantes. Porque de no hacerlo ¿qué pasará cuando todas las leyes se olviden y el CAOS ocupe el ordenado proceso de la vida?. Simplemente retroceder en poco tiempo lo que llevó décadas conseguir, una sociedad con leyes, una sociedad con justicia, una sociedad segura. 

Se les olvida que la culpa colectiva no existe, lo desesperante es que no se castigue a los verdaderos culpables, evadiendo su responsabilidad y simulando soluciones. Que no se les olvide, QUE UNA SOLUCION FINGIDA ES COMO LAVARSE UNA MANO LIMPIA CON LA OTRA SUCIA. ¡YA BASTA DE IMPUNIDAD!


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER