Se encuentra usted aquí

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor

Jueves, 27 de Junio 2019 - 13:45

Autor

enrique_fernandez_martinez.jpg
Enrique Fernández Martínez

Compartir

hoy-resulta-que-es-lo-mismo-ser-derecho-que-traidor_1.png

Enrique Santos Discépolo (1901-1951) fue prolífico compositor y dramaturgo argentino y dentro de sus composiciones hay una que a mi gusto destaca, un tango llamado ¨Cambalache¨ escrito en 1935.

La canción es una excelente descripción del mundo que nos ha tocado vivir y me permito transcribir un fragmento.

“…No pienses más, siéntate a un lado, que a nadie importa si naciste honrado, que es lo mismo el que labura, noche y día como un buey, que el que roba, que el que mata o está fuera de la ley”.

Este fragmento se adapta perfectamente a los tiempos que corren en que la pérdida de valores, el dinero, el poder y los intereses particulares han sentado sus reales y ahora en lugar de hablar de impartir valores cívicos, respeto y convivencia social en las escuelas estamos discutiendo si los niños pueden llevar falda o si los maestros deben ser evaluados y si rechazamos el aborto somos retrogradas, si alguien no está de acuerdo con el matrimonio del mismo sexo, es homofóbico, si no estás con la 4T eres fifí o fascista, si tienes dinero no importa de dónde venga o quién seas, tendrás respeto, un país en el que puedes aceptar que robaste, pero poquito y volver a competir para una presidencia municipal, donde millones de personas están en la pobreza total mientras que otros derrochan dinero en caprichos gubernamentales, o le regalan mucho dinero a el Salvador, donde muchos diputados y senadores saben que está mal lo que hacen pero les importa más en hueso que su conciencia y traicionan a todos, donde la palabra está devaluada y es más redituable la mentira que la verdad, en el que la honestidad es tan sólo un perverso juego de conceptos que se aplican a conveniencia del presidente y donde la violencia crece exponencialmente porque tenemos una delincuencia organizada frente a un gobierno muy  desorganizado, que no tiene idea ni de por donde empezar.

Una nación sin valores siempre será débil y presa fácil para cualquier delincuente o potencia extranjera.

Entonces… ¿Por qué nos asombramos de que una niña le pinte el dedo al presidente?

El dedo de esta niña es la respuesta de lo que la 4T ha provocado con sus acciones y discurso cada día, ella en su juventud actuó emocionalmente, fue su manera de expresar que no está de acuerdo, si es una grosería, pero también es el resultado de esa pérdida de valores de una nación.

¿No es una grosería lo que está haciendo el gobierno federal con México?

¿De verdad estos son los temas que nos deben interesar como sociedad?

Cuanta razón tenía Enrique Santos Discépolo en su Cambalache…

Escúchela y compare.


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER