Se encuentra usted aquí

Habemus Pejidente

Jueves, 19 de Julio 2018 - 15:00

Autor

foto.jpg
El Oso Travieso

Compartir

pejidente.jpg

Una vez cumplido el ritual sexenal de buscar un nuevo paladín que conduzca a nuestro país al primer mundo, a vivir el sueño mexicano, a que nos haga justicia la Revolución, encontramos que el fiel de la balanza se inclinó hacia la ilusión creada por la flauta de Hamelin.

El mexicano es un hombre que espera.

Espera que papá gobierno le proporcione casa, seguridad, justicia, le solucione la economía al menos para irla pasando decorosamente sin tener que matarse trabajando; espera que la Virgen de Guadalupe le conceda la salud y resuelva su entorno familiar, espera que Pronósticos Deportivos, Lotería Nacional o la multitud de juegos de azar que hoy proliferan, le haga rico.

Dentro de ese grupo de esperanzas no cuenta con su esfuerzo personal, ha sido defraudado tantas veces que carece de ilusiones, así que cuando hay quien le ofrece concretamente realizar sus sueños se inclina ante él y le cede la responsabilidad de cumplirlos.

Andresito se sacó la rifa del tigre.

Ahora tiene que alimentarlo, amaestrarlo, llevarlo por donde y como el tigre quiera transitar; ya le mostró donde está disponible la sangre y tiene que dársela ya que le dijo que él podía hacerlo.

Si no le cumple, se le puede voltear y entonces… cuidado.

Pueblo y pejidente saborean las mieles de un tórrido romance. El galán debe colmar de regalos a la Patria recién conquistada y esforzarse por cumplir lo ofrecido durante el noviazgo.

Son tan buenos los pretendidos obsequios que hasta a me gustan algunos.

Ahora es cuando chile verde hay que dar sabor al caldo. Hay que encender una vela para que el mole no quede tan picoso que no se pueda comer o tan desabrido que carezca del gusto mexicano.

Esa es la prueba del buen cocinero, el que sabe dar el punto preciso a cada platillo. Y el diletante que tiene que atender es de extremados y variados gustos. Desde niños con sed de conocimientos a quienes no les interesa si la Reforma Educativa es laboral o pedagógica ya que lo que requieren es una educación que les permita ser competitivos mundialmente contra gringuitos, japonesitos, rusitos, hinduítos, norueguitos, etc.

Han demostrado que pueden vencer en las competencias internacionales, pero requerimos que no sean los niños de élite quienes lo consigan, sino que ese nivel lo alcancen los de todas las zonas hoy marginadas y que para empezar necesitan de maestros que asistan a diario a impartir sus clases.

Otro tiempo del menú presenta al comensal educado, exigente, que quiere lo mejor porque para eso paga y paga muy bien, el turista extranjero, quien si no recibe lo que prefiere, la tiene tan sencilla como seleccionar otro destino donde aplicar su riqueza o su ahorro; para esto requiere servicios de calidad, como aeropuertos de primer mundo, hoteles de cinco estrellas, historia, paisaje, aventura, cultura, personal que le hable en su idioma y si el cocinero lo que le ofrece es una base militar para su arribo sin facilidades de transporte a la ciudad, pues dejará de venir.

México es muchos Méxicos, siendo magnífico el plan de austeridad, además de ahorrar lo que necesitamos es producir.

La política paternalista es castrante y al final dará el mismo pésimo resultado que sufrimos el siglo pasado,

el reino de los cielos sufre violencia y sólo los valientes lo arrebatan. Mt, 11-12”

Necesitamos aprender a rascar la mina de oro en la que vivimos, atrevernos a mirar a las alturas sin esperar del príncipe la derrama de bondades, apoyar en lo que hace bien, prolongar en lo posible la Luna de miel antes de que se convierta en años de hiel, para que en esos años no requiramos del príncipe y volemos con nuestras propias alas.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER