Se encuentra usted aquí

Gobernador a la defensiva

Miércoles, 29 de Marzo 2017 - 16:30

Autor

daniel_valles.jpg
Daniel Valles

Compartir

javier-corral.jpg

 

El gobernador Javier Corral ofreció el lunes 27 de marzo pasado una conferencia de prensa. Ahí trató de justificar y explicar algunas cosas que han sido obvias. El asesinato de la periodista Miroslava Breach, el aumento de la violencia en el estado que gobierna y su “escapada” a Mazatlán.

“Es lamentable que el encargado de la seguridad pública en el país acuda al golpeteo político. Resulta grotesco y paradójico que señalen a Chihuahua, cuando a Osorio se le descompuso el país”.

El gobernador Corral se fue a la yugular del Secretario de Gobernación. Y continuó: “Sabemos que la delincuencia organizada opera en todo el país. Ha sobrepasado al gobierno federal….esperamos que lleguen los operativos del gobierno federal.….hubo complicidad de la autoridad para que el crimen creciera como ha crecido en Chihuahua”. Con esto el gobernador inició la faena de defenderse.

Javier Corral es un hombre inteligente. Señalado como un gran parlamentario. Lo es. Lo conozco bien. El gobernador en su defensa expuso demagogia y retórica, no datos. Y los que sí aportó fueron para señalar la falta de presencia del gobierno federal. Declaración política y partidista, pero de acción de gobierno, nada.

“Estamos en un punto de la investigación-de la compañera periodista asesinada-que no podemos detallar. Tenemos suficientes evidencias… estamos investigando y capturaremos a los responsables”.

Declaración vaga esta e igual a todas las todos los gobiernos anteriores. Ya en la noche se amplió en medios nacionales dando a conocer los avances. Que no el final. Para eso falta.

Ya entrado argumentó lo mismo de siempre, la corrupción priísta. La que es bien conocida y no se puede ocultar. ¿Pero no hay algo más que decir por parte del gobernador?

Esa es la misma técnica que usa el PAN. Lo vemos en la persona de su presidente, Ricardo Anaya. En todos sus spots contra el gobierno de la república dice lo mimos. La corrupción. Igual hacen todos los gobiernos emanados del PAN. Parecería que no saben de otra.

En Chihuahua conocemos bien el “espíritu” que domina al panismo. Cuando son oposición critican, dicen, comentan todo lo malo que pueden contra los gobiernos del PRI. Se entiende.

Igual cuando son gobierno. Es que está en su ADN debido-digo yo-porque fueron décadas de estar en un lugar que los adiestró a ser como son. Los formó la frustración de tantos años de perder elecciones y los atropelló el “carro completo priísta” de tal forma que quedaron así.

Ya en épocas en que las victorias electorales se les dieron, no dejaron de comportarse como si siguieran en campaña contra el acérrimo enemigo político. Francisco Barrio en Chihuahua en los noventa con Corral como escudero, gobernó con voluntad, pero sin rumbo. Su fiscal.

En Ciudad Juárez, después de 12 años de gobiernos municipales panistas, el recuerdo es más o menos el mismo. Malo. Con altibajos y excepciones entre sus administraciones. Como la del extinto Francisco Villarreal. No les fueron suficientes casi tres lustros para aprender a ser gobierno.

“Corrupción priísta”, ha sido siempre el grito de guerra de los panistas. Como si estuvieran siempre en campaña y como si en el PAN no se diera la maldita enfermedad. Ahí están los ejemplos de diputados estatales, federales, de gobernadores en Sonora y Baja California y Aguascalientes. No hay más, porque no han tenido más.

Siendo gobierno no han podido hacer otra cosa más inteligente que gritar las fallas de los demás. No han podido hacer gobierno efectivo. Siempre culpan al sistema, al gobierno estatal anterior, al de la república. Les ha faltado seso para desarrollar su propio sistema y sello de un gobierno panista.

Javier Corral salió a defenderse de la prensa nacional, a defender su gobierno, su nombre. Señalando los errores de los demás y la persecución que dice sufre. Pero las cifras ahí están. Los asesinatos ocurren. Herencia de la pasada administración, dice el gobernador.

Jugar golf no es delito. Tomar vacaciones, tampoco. Sin embargo, el gobernador no tendría que defenderse así, si la violencia no hubiera reaparecido con fuerza. Pero también, si de manera más seria hiciera autocrítica. Ahí El Meollo del Asunto.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER