Se encuentra usted aquí

España por un Estado Federal

Miércoles, 19 de Noviembre 2014 - 17:30

Autor

bernardino_esparza.jpeg
Bernardino Esparza Martínez

Compartir

En estos días en España surge el debate por avanzar del Estado autonómico al Estado Federal. Desde luego con reformar el texto constitucional de 1978. El líder del Partido Obrero Socialista Español (PSOE) Pedro Sánchez, en el parlamento español se lo dice al presidente del Gobierno español, líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy: “para seguir viviendo en la mejor de las Españas, tenemos que reformar nuestra Constitución, es la hora de abordar esa reforma constitucional, señor Rajoy, le estamos esperando”.

Es probable que el líder del PSOE no logre su cometido con el presidente del Gobierno, ya que el tema del Estado Federal para una España integrada en Comunidades Autónomas, es un tema complejo de llevar a la realidad.

En mi artículo que escribí en el año de 2005 para el “IV Congreso de la Asociación de Constitucionalistas de España”, decía que en el caso español el golpe de Estado propiciado el día 3 de enero de 1874 por el General Pavía, terminó con el intento de establecer la República Federal, propuesta por el entonces presidente de las Cortes Constituyentes (Marques de Albaida) por el cual, dicho interés no llegó a consagrarse en el texto constitucional. Principalmente, por la incertidumbre política del pueblo español en 1873 y 1874.

No obstante, el proyecto de Constitución Federal de 1873, surgió por los partidarios de la República para constituir en España un Estado Federal integrándose en un federalismo y confiriendo la autonomía de sus integrantes. El significado de tal manifestó, era la Unidad de España, restándole la participación estructural, organizacional y funcional a las regiones, y por ende, a su origen, es decir a los reinos independientes.

El federalismo estaba sustentado por un Estado central, compuesto por encima de los Estados miembros con sus propios ordenamientos constitucionales, siempre y cuando no contravinieran las disposiciones de la Ley Fundamental.

Con dicho proyecto se asume uno de los primeros indicios del concepto de lo que hoy son Comunidades Autónomas, distinguiéndoles como Estados.

Pero además, surge la disposición para la delimitación de competencias y facultades entre el Estado Central y los Estados miembros: Estado, Autonomía y competencias, términos para determinar los actuales.

El tema regional en España ha sido uno de los problemas más controvertidos durante su formación histórica. Contrariedad que reincidía en la organización política del Estado, en lo particular, por interrelacionar la unidad nacional con el reconocimiento de singularidades regionales.

El problema se suscitó más cuando los confeccionadores de la Constitución de 1931, no definieron el Nuevo Estado ya sea como unitario o federal, debido a que con dichas expresiones coexistía una crisis de la propia identificación del término.

La definición de Estado se mantuvo con la forma de Estado denominada integral, por tanto, de cierta forma se instituía un federalismo acotado, pero confiriendo ciertas concesiones, a través de un Estatuto de Autonomía política y administrativa a cada región que así lo solicitará.

Sin duda todo esta ausencia de manifestaciones, claras para definiciones estatales, traía consigo actitudes positivas y negativas. Esto provocó, con otros factores sociales, la senda que desembocó con la guerra civil del 1936-1939.

Durante el inicio de la guerra civil (18 de julio de 1936), prácticamente se establecieron dos tipos de Estados: el Estado republicano y el Estado nacional,  predominando al final de la guerra el Estado nacional, durante casi las cuatro décadas que permaneció el régimen del General Francisco Franco, no obstante, por el establecimiento del Estado nacional desaparece la figura de la Comunidad Autónoma con sus propias derivantes, es decir la autonomía y sus competencias.

El régimen constitucional de este período 1939-1975, estuvo sustentado por diversas leyes constitucionales contenidas en un sólo ordenamiento constitucional. Las leyes aportaron una organización jurídica y política de la Nación, a pesar de esa diversidad, la configuración de las Comunidades Autónomas desaparecieron en la aludida época. 

Con la transición del régimen dictatorial al régimen democrático se facilita la refundación del Estado, cediendo con ello la descentralización territorial del poder, culminada con la Constitución de 1978. Es así entonces, que nos referiremos al Estado Autonómico, es decir, con las 17 Comunidades Autónomas del España actual.

Estimado lector, para que España tenga claramente definido qué tipo de Estado es, necesita, por lo menos, tomar en cuenta las características del federalismo. Entre otras, que todo Estado Federal es el integrado por un grupo de estados que sin perder su propia soberanía, se pliegan al interés supremo de la Nación de la que forman parte, como expresión de su propia soberanía;  todo ello es el Pacto Federal

Así, qué, querido lector, para que el líder del PSOE logre su propósito, en principio para reformar las Constitución de España, es necesario el consenso y la mayoría de tres quintos de cada una de las Cámaras, es decir, de diputados y senadores. En la Cámara de Diputados el PP dispone de 186 diputados, y el PSOE de 110, mientras que en la Cámara de Senadores el PP dispone de 136 senadores, y el PSOE de 54.

Al tiempo, tiempo…


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER