Se encuentra usted aquí

ENCIG 2015

Martes, 31 de Mayo 2016 - 19:00

Autor

lilana_alvarado_web.jpg
Liliana Alvarado Baena

Compartir

Recientemente el INEGI publicó los resultados de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) 2015, cuya finalidad es estimar la calidad de los trámites y servicios públicos que son proporcionados por los diferentes órdenes de gobierno.[1] Dado que la ENCIG permite medir la satisfacción de los usuarios con los servicios públicos usados cotidianamente, el día de hoy nos dispondremos a analizar sus resultados, enfocándonos en salud y transporte público principalmente.[2]

Encuesta y principales resultados

En el ámbito internacional, la tendencia de los gobiernos es modernizar la burocracia de sus trámites administrativos, retomando las mejores prácticas empresariales que se enfocan en hacer más eficientes los procesos internos y centrándose en satisfacer al clienteen este caso la ciudadanía – y cumplir sus expectativas. [3]

Con este propósito, la ENCIG es un instrumento que permite conocer cómo percibe la ciudadanía los servicios públicos básicos (agua potable, drenaje y alcantarillado, alumbrado público, parques y jardines, recolección de basura, policía, calles y avenidas, entre otros) y servicios bajo demanda (educación pública obligatoria; educación pública universitaria; servicios de salud del IMSS, ISSSTE y Seguro Popular; transporte público, entre otros) y con ello diseñar políticas públicas para su mejora.[4]

La calificación promedio, de ambos tipos de servicio, fue de 6.2 con Colima a la cabeza (7.2) y Guerrero en la cola (5.4). El servicio mejor valuado fue la educación pública universitaria (8.2) especialmente en Yucatán. Los policías junto con la calidad de las calles y avenidas obtuvieron la calificación más baja con 4.9, con Tabasco presentando los peores elementos de seguridad pública, y Estado de México con vías más deterioradas.  

Cabe destacar que la satisfacción con las autopistas y carreteras fue el servicio que más disminución presentó en el promedio general entre 2013 y 2015 (de 7.1 a 5.9) seguido del IMSS (7.1 a 6.3) mientras que ningún servicio mejoró ni quedó igual.

Tabla. Satisfacción promedio con los diferentes servicios

captura_de_pantalla_2016-05-31_15.48.50.png

Fuente: elaboración propia con base en ENCIG; Nota (*): promedio calculado por INEGI

Los servicios de salud

El sistema de salud pública descansa en tres pilares principalmente: IMSS (17.6 millones de usuarios), ISSSTE (3.2 millones) y Seguro Popular (10.4 millones)[5]. En los tres casos destaca que la satisfacción general con el servicio de salud se redujo, principalmente en el ISSSTE disminuyendo 15.2 puntos porcentuales, seguido del IMSS con 13.9 puntos y el Seguro Popular con 7.9 puntos.

Asimismo, los tres presentaron problemas de saturación ya que en todos ellos, menos de una quinta parte de los usuarios reportó que había suficiente espacio. Ante esto, no se entiende que el presidente Peña Nieto anunciara que en el Seguro Popular se añadirán los más de 8 millones de beneficiarios del programa “Prospera” y “65 y más” cuando ya está saturado.[6]

Tabla. Comparación de los servicios de salud por usuarios satisfechos (%)

captura_de_pantalla_2016-05-31_15.56.37.png

Fuente: elaboración propia con base en ENCIG 2013[7] y ENCIG 2015
Los números retratan que en México el sistema de salud está enfermo: cada vez hay menos médicos suficientes y capacitados que den un trato respetuoso y oportuno a los pacientes. Resulta preocupante que los más de 1.6 billones de pesos que se destinan anualmente al sector salud no den frutos, ya que la gran mayoría de los individuos no tiene otra opción debido al alto precio de los servicios privados.[8] 

Transporte público

Se estima que en México alrededor de 35 millones de personas utilizan el transporte público de manera cotidiana. La calidad del mismo deja mucho que desear, ya que los operadores no son respetuosos con los señalamientos viales, los horarios no están disponibles para los usuarios y las unidades no están limpias y funcionales.

En este sentido, a pesar que el 74.3% de los capitalinos piensa que existen rutas suficientes, el programa Hoy No Circula es inoportuno ya el gobierno de la Ciudad de México no da alternativas de calidad a la ciudadanía para transportarse por medios diferentes a los automóviles:

  • Solamente el 21% de los usuarios reportó que el transporte público hace parada en los ascenso oficiales;
  • 11% que los horarios estaban disponibles a consulta del público;
  • 25% que los espacios dentro del mismo son cómodos; y
  • sólo un escaso 24% está satisfecho con el transporte público.

Gráfica. Principales indicadores de calidad del transporte público

captura_de_pantalla_2016-05-31_15.57.44.png

Fuente: elaboración propia con base en ENCIG 2015
Nota: se reportan los usuarios satisfechos (%)

En suma, mientras que no se otorgue un transporte público digno, que sea una alternativa real a la movilidad urbana, los ciudadanos no tendrán incentivos para dejar su automóvil en casa.[9]

Conclusión

Aunque resulte importante el esfuerzo que realiza el INEGI para diseñar un instrumento que permita medir la calidad de los servicios gubernamental, éste sería más útil si los tomadores de decisión la usaran como insumo principal para diseñar políticas públicas enfocadas en mejorar la satisfacción de la ciudadanía. La situación se retrata en que de 2013 a 2015 la gran mayoría de los servicios reportó una calificación menor, signo de que los responsables no han tomado medidas adecuadas para darle solución a los diferentes problemas.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER