Se encuentra usted aquí

El Tlahuacazo a Mancera

Lunes, 24 de Julio 2017 - 15:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

operativo-tlahuac.jpg

El operativo de la Marina y la PGR en Tláhuac mostró cuan rebasados en el discurso y la acción están el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera (MAM), y el delegado Rigoberto Salgado. Mientras MAM declara una y otra vez que no existen cárteles de narcotraficantes en la capital, sino “tan solo” narcomenudistas, grupos delincuenciales a quienes no les importa la discusión semántica se han estado adueñando de zonas de la urbe. Iztapalapa, Tlalpan, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero y colonias como la Condesa y la Roma muestran con muertos la presencia de criminales de alta peligrosidad. De acuerdo a las notas y artículos, se han adueñado del negocio de la trata, de la venta de alcohol adulterado, de la protección (el derecho de piso) y probablemente de otros negocios. En Tláhuac mostraron que bicitaxis y taxis les ayudaron en el bloqueo y la quema de vehículos.

Más allá de los detalles del operativo de la semana pasada, se sabía que el crimen organizado se infiltró en la ciudad capital poco a poco. Desde los tiempos de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) el crimen empezó a elevarse, pero aun no tenía la narrativa de otros lugares: descabezados, cuerpos tirados en la vía pública, bloqueos, etc. El de Tláhuac, por cierto, no es el primer operativo que realizan las fuerzas federales en la Ciudad de México (CDMX), pero sí es el primero que llevan a cabo con el objeto de “cazar” a un líder de no-cártel, por llamarlo de alguna manera. Sin embargo, hay dos preguntas clave que quedan sin respuesta: 

1.- Si desde hace siete meses se investigaba al capo, ¿qué determinó la acción militar justo el jueves 20? 

2.- ¿Por qué el operativo fue implementado tan sólo por las fuerzas federales si como dice Mancera era “conjunto”? 

El operativo y la férrea vigilancia que aún persiste en la zona han lastimado sin duda la imagen del Jefe de Gobierno. Un par de días antes, se le fotografió obsequiando unas patrullas en el Estado de Chihuahua, justo en el momento que MAM reafirmó, sin dudarlo, que estaba dispuesto a pelear la candidatura presidencial para el 2018 por el Frente Opositor.

Pese a esto, el golpe no parece haber estado destinado en contra de Mancera, sino en contra del delegado de MORENA en Tláhuac, quien apoya a Claudia Sheinbaum para contender por la Jefatura de Gobierno en el 2018. El delegado Salgado contestó a la prensa con la misma arrogancia de AMLO: negó la existencia del crimen organizado en su demarcación y culpó a las redes sociales de buscar generar una percepción de inseguridad en la delegación y destacó que toda la culpa es del gobierno federal, al que se le ha salido de control el crimen organizado.

Las autoridades federales sabían que desde el año 2002, Pérez Luna, el “Ojos” operaba en la zona y era considerado como el líder de “una organización delictiva extremadamente violenta”; se le llegó a vincular con los Cárteles de Sinaloa, de los Beltrán Leyva y La Familia Michoacana. Actualmente tenía el control en zonas de Xochimilco, Milpa Alta, Coyoacán, Tlalpan y Ciudad Universitaria. Apenas hace poco más de un mes se empezó a manejar en medios la existencia del llamado Cártel de Tláhuac, cuya queja más recurrente en su contra es que algunas células del grupo dominaban la venta de drogas en Ciudad Universitaria.

Sin embargo, el delegado Salgado no sabía nada o no quiso saber nada. Exactamente como AMLO cada vez que se le pregunta de un asunto y se le exige una respuesta seria. 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER