Se encuentra usted aquí

El tigre no quiere abrazos…

Jueves, 07 de Noviembre 2019 - 13:50

Autor

enrique_fernandez_martinez.jpg
Enrique Fernández Martínez

Compartir

el-tigre-no-quiere-abrazos.jpg

Los inicios del narcotráfico en México se remontan al principio del siglo pasado en Mazatlán con la llegada de inmigrantes chinos, entre ellos estaba Lai Chang Wong que traían opio para su consumo pero como todos los vicios, rápidamente la población nativa empezó a consumirla. 

Esta minoría china rápidamente descubrió que las condiciones climáticas de Sinaloa eran excelentes para sembrar y cultivar la amapola y así surgieron los primeros plantíos, los primeros consumidores y las primeras rutas de distribución en México. 

Por años este primeriza actividad existía pero no crecía, se mantenía. 

Fue hasta los 40 con la llegada de la II guerra mundial que el cultivo de amapola cobró auge en Sinaloa, por la necesidad de grandes cantidades de morfina por parte del ejército norteamericano para aminorar el dolor de los soldados heridos en batalla. 

Aún existen viejos en la sierra de Sinaloa que recuerdan la llegada de soldados norteamericanos y muchos dólares para cultivar amapola y vender la goma de opio, incluso es una creencia popular que la carretera Mazatlán-Nogales fue trazada y construida en parte por las fuerzas armadas norteamericanas para transportar eficientemente todo lo que compraban a México para su economía de guerra, incluyendo por supuesto la goma de opio, así nacieron los gomeros. 

Posteriormente el  consumo de enervantes en los 70´s como parte del movimiento hippie y la guerra de Vietnam  hicieron que la marihuana entrara en la escena mundial como la droga de moda y por supuesto Sinaloa, podía y quiera ser el proveedor más importante de la creciente demanda de enervantes y fue tal el éxito que por primera vez el gobierno federal inició la Operación Cóndor que buscaba acabar con esta actividad. Posteriormente de los 80 a la fecha ya todos sabemos la historia de los grandes capos,  de Miguel Félix Gallardo, los Arellano y Caro Quintero hasta la dinastía Guzmán y todo lo que estamos viviendo.

Como podemos ver en la historia del narco mexicano siempre ha existido una fuerte presencia de los Estados Unidos como el gran importador y consumidor de drogas, por supuesto como el gran regulador de ellas, son quienes deciden que necesitan, cuándo y cómo lo necesitan, nuestra dependencia económica de esa nación es tan grande que es imposible dimensionarla. 

La vecindad con los norteamericanos siempre ha sido difícil y aún no acabamos de comprender como piensan y actúan, tenemos más de tres mil kilómetros de frontera y no hemos sabido sacarle jugo adecuadamente a esa ventaja competitiva, cientos de países darían lo que fuera por tener unos cuantos metros de frontera con la economía más poderosa del mundo y nosotros simplemente lo vemos como un problema en lugar de verlo como una solución pues aún con sus defectos la potencia norteña es nuestra mejor y más viable opción para hacer crecer nuestra economía.

Nos puede servir más mejorar nuestras relaciones con E.U. que seguir las voces de la sirena del  descabellado dictador de Venezuela o el foro de Sao Paulo.

Los recientes acontecimientos violentos en México han generado que los medios y políticos norteamericanos pongan de nuevo en la mesa el problema mexicano y le dan a Trump la perfecta excusa para distraer de sus problemas a la población y por supuesto seremos el gran tema electoral, seguramente las presiones irán en aumento y como no nos queda de otra de nuevo haremos el papel que a los americanos se les antoje y sin chistar, como ya lo hemos visto, todo está en que lo pidan.

Por otra parte cada día vemos a un presidente mexicano irritable, desorientado que está perdiendo la magia del uso de la palabra y atrapado en su propia historia, culpando al pasado pero haciendo poca cosa por el presente y ni hablar del futuro. El tigre de la realidad ya le dio un par de zarpazos que penetro en lo más profundo de su administración y entre mentiras y reacciones lentas crece la irritación popular y la división social.

La idea central de la estrategia de dar abrazos es salvar vidas como lo hizo en Culiacán, rápidamente cayó por tierra pues de nuevo apareció el tigre, que le recordó de manera cruel, inhumana y despiadada que no está dispuesto a cambiar sus enormes ganancias y privilegios solo por que él lo pida o por la buena voluntad.

La realidad siempre se impondrá al discurso divisorio y populista y ya lo estamos viviendo, poco a poco la peor pesadilla del presidente se va materializando, y lo sabe y lo entiende bien, que por el momento el único que lo puede poner de rodillas y contra las cuerdas es Estados Unidos.

Muy preocupante que no se tenga una lectura clara de la realidad y por ende nuestros temas diarios sean: El nulo crecimiento económico, la violencia con cifra récord de asesinatos, la toma de Culiacán y la liberación de Ovidio, Cd, Juárez, Aguililla, Minatitlán, la masacre cruel, brutal de la familia LeBarón, el Huachicol y las 500 pipas que nada más no aparecen,  la imposición de ley Bonilla y el beneplácito de la secretaría de Gobernación, hospitales sin medicamentos y manifestaciones de los padres de los niños con cáncer, unas fuerzas armadas sobajadas y casi seguro divididas, liberaron a la maestra Elba Ester y un silencio cómplice con Barlett, 90 millones de dólares regalados a centroamérica, liberación de vándalos de Tepito, la desaparición de las guarderías, bajar el presupuesto a la pesca y al campo, cancelar por capricho un aeropuerto, lanzar gas lacrimógeno a los alcaldes, insensibilidad ante los problemas del campo, escasez de gasolina, despidos de miles de empleados federales, desaparición de la policía federal, cancelación de Prospera, del instituto del emprendedor y de los comedores comunitarios, recesión, un avión presidencial arrumbado echándose a perder, Dos Bocas inundado, consultas a modo, desaparición de programas a mujeres violentadas, Santa Lucía sin ser avalado por las autoridades aéreas mundiales y despreciado por muchas aerolíneas, ataques y descalificación a la prensa, mentiras y contradicciones más lo que se acumule.

Impotencia y desánimo es lo que esta dejando la 4T y cada vez más personas avergonzadas se declaran arrepentidas de haber votado con el estómago. 

El tigre, no quiere abrazos prefiere los balazos.


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER