Se encuentra usted aquí

El secuestro de Alan Pulido

Martes, 31 de Mayo 2016 - 18:30

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

alan-pulido.jpg

La noticia del secuestro del futbolista Alan Pulido llamó mucho más la atención que la amenaza de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de tomar el aeropuerto de la CDMX o que los cierres de campaña de los candidatos que participarán en las elecciones a celebrarse el próximo domingo. Las razones para ello son varias. En primer lugar, Pulido es un futbolista bien conocido por los aficionados a ese deporte.

Seleccionado nacional y excelente delantero con el equipo Tigres UANL; marchó, como otros, al futbol europeo, donde juega para el Olympiacos de la Super Liga de Grecia. Se trata sin duda de un personaje bien conocido por los aficionados y ahora también por los no aficionados gracias a su desgraciado secuestro.

En segundo lugar, es una víctima “inocente”, en el mejor sentido. Si bien todas las víctimas de secuestro pueden ser considerados inocentes, algunos lo son por el dinero, el puesto o una venganza política inclusive. Alan Pulido no es nada de eso, es un joven deportista de visita en su estado natal, Tamaulipas. Es decir, es un secuestrado fuera del perfil usual. El caso es seguido por la prensa política y deportiva no sólo de México, sino también de otros países.

La prensa ya ha destacado que Tamaulipas es la entidad con mayor número de secuestros en todo el país, según estimaciones de las organizaciones civiles que se dedican a la seguridad. También han destacado que este crimen ocurre a una semana de que se celebren las elecciones en el estado. Otra vez, el crimen y la política encuentra un buen maridaje para la prensa y para los políticos.

En este sentido, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, el candidato panista al ejecutivo estatal, emplazó de inmediato al gobierno local para que encuentre al futbolista. El candidato panista es el favorito para ganar la elección del 5 de junio por un pequeño porcentaje y, con su exigencia, buscó sacar ganancia política.

Pero el asunto va más allá de la elección. El gobierno de México no necesita más atención internacional por un caso negativo. Por esta razón, el procurador del estado, Ismael Quintanilla Acosta, informó que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dio instrucciones de que la búsqueda del futbolista se llevara a cabo con ayuda de las fuerzas federales en la entidad, más de cinco mil entre policías federales y militares.

Tal vez gracias a lo anterior (o a que se pagó un rescate), Pulido recobró su libertad menos de 24 horas después de haber sido “levantado” por un comando armado. Las condiciones de esta afortunada liberación permanecen en la oscuridad. La desgracia y fortuna del joven Alan Pulido será convertida, por obra y gracia de la prensa, en otra novela política. Mala cosa para los ciudadanos de a pie. 


Leer también


Número 30 - Junio 2019
portada-revista-30.png
Descargar gratis