Se encuentra usted aquí

El Meollo del Asunto: Vandalismo feminista

Martes, 26 de Noviembre 2019 - 09:35

Autor

daniel_valles.jpg
Daniel Valles

Compartir

el-meollo-del-asunto-vandalismo-feminista.jpg

Empezó con el 8 de marzo, ahora se incluye el 25 de noviembre y otro grupo de fechas para hacer notar un hecho por lo más despreciable, la violencia contra la mujer.

Lo que inició como un recordatorio y protesta de manera pacífica, con discursos fuertes y directos ante la apatía y menosprecio da las autoridades de entonces, hoy se ha convertido en una expresión de violencia, caos y anarquía, tan reprobable y despreciable como la violencia misma. Solo que esta manifestación violenta a todas luces, cuenta con la protección de las autoridades del momento actual de la Ciudad de México.

Ayer lunes 25, se da la manifestación que sabíamos se daría. Sucedió como se preveía. Con desmanes, pintas, destrozos de unas cuantas mujeres de negro, con el rostro cubierto y martillo en mano. Algunas otras con aerosoles y cerillos.

La intención no es protestar, sino destruir. La policía, como decía aquél famoso sketch de los 70 interpretado por los Polivoces, “La policía siempre en vigilia”.

La policía auténticamente está para “cuidar el desorden” que estas manifestantes hacen.

En esta ocasión, la señora Sheinbaum, que gobierna la Ciudad de México, ordenó una fuerza policíaca de solo mujeres.

Las que aparentemente cuidarían el desorden que ocasionarán estas otras mujeres. ¿Por qué la protección?

Porque la señora Sheinbaum es una de ellas, pero en posición de gobierno. Piensa como ellas y por eso no las reprimiría ayer, no las reprimirá nunca.

Es cierto, los asesinatos de mujeres, siguen en toda la República. Pero también los de hombres, los de niños. La injusticia, el crimen, hurtos, robos, son tales por todo el país que sobrepasa los llamados crímenes de mujeres.

¿Esperaremos protestas de igual fuerza y magnitud de parte de hombres y niños? Claro que no.

Atrás de este movimiento feminista destructivo protagonizado por mujeres existe todo un entramado político, económico e ideológico. El feminismo misándrico de género.

La protesta con destrozo es solo una de sus manifestaciones más virulentas. “Que porque no han tenido justicia y los asesinatos siguen”. Ese es el pretexto o la razón que esgrimen quienes salen a destruir todo a su paso.

En esta ocasión los daños no son tan grandes y graves como las anteriores fechas. Como la de agosto 12, en que un “colado” lesionó gravemente a un periodista y las mujeres dañaron con pintas el Ángel de la Independencia. Entonces, rompieron cristales de sucursales bancarias, paraderos de autobuses, etc.

Esto, con la anuencia de la autoridad. Lo que no sucede igual en otros países donde las feministas son reprimidas con base en el ejercicio de la fuerza pública. Sin miramientos.

Aquí en México se les protege. Hay una gran cobardía y sobre todo una soberana complicidad. Por eso hacen lo que hacen.

Ayer lunes 25, fueron unas 100 mujeres las que hicieron los desmanes. Destruyeron 50 paraderos de autobuses, rayaron con pintas más de 100 cortinas de comercios. Las organizaciones se deslindan fácilmente.

Son coladas, son provocadoras que aprovechan la manifestación. Las que derribaron los cercos preventivos de contención puestos por las autoridades para proteger monumentos.

El Hemiciclo a Juárez fue vandalizado, pintarrajeado en su totalidad.

En esta ocasión, sí fueron contenidas por la fuerza pública, pero solo para evitar que llegaran a lugares emblemáticos, como el Palacio de Bellas Artes.

Mujeres policías con extintores de polvo, rechazaron a las manifestantes que llegaron hasta ahí para quemar o rayar todo lo que encontraran a su paso.

Hasta observadores de los Derechos Humanos estuvieron presentes para ver que la autoridad no se “sobrepasara” en la contención de los grupos feministas destructivos.

En el contingente destructor de feministas, se puede apreciar claramente el color verde de los emblemáticos pañuelos que portan las protagonistas cuando protestan a favor de la legalización del aborto. Otra de las causas de este multiforme movimiento misándrico.

Es justo hacer notar que la marcha se compuso de más de 3 mil mujeres que se comportaron como protestantes civilizadas.

Marcharon en orden para manifestarse por el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia hacia la Mujer”.

Una fecha más, un nombre más y un pretexto más para combatir con violencia, que se termine la violencia. Que incongruencia más grande. Y a pesar de que la mayoría de mujeres ayer se haya comportado decentemente, quienes hacen los desmanes, las destructoras, son parte de este movimiento que tendrá su razón de ser, pero razón en el proceder. Ahí El Meollo del Asunto.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER