Se encuentra usted aquí

El Meollo del Asunto: Progreso y desarrollo

Miércoles, 27 de Noviembre 2019 - 10:55

Autor

daniel_valles.jpg
Daniel Valles

Compartir

el-meollo-del-asunto-progreso-y-desarrollo.jpg

La economía es la base para el progreso y desarrollo de un país. La macroeconomía hace girar la rueda de la microeconomía. Esa donde estamos funcionando la mayoría de los habitantes que conformamos la masa productiva, que es la otra “rueda” del vehículo llamado desarrollo.

Un país progresa y los habitantes se desarrollan. Sin progreso del país, no hay desarrollo de los habitantes. Sin microeconomía, no hay macroeconomía. Es algo complejo y cambiante.

Pues en una era de la globalidad, de la interconexión de la actividad comercial actual, los países y su gente no progresan, no se desarrollan si no están relacionados entre sus pares y entre las fuerzas económicas.

La economía de un país, siempre está ligada a la política del mismo. Es más, se dice que la economía es como una pistola y la política muestra cuándo disparar la pistola. Que es lo que pareciera que hizo ayer “nuestro querido presidente”.

Con el anuncio de 147 proyectos económicos para el siguiente trienio, el titular del ejecutivo da arranque a un esperado plan de inversión que debe provocar el crecimiento económico. Algo que este año no solo se ha estancado, sino que es negativo.

Con la intención de detonar el crecimiento económico del país, el gobierno federal y la iniciativa privada dieron a conocer el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura.

El cual, en una primera etapa, invertirá 859 mil millones de pesos en 147 proyectos a desarrollar durante los próximos tres años.

Las notas periodísticas destacan que el presidente Andrés Manuel López Obrador, así como los dirigentes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín; del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), Antonio del Valle, y Luis Niño de Rivera Lajous, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), explicaron los pormenores del plan a partir del cual se prevé incrementar el empleo en el país, generar competitividad y llevar bienestar a las zonas más marginadas del territorio nacional.

Esta es una magnífica noticia para todos. Pero no solo eso. Es una muy esperada por el sector empresarial y por la población en general.

De llevarse a cabo de la manera como está anunciada será el detonante para la inversión conjunta del gobierno y la iniciativa privada. La que generará empleos y hará que la economía estancada que tenemos vuelva a moverse.

Tendremos progreso y desarrollo. Cuando menos en el anuncio público.

Lo que es suficiente para que regrese una confianza que está alejada del actual gobierno por parte de la iniciativa privada.

Pero nadie se equivoque o crea que esto que se llama México, tiene sus problemas resueltos.

El anuncio por positivo y maravilloso que sea está sujeto a los vaivenes políticos. Los que en nuestro país son más fluctuantes que nuestra moneda. Pero es un progreso. Ahora: nuestro querido presidente tiene que mantener la línea y conducta que mostró ayer hacia los empresarios.

Dejar de llamarlos fifís y esas cosas que tiene un año haciendo. Pues eso mismo polarizó a la sociedad y motivó la desconfianza empresarial y la salida de capitales de inversión del país en el orden de los miles de millones de dólares.

Ayer, nuestro querido presidente dijo: “no tener ninguna diferencia, ningún problema con el sector empresarial; al contrario, hemos procurado mantener muy buenas relaciones y agradezco mucho el que los representantes de los empresarios de México estén actuando con mucha responsabilidad”.

Y agregó: “Ahí va la economía del país y con este anuncio, con este acuerdo echamos a andar un motor, que es sin duda el más importante, el de la inversión privada nacional y agradecerles que periódicamente podamos informar del avance del acuerdo, que se le de un seguimiento” (SIC).

La declaración llega en un momento en que calificadoras internacionales y algunos economistas señalan a la economía mexicana como entrando en una recesión o impase.

También, a unos días de que el presidente anunció la publicación y salida al mercado de su libro sobre lo que llama, “Hacia una Economía Moral”.

La economía moral es una noción utilizada por las ciencias sociales acuñada originalmente por el historiador E.P. Thompson en 1979.

Su uso se ha generalizado para describir o explicar los comportamientos económicos que se definen a partir de valores morales o normas culturales en general distintas a las que presupone la ciencia económica.

El plan de inversión propuesto por el gobierno federal destaca la creación de infraestructura ferroviaria, carreteras, puertos, transporte en todos estos rubros. Miles de empleos y miles de millones de pesos en inversión.

Detonará desarrollo económico, destaca Carlos Slim; sienta las bases para lograr un mayor crecimiento: Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Todo parece estar en su sito, gobierno, iniciativa privada, gente en espera de empleo. Progreso y desarrollo.

Ahora, ruegue usted a DIOS o a lo que usted crea, que la política y el carácter cambiante de ya sabe quién, no llegue y eche todo a perder. Ahí El Meollo del Asunto.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER