Se encuentra usted aquí

El Meollo del Asunto | La explicación sobra

Miércoles, 04 de Marzo 2020 - 12:25

Autor

daniel_valles.jpg
Daniel Valles

Compartir

3may.jpg

Creer algo por autoridad significa que su veracidad se debe solo a que hemos recibido la información por parte de personas o fuentes que creemos confiables.

99% de lo que creemos es con base en autoridad. Ejemplo de esto son los escritos que a diario leemos, comentarios como éste que está leyendo, las noticias que presentamos a diario los diferentes medios, Las palabras que nuestros conocidos y amigos pronunciarán, etc.

La autoridad de la que goza “nuestro querido presidente” entre los millones de allegados que tiene, es grande, enorme. Se le cree con una fe ciega. Esto sería muy positivo si todo lo que dice y afirma tuviera el sustento de algo más que los “otros datos” a los que se refiere.

Y es que con base en tal frase (“otros datos”) “nuestro querido presidente”  ha venido sosteniendo su versión de todo lo que a diario sucede en el país, trátese de medicinas caducas o de tratamientos contra el cáncer en menores. Poco importa si hay un par de muertos por la medicina o si los padres de familia de los menores protestan y toman las calles por ello. Eso no es cierto porque el presidente tiene “otros datos”.

PEMEX y CFE, el terreno para el aeropuerto en Santa Lucía, el peso y la economía, todos, van muy bien. “Vamos muy bien”, “el pueblo está feliz, feliz, feliz” dice y afirma “nuestro querido presidente”.

Eso y así sería como gobernar por decreto y a voluntad. Como lo hacían los reyes en la etapa medieval.

Ayer comenté en mi espacio de radio el suceso de la renuncia del responsable del programa “Sembrando Vida”, de la Secretaría del Bienestar, Javier May Rodríguez.

El funcionario que según él declara, “tiene 30 años trabajando con el hoy presidente de la República”, renunció a su posición de subsecretario en la Secretaría del Bienestar, por desacuerdos graves y fuertes con la titular de la Secretaría, María Luisa Albores.

El motivo principal: un decreto que emana de la secretaria que le restaba facultades al subsecretario dejándolo sin poder operar. Eso no lo aguantó el subsecretario y presentó su renuncia. El presidente no la aceptó.

Aquí viene lo interesante. La mediación de “nuestro querido presidente” fue tal, que el subsecretario regresó casi de inmediato a trabajar y a su función. El decreto quedó sin validez.

“Ese decreto no fue consultado, no se me presentó, se va a regresar (…) vamos a cerrar filas, sin abyección, manteniendo cada quien su libertad y su criterio”. Dijo don Andrés.

Así, “nuestro querido presidente” dio por zanjado el lío. 

¿Pero en realidad lo zanjó? ¿O solo contuvo lo que a todas luces es un grave conflicto de autoridad entre los mandos de la Secretaría del Bienestar? Y no es el único, de acuerdo a lo declarado por el mismo presidente de la República: “Como en todas las familias, hay diferencias”.

Creer algo por autoridad significa que lo creemos es solo porque nos las han dicho personas que creemos confiables.

¿Qué tan confiable es “nuestro querido presidente”? 

Insistiré que mucha gente cree lo que dice. Pero mucha otra duda de los “otros datos” que presenta a diario. Y el número de estos últimos va en aumento.

Don Andrés Manuel lo reconoce. “Acerca de mi popularidad (…) sufrimos desgastes porque imagínense enfrentar a los conservadores corruptos que no quieren dejar de robar”, señaló durante la conferencia matutina de este lunes.

Pese a ello, aseguró: “estamos bien, tenemos mayoría, la gente nos está apoyando”. Y tiene razón en eso de que la mayoría lo está apoyando. Está confiado. Sin embargo el deterioro de su imagen y de su popularidad se acrecienta y se expande como el coronavirus.

El presidente Andrés Manuel López Obrador logró, en este mes de febrero, una aprobación de 67%; lo que representa una caída de 18 puntos porcentuales con respecto al año anterior, ya que en febrero de 2019 su aprobación era de 85%, de acuerdo con una encuesta de la agencia Enkkoll.

¿A qué se deberá? No solo a la frecuencia con que recurre a sus “otros datos”, los que contrastan con la realidad que el país vive: estancamiento económico, falta de inversión pública y privada, decrecimiento económico en 2019, salida de capitales mexicanos del país, incertidumbre y falta de confianza para las empresas, y la inseguridad rampante en todo el país. 

Seguro a eso. Pero no solo a eso. También a que existen diferencias entre la gente que conforma el gabinete de “nuestro querido presidente”. 

Los que ponen en evidencia de la situación de falta de labor de equipo. Como en la Secretaría de Bienestar. 

Lo que evita obtener los resultados que se presumen en las mañaneras y por lo mismo, pone en tela de juicio “los otros datos” del presidente.

¿Será por esa obviedad que le abuchearon en Tabasco el pasado domingo?

FRANZ WERFEL, escritora y poetisa, lo deja claro: “Para el que cree no es necesaria ninguna explicación; para el que no cree toda explicación sobra”.

Y en este caso de Sembrando Vida, donde es evidente la diferencia entre la titular María Luisa Albores, el subsecretario Javier May Rodríguez, a los que “nuestro querido presidente” salió a “enmendarles la plana”, las explicaciones ofrecidas el día de ayer por “nuestro querido presidente” sobran. Y eso es, El Meollo del Asunto.

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER