Se encuentra usted aquí

El Meollo del Asunto | Emergencia Sanitaria

Martes, 31 de Marzo 2020 - 13:40

Autor

daniel_valles.jpg
Daniel Valles

Compartir

rh.png

La declaración de Emergencia Sanitaria emitida anoche por el gobierno federal tiene varias aristas. Como casi todas las cosas.

En primer lugar, el gobierno de la 4T está admitiendo que existe un riesgo grave de que los contagios por Coronavirus se disparen de manera exponencial por los ya existentes. Algo que ha venido sucediendo a lo largo de estas semanas sin que se tomaran medidas drásticas para evitar tales contagios.

Como “buenos gobernantes mexicanos” y cómo han hecho antes y siempre, trataron de contener la realidad y la gravedad de la situación y no aceptar la gravedad de la misma al ser muy ambiguos en la información que daban a conocer.

El crecimiento y la extensión de la pandemia los puso en evidencia y no les quedó de otra. El anuncio de anoche tuvo que haber sido después de algún tipo de discusión acalorada con “nuestro querido presidente”. No me consta, solo suelto un poco mi imaginación con base en trascendidos y mi conocimiento de la personalidad del personaje que nos gobierna y ya.

Al momento de escribir este comentario, oficialmente en México existen 28 muertos, 1094 casos confirmados y 2752 sospechosos. 

Pero en Tabasco se busca a 28 personas que tuvieron contacto con una mujer que no pudo más y rompió la cuarentena estando infectada.

Los gobernadores de Tabasco, de Hidalgo y el de Querétaro, están infectados. 

Es de esperarse que todas las personas que han tenido contacto con ellos en los últimos 10 días estén como sospechosas. Entre ellos claro, la familia de cada uno, así como sus colaboradores cercanos.

 El caso del de Hidalgo, Sr. Omar Fayad, quien tuvo contacto cercano con “nuestro querido presidente”, lo pondría como “sospechoso”, aunque lo niegue.

Y la cadena sigue. Pues solo López Obrador tuvo contacto con cientos de personas en tres estados de la República, donde estuvo de gira de trabajo. Violando así las disposiciones de su propio subsecretario de Salud que nos pide quedarnos en casa. 

Esto es un tipo de corrupción.

Lo que me lleva a otra de las aristas de esta declaratoria de la Emergencia Sanitaria. La que se publicaría hoy en el Diario Oficial y entraría en vigor a partir de mañana, 1 de abril. La importancia de quedarse en casa en la cuarentena.

Es vital que nos quedemos en casa para evitar la escalada de contagios que la autoridad espera tener. Seguro en la 4T le rezan a San Andrés. Son casi 20 los “santos” que la Iglesia Católica tiene canonizados. Claro, los que creen. Los que no, se encomiendan al que conocen para que los casos de infectados no escalen.

Es sabido que ningún país estaba preparado para una pandemia así. Ni los más desarrollados, como EEUU que se ha visto sobrepasado por el tamaño de crisis que experimenta.

Sin embargo, sí le hacen frente a la pandemia comprando casi de inmediato los equipos que se requieren para atender a la población.

Apenas ayer ha llegado ayer un enorme barco hospital a Nueva York. El Buque USN Confort, que cuenta con  mil camas, 12 quirófanos que podrían estar funcionando dentro de las siguientes horas. Ahí atenderán todo lo que no es relacionado al Coronavirus. 

Y en México, bueno, es otra historia.

Por desgracia nuestros hospitales y clínicas están en este momento carentes de material. Ya lo estaban antes de la pandemia. Ahora, más.

Hasta el momento no les han resurtido insumos. Médicos, enfermeros, camilleros y personal hospitalario, salen a las calles de muchas ciudades para hacer patente su deseo de servir, pero su  impotencia ante la falta de insumos. “Vamos a la guerra sin fusil”, dicen.

No obstante, ya se tiene evidencia de declaraciones que el gobierno mexicano ha gastado algo así como 171 000 millones de pesos  para comprar insumos y combatir la emergencia sanitaria. Mismos que no se han visto en los hospitales.

Ante la escalada de la pandemia el Subsecretario de Salud, Hugo López-Gattell, que también es médico, hace el llamado casi implorando, que la gente nos quedemos en casa para que no crezca o para que el contagio no se dé tan rápido, sino que se haga lento.

Saben bien que la pandemia los ha rebasado. Que se han visto lentos en establecer medidas estrictas que pudieron haber controlado los contagios desde hace al menos un par de semanas.

Por último, más por el espacio que por escasez del tema, la Emergencia Sanitaria declarada anoche se da conforme a La Ley Federal del Trabajo (LFT) en sus artículos 42 Bis, 427 y 429, que establecen que la nota informativa dice:

“Cuando las autoridades competentes emitan una declaratoria de contingencia sanitaria, las relaciones laborales se suspenden de manera temporal y, en estos casos, el patrón está obligado a pagar al empleado una indemnización equivalente a un día de salario mínimo por cada día que dure la suspensión” (SIC).

En buen español, a partir de mañana, los empleados y patrones suspenden sus relaciones laborales, pero el patrón debe pagar un mes de sueldo, a salario mínimo, a los trabajadores.

Esto va a desatar una serie de inconformidades, “asegunes”, interpretaciones, demandas laborales, etc.

De entrada creo que la media es medianamente buena, porque obliga a la empresa a no enviar a sus empleados con una mano adelante y otra atrás, y éstos tendrán la seguridad de un mes de sueldo asegurado.

Que la autoridad va a hacer valer la ley. Dijo en Canciller Ebrard que quienes no cumplan, se harán merecedores de sanciones.

Y el tono que usó fue más de amenaza que de anuncio.

Hay versiones que circulan que las empresas deben de pagar el salario que están devengando hasta el momento. Esto lo habrán de dirimir los especialistas el día de hoy; pero de seguro causará álgidas controversias entre empresa y personal.

En la medida se nota un alto grado de “paternalismo” y un dejo de discriminación al empresario.

Por lo pronto, en Juárez y en el país, las maquiladoras siguen funcionando en sus líneas de producción, pues se consideran empresas vitales. No así algunas áreas del personal administrativo. ¿Qué falta?

Que el gobierno de México declare una suspensión igual y que incluya el pago de rentas, servicios de todo tipo, de impuestos, créditos, etc., por el mismo tiempo de la declaratoria y en  algunos casos por al menos un trimestre y en otros, hasta seis meses. 

¿Pero sabe qué? Eso no sucederá.

A menos que haya un viraje en la política gubernamental y la visión de “nuestro querido presidente”. Que actúen con verdadero amor al prójimo. Ese que han predicado ya anteriormente. Porque todos “los prójimos”, nos la veremos muy mal estos meses. Siendo esto básico para mantenernos todos y también, El Meollo del Asunto.

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER