Se encuentra usted aquí

El Meollo del Asunto | 9M y Coronavirus

Lunes, 02 de Marzo 2020 - 12:25

Autor

daniel_valles.jpg
Daniel Valles

Compartir

dos-mujeres-con-mascarillas-caminan-por-barcelona.jpg

Para iniciar la semana, son dos los temas que ocupan la atención nacional: el Coronavirus o COVID-19 y la Marcha del 9 de marzo (9M).

Esta última tiene tanta importancia que ha opacado la más grande celebración feminista del año: la del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. ¿Cuál es la razón?

Seguramente el que a la marcha se han sumado grupos de mujeres de todos los estratos sociales, ideologías y de gobierno. Lo más trascendental es que se han adherido a la misma, mujeres que no apoyarían a las mujeres que conmemoran el 8 de marzo. Es decir, mujeres que no son feministas radicales.

La consejera de la Judicatura Federal (CJF), Loretta Ortiz Ahlf asegura que “la violencia de género no es producto del modelo neoliberal, sino consecuencia del enojo de los hombres por el empoderamiento de la mujer, que cada día es mayor”.

Ella se reconoce a sí misma como una feminista, mientras que se entienda por feminismo “la búsqueda de equidad y respeto a los derechos de todos los seres humanos”.

Esto es importante porque las feministas del 8 de Marzo y las convocantes principales de la marcha son de otro tipo. 

¿Cuál? Del tipo Misándrico radical.

Es decir, son de las que promueven un rechazo hacia todos los hombres por el hecho de ser hombres. Lo que es una gran inequidad. Éstas son las principales promotoras de estas medidas llamadas de “género” no solo en México, sino en el mundo.

La llamada Marcha del 9 de marzo ha presentado escenarios diversos. Tantos y de tan variada índole, que la población en general no sabe cómo debe de responder. 

Por un lado está la respuesta oficial o políticamente correcta, donde el gobierno federal y los de los estados han invitado a las mujeres que se quieran sumar a la manifestación a faltar a sus labores sin pena de que les sea descontado el día o contado como falta injustificada.

Está también la respuesta del sector empresarial que de la misma forma invitan a las mujeres que lo deseen a no asistir a sus labores y acudir a la marcha, pero a trabajar una hora más en su jornada diaria, hasta “pagar” las del turno al que no acudirían. 

Esto no es bien visto por el feminismo convocante.

Están también las instituciones particulares como escuelas, guarderías, kinders, etc. Instituciones que son operados por personal femenino al 100%. Estas y otras de diferente giro, pero operados o manejados solo por mujeres, están ante una disyuntiva que no saben qué hacer, pues no pueden o no quieren detener todas sus actividades. La pérdida económica y el problema que se genera son mayúsculos.

Cientos de instituciones como éstas no saben qué hacer ni cómo responder. ¿Deberán darles permiso y cerrar ese día? ¿Lo descontarán del sueldo de quienes no asistan a laborar?

Ayer escuchaba una conversación entre mujeres empresarias que se encontraban hablando en voz alta en la mesa de al lado de donde me encontraba: 

“Pues tú diles amiga, que le vas a descontar el día, pero que sí les darás permiso de ir, si quieren. ¿Pero y qué vas a hacer si todas quieren ir a la marcha? ¿O simplemente, no reportarse a trabajar? No puedes simplemente cerrar porque de seguro sí llevarán niños a la guardería”. Decían entre ellas.

Y es que esta disyuntiva se repetirá en todo el país. Entonces, habrá de enfrentarse y de algún modo se resolverá, pero no sabremos nada del cómo fue, hasta el martes 10 de marzo.

La otra situación es el Coronavirus. La que hasta el momento de este comentario se dice que existen en el país cinco casos detectados y confirmados, pero como 400 sospechosos. 

Las medidas que el gobierno federal ha tomado son de contención, únicamente. Lo que significa que son al mínimo. La gente tiene miles de ideas. Lo que se traduce en temores. Algunos infundados, otros no tanto. 

Lo cierto es que se empieza a notar una especie de “nerviosismo” ante el posible brote masivo en México.Tanto los geles como cubre bocas ya escasean en el mercado nacional por las compras de acaparamiento. No faltan quienes van a lucrar con la contingencia. Así pasó hace una década con el brote del llamado H1N1.

En el AICM ya se ve a la gente transitar con cubre bocas en todas partes. Yo por lo pronto, hoy debo estar ahí para viajar y ya tengo mi equipo listo: gel antibacterial, cubrebocas y pañuelo.

De los abucheos a “nuestro querido presidente” este fin de semana en Tabasco y del berrinche con regaño que hizo y les propinó a los asistentes, de eso hablaré luego. 

Mientras tanto a cuidarse, a lavarse las manos constantemente y a no saludar de beso ni de mano. A seguir el protocolo adecuado al toser de cubrirse la boca para evitar al máximo los posibles contagios que se darán de todas formas. Ahí pues, El Meollo del Asunto.

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER