Se encuentra usted aquí

El Meollo del Asunto

Miércoles, 18 de Julio 2018 - 15:30

Autor

daniel_valles.jpg
Daniel Valles

Compartir

aurrera3_1.jpg

Cientos de personas permanecieron encerradas por más de 15 horas en la tienda Aurrerá de la Perimetral Carlos Amaya, en Ciudad Juárez. ¿El motivo?

Serían poco más o menos de las 18 hrs, cuando entraron a la tienda a comprar, como lo hacen todo el tiempo. Cuando alguien se da cuenta que las pantallas planas, las TV HD están ofertadas a 3.00 y 5.00 pesos. Pesos y centavos más, centavos menos.

Obvio se trata de un error de la tienda. Pero de inmediato la gente inicia a cargar cuanto aparato puede. Una, tres, cinco. Etcétera.

Otras personas usan la tecnología para enviar mensajes de texto o “watsaps” a sus familiares, compadres, amigos y otras “suben” fotos de la “oferta” al “feis”.

Pronto son más de 150 personas que llevan desde dos a cinco aparatos. Los empleados de la tienda se dan cuenta de lo que sucede y la persona encargada de la tienda decide cerrar la puerta de acceso. Nadie sale, nadie entra. Llaman a la PROFECO. (Ya valió, dice la gente).

Quince horas después, quienes quisieron llevarse los aparatos erróneamente ofertados salen por la puerta trasera de la tienda donde los medios de comunicación les esperan.

Salen las primeras personas. Se nota a la distancia el cansancio. Pasaron la noche en la tienda. Pero además, se nota mucho más la pena y la vergüenza que tienen.

Algunas mujeres jóvenes se tapan la cara con sus manos y esquivan a los medios.

Saben hicieron algo que no es correcto. Si bien no es un delito punible por la ley, sí lo es por otra ley. Una que el Progresismo actual se ha encargado de invalidad. La Ley Moral.

“El que se equivoca pierde”, dice el dicho mexicano. Y la tienda Aurrerá se equivocó. Su pérdida. Algunas personas “aguantaron el sitio”. Su ganancia. Podrán pensar. Pero se equivocan. Todos perdieron. 

Las pantallas de 40 pulgadas tienen un costo de 5 mil pesos o más. Se las llevaron por 5.00 o menos. Alguien va a pagarlas. Seguro que hasta quien sea la autoridad máxima de esa tienda.

Seguro que quien marca la mercancía y supervisa serán despedidos. Si son mujeres, tal vez no. Por aquello del “patriarcado”.

La tienda absorberá la pérdida. No la multa por "publicidad engañosa", la que sería de 4 millones de pesos, según comentarios periodísticos. Contratarán a nuevas personas.

La tranza requiere y se compone de varios elementos

La Oportunidad es uno de ellos. Se aprovecha o se rechaza. Aquí se dio la oportunidad y algunas personas la aprovecharon.

Así es la corrupción y la tranza. “Muerde o pica” en cualquier momento, en cualquier lugar a cualquier persona. Deja su efecto nocivo e infeccioso. No hay remedio una vez que ha atacado.

“Qué mal ejemplo”

Dice la gente de las personas que “aprovecharon” el error de la tienda. Más bien es un “contraejemplo”.

Se llama así porque hará exactamente lo contrario al buen ejemplo.

No edifica, sino destruye. La gente-mal-aprende por lo negativo de la acción realizada por las personas que “ganaron”.

En sus hogares se hablará de esta tranza. Los niños aprenden a “ganar”, a “aprovechar” del error de otras personas.

Tuvieron la oportunidad de “fregar” a la tienda y a los empleados, a capitalizar y decidieron hacerlo.

Es un contraejemplo. Por eso las personas en las redes sociales y en la calle han reprobado el hecho.

El programa nacional Avanza Sin Tranza, está contribuyendo en el país a terminar con estas prácticas de malandrines y truhanes, de gente tranza. 

Para que la gente tenga la convicción de hacer una decisión libre, consciente, meditada, voluntaria y habitual para no participar en actos de corrupción. En tranzas como esta de la que acabamos de ser testigos.

¿Qué hará usted que lee ante una “oportunidad” cómo está? ¿Qué haré yo?

Ahí El Meollo del Asunto.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER