Se encuentra usted aquí

El mandatario que es enemigo de la libertad de prensa

Jueves, 16 de Agosto 2018 - 15:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

trumpmedia_bostonglobe.jpg

El día de hoy, 16 de agosto, más de 100 diarios de Estados Unidos publicarán editoriales por medio de las cuales criticarán el “asalto” a la prensa del presidente Donald Trump. La convocatoria original fue de The Boston Globe y han respondido diarios de todas partes de la Unión Americana. El “Boston” es un prestigioso diario fundado en 1872, su circulación lo hace ubicarse entre los 10 más vendidos y en sus páginas han escrito 18 premios Pulitzer.

Desde que comenzó a participar en política, Donald Trump ha hecho de los ataques a la prensa crítica una verdadera cruzada. Como ningún otro presidente norteamericano, la ha descalificado una y otra vez. Su blanco favorito son medios como CNN, The New York Times y The Washington Post. El pasado 5 de agosto, por medio de un twitter, el mandatario señaló que la prensa es el enemigo del pueblo norteamericano, que él representa, por supuesto. Su frase favorita para descalificar a la prensa es “fake news” (noticias falsas). Este reciente ataque fue el que motivó al Globe a lanzar su convocatoria.

La prensa norteamericana tiene una larga tradición de fuerza. Sus opiniones han hecho que renuncien funcionarios, se descubran escándalos y se conozcan secretos escandalosos, sea referente a guerras o la conducta sexual de los poderosos. Se diría que pocas cosas pueden hacer que la prensa de Estados Unidos dé un paso atrás. Por supuesto, hay de todo en esta prensa: medios escandalosos y muy profesionales, unos de derecha recalcitrante y otros progresistas, en esa especie de izquierda light americana. De hecho, la prensa yanqui es la que merece el calificativo de cuarto poder.  

Sin embargo, Trump lleva prácticamente dos años de estar golpeando a la prensa liberal, a algunos de sus más conspicuos representantes y programas. ¿Existe el peligro de que esta prensa, que se precia de su independencia frente al poder (al menos algunos de los más grandes medios), pueda estar resintiendo los ataques? Todo hace indicar que al menos se ha vuelto más cauta. La beligerancia de un presidente contra la prensa no se había visto ni siquiera cuando los escándalos de la guerra de Vietnam o Watergate. La diferencia con estos casos es que era el sistema contra la prensa, las más de las veces utilizando medios legales, pero ahora es un pleito personal de Trump en contra de la crítica. Una agresión con burlas e insultos que puede estar acotando la libertad.

Por esta razón, la convocatoria del Globe es tan relevante. Cabe preguntarse si la prensa mexicana hará frente a un abuso de autoridad o a las descalificaciones como lo hace su par norteamericana. Si en el caso de la Unión Americana la libertad está siendo fuertemente presionada, la libertad de que gozan los medios y periodistas mexicanos tal vez no resistiría una presión similar. En el hipotético caso que un presidente mexicano asegure que hay un complot de los medios contra él o que le quieren imponer un cerco de exageraciones y mentiras, ¿qué sucedería? Si la prensa en los estados está siendo silenciada por el crimen organizado y los poderes locales, ¿cómo podría afrontar un ataque directo de un poder mayoritario?

¿O no es tan hipotético?


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER