Se encuentra usted aquí

El envejecimiento de la población

Miércoles, 26 de Abril 2017 - 17:30

Autor

lilana_alvarado_web.jpg
Liliana Alvarado Baena

Compartir

costo-envejecer.jpg

 

En el último ejemplar de la revista Finanzas & Desarrollo del Fondo Monetario Internacional (FMI), se publicó un estudio en el que se analiza el costo de envejecer.[1] De acuerdo con dicho estudio, el envejecimiento poblacional, aunado a un menor crecimiento de la fuerza laboral, están afectando el desempeño de las economías. En Europa, por ejemplo, la población en edad laboral ya está a la baja y se espera que disminuya más de un 20% entre 2015 y 2055.

Esto significa que en los próximos años existirá una presión presupuestaria en la sociedad ya que un porcentaje pequeño de la población se encargará de sustentar los servicios de salud y jubilaciones de la mayoría de la población. Es por esto que esta semana analizaremos las implicaciones que el envejecimiento de la población puede tener en el futuro.

Dependencia de los adultos mayores

Los adultos entre 25 y 59 años usualmente ganan más de lo que consumen. A medida que nos acercamos a la edad de jubilación, nuestro ingreso se vuelve menor y nuestra dependencia de los más jóvenes se vuelve mayor. Entre menor sea el aporte de los jubilados a su propio consumo, mayor será la presión social y presupuestal para los trabajadores jóvenes.

De acuerdo con el estudio del FMI, los adultos mayores dependen básicamente de tres fuentes de ingreso:

1) su salario, en el caso de los que aún trabajan;

2) sus activos como empresas, viviendas y ahorros e inversiones; y

3) transferencias públicas (pensiones y servicios de salud).

Cabe señalar que las transferencias públicas, se solventan mediante el presupuesto público a través de los impuestos que pagan los trabajadores más jóvenes.

A nivel mundial encontramos tres tendencias en lo que respecta al financiamiento de los adultos mayores. En Europa, el consumo de la población adulta se financia principalmente por las transferencias del sector público, mientras que en Estados Unidos y Asia, la gente se jubila más tarde y depende más de sus propios activos durante la vejez. Por otro lado, en América Latina los adultos mayores dependen principalmente de las transferencias públicas y de sus propios activos.

Se estima que en un futuro los programas de pensiones y salud serán insostenibles a menos que aumenten los impuestos o se reduzcan estas prestaciones. Por ejemplo, conforme al estudio del FMI, Estados Unidos el ingreso tributario deberá ser 11% mayor o el gasto presupuestal[2] 11% menor en 2050 para sostener las pensiones y el sistema de salud de los jubilados. En el caso de Japón el porcentaje asciende a un 26%. Por esta razón es necesario asegurarnos hoy que los jubilados del futuro dependan en mayor medida de sus activos que de las transferencias públicas.

El envejecimiento de la población en México

En el caso de México, el FMI estima que para 2040 el envejecimiento de la población presionará a las finanzas públicas a través del gasto público en jubilación y pensiones. De hecho, estiman que se tendrá que destinar alrededor de 3 puntos del Producto Interno Bruto para solventar estos gastos.[3]

Debido a lo anterior en 1992 se reformó la ley del IMSS y se creó el Sistema de Ahorro para el Retiro (AFORE), el cual consiste en la realización de aportaciones obligatorias de 6.5% el salario base de un trabajador.[4] Sin embargo, recientemente se ha mencionado que bajo este esquema los trabajadores se retirarán con tan sólo el 30% de su último salario.[5] Lo anterior se debe en gran medida a que la aportación del 6.5% del salario base de cotización, el nivel más bajo de aportación de los 34 países de la OCDE.[6]

Ante el panorama anterior hay quienes consideran la necesidad de aumentar las aportaciones al retiro, lo cual cuenta con sus propias complicaciones. En México, es importante empezar por promover la cultura del ahorro para prevenir problemas presupuestarios y presiones sociales en el futuro.


[1] El costo de envejecer: http://bit.ly/2oLCZEu

[2] Esto se refiere al ingreso y al gasto presupuestario total, no sólo en los ramos de jubilaciones y salud.

[3] Sistema de pensiones presionaría finanzas: http://bit.ly/2pSJqnb

[4] De los cuáles 1.125 por ciento los paga el empleado, 5.15 el empleador y 0.225 el gobierno

[5] Insuficientes ahorros en las Afores para un retiro digno: http://bit.ly/2pE1o0d

[6] El ahorro en una AFORE: ¿suficiente o insuficiente?: http://bit.ly/2pST3SC


Leer también


Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis