Se encuentra usted aquí

El Elefante infectado por el Coronavirus

Jueves, 26 de Marzo 2020 - 10:00

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

foto_1_articulo_jueves_26_de_marzo.jpg

En las giras por los pueblos que visita los fines de semana ―a ras de tierra―, el presidente de México argumenta que así se da cuenta en qué estado están los servicios públicos de las comunidades. Para mí, es un hecho que le encanta “pueblear”. 

Como me parece que es una insensatez que el presidente le dedique tanto tiempo a tarea tan inútil, me voy a permitir darle, con todo respeto, un dictamen certero: casi todos los servicios públicos de muchas comunidades son un desastre, sobre todo los caminos. Así queda usted informado; déjese de tanto viajecito, señor presidente, y enfoque su atención a lo urgente. La sugerencia es que comisione a alguna persona de su confianza para que le informe con veracidad. 

Otra observación: viajar en línea comercial es mucho más riesgoso para la salud de los viajeros, porque los sistemas de aire acondicionado de los aviones propician la proliferación de los virus y el presidente puede resultar infectado fácilmente, le ocasionaría un verdadero caos en la administración pública federal. ¿Lo ha previsto? ¿Por qué no hace caso a las recomendaciones de la Secretaría de Salud? No lo entiendo.

Aceptemos que los gobiernos neoliberales anteriores le dejaron un desastre: múltiples obras inacabadas, impunidad y corrupción por todas partes, aunque llama la atención que pocos, muy contados, exservidores públicos estén presos o con un proceso judicial en su contra que se conozca. 

También es conocido que el presidente constantemente se refiere a que heredó un elefante mañoso y reumático, al que le cuesta mucho trabajo moverse ―huevón, corrupto e indolente, si me permiten agregarlo― y en sus mítines le pregunta a la población si están dispuestos a ayudarle para que el paquidermo se mueva, para que pueda cumplir con los nobles fines de la Cuarta Transformación. ¡Que la población denuncie la corrupción! 

Hasta el momento, ese es el estilo personal de gobernar de Andrés Manuel.

Ahora bien, la llamada Cuarta Trasformación llegó con todo. Llevó a cabo un cambio sustancial en los Sistemas de Salud, Educación, etcétera. Todo lo que huela al pasado conservador lo metió a la basura. Canceló programas sociales e inventó muchos otros; suprimió inversiones multimillonarias: ahora recientemente avaló la cancelación de la inversión de una empresa cervecera multinacional en Mexicali, creando así, otra vez, una desconfianza gigante entre los inversionistas nacionales y extranjeros. Muchas personas “importantes y conocedoras” han manifestado su desacuerdo. El hecho es que, si no hay inversión, no hay generación de empleos y la recaudación se desploma. Lo he asegurado mil veces: sin confianza el elefante se muere. La reflexión que hace el asesor de inversiones Juan S. Musi en Facebook es muy interesante.

Y la inseguridad sigue galopando a paso redoblado. De acuerdo a la última encuesta de GEA-ISA la popularidad de López Obrador también va en picada. La síntesis que hace Guillermo Valdez C. es muy clara. Es obvio que la estrategia no está funcionando.

Ahora, para acabarla de amolar, la aparición de la pandemia provocada por el virus “Covid-19” va a contribuir ―se los firmo― a que el elefante no se mueva, estará muy enfermo y amenaza con demoler la raquítica economía nacional, el bolsillo de millones de mexicanos y la salud de muchísimas personas; algunos muy vulnerables como son los adultos mayores, de entre los cuales se encuentra Andrés Manuel López Obrador, que declara que se siente fuerte física y moralmente. Claro tiene sus protecciones, sus amuletos y un chingo de confianza: parece que creyéndose invulnerable va a mitigar el asunto ¡No señor…!

Lo que el presidente debe saber es que el Covid-19 es un virus caprichoso que puede infectarlo y mandarlo, por un tiempo, a la lona. La pregunta obligada es que alguno de los reporteros asistentes a la mañanera debiese preguntarle sin chistar:

¿Tiene usted, señor presidente, previsto qué pasaría con su proyecto sí usted llegara a faltar por un rato? Si fuera permanente, no hay problema, porque la Constitución General lo prevé. 

 

¡El popular elefante está gravemente infectado y sin salud no se va a levantar!

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER