Se encuentra usted aquí

El efecto cardumen

Jueves, 08 de Agosto 2019 - 13:10

Autor

enrique_fernandez_martinez.jpg
Enrique Fernández Martínez

Compartir

el-efecto-cardumen_1.png

Vivimos en un mundo con exceso de información, hoy la verdad se oculta en millones de palabras, videos, fotos, dibujos y demás expresiones de la comunicación, son millones de emisores con puntos de vista diversos y por lo general mal informados que usan más la conjetura y la imaginación que la verdad periodística.

Hoy todos somos reporteros, fotógrafos, columnistas, opinadores (me incluyo) y que bueno que exista esa apertura, pero qué pasa cuando lo fake supera a la realidad, qué sucede cuando la percepción es mayor que la verdad

Imposible conocer la verdad de un evento cuando muchos generan información en torno a ella, por ejemplo cuando asesinaron a Colosio, se aplicó el principio del cardumen inspirado en los movimientos sincronizados de los peces cuando son acosados por un depredador, se mueven de manera perfecta e incierta de manera tal que confunden los sentidos del atacante, lo desorientan y gracias a ello muchos pueden escapar.

En el caso de Colosio cada minuto se generaba tal cantidad de información, rumores y falsas noticias que la verdad se diluyó entre tantas versiones. 

Gracias a la buena aplicación del cardumen es fecha que aún no sabemos la verdad y es muy probable que en algún momento se dijera, pero ante la avalancha de datos cualquier versión es cuestionable.

Y así podemos irnos examinando otros casos como Ayotzinapa, la muerte del cardenal Ocampo, las fugas del Chapo, Acteal, etc. En todos los casos ninguna versión es creíble.

Entonces si estamos ante un mundo sobre comunicado, ¿a quién debemos creerle?

Recién se publicó una lista de la despensa fifí del presidente en la que aparecen precios descabellados, cínicos, sobre valorados como el precio de 1 KG de longaniza en $16,789.10 y de inmediato como ya es costumbre, se desató la avalancha de información en las redes, desde el maestro longaniza hasta hashtag #LonganizaGate.

Alguien puede afirmar con toda certeza ¿si la información expuesta por un senador del PAN Julen Remetería, es cierta?

Yo no lo sé, pero ante la vaga y pseudo cómica respuesta del presidente:  no como chorizo, soy más de la butifarra, tampoco me gusta la moronga azul” dudo que sea falsa y la acostumbrada negación de todo lo que no le acomoda me pregunto ¿quién miente? ¿Cómo podemos saber si realmente es un gasto superfluo de la 4T o bien era una proyección de un gobierno anterior?

Es lamentable que vivamos mal informados, con manipulación oficial y no oficial, con aclaraciones diarias de verdades o mentiras a medias, que no se pueda confiar en lo que el mismo gobierno declara y ante la falta de información confiable es casi imposible la toma de buenas desiciones y si esta contradicción sucede con una simple despensa, ni pensar cómo debe estar Pemex o las demás dependencias oficiales. El juego parece ser quien miente mejor.

El presidente debe poner orden para que dejemos de  confundir a su gobierno con los anteriores, porque no basta que se diga, importa que se haga una diferencia real.

Porque hasta hoy es pan con lo mismo, pero copeteado.



Número 31 - Julio 2019
portada-revista-31.png
Descargar gratis