Se encuentra usted aquí

El COVID-19 ya está aquí. ¿Y las medidas de alivio fiscal como para cuándo?

Martes, 31 de Marzo 2020 - 09:05

Autor

lilana_alvarado_web.jpg
Liliana Alvarado Baena

Compartir

_102402653_gettyimages-960674188.jpg

Actualmente vivimos una de las situaciones más complicadas que se han experimentado en el mundo en décadas. Algunos todavía recordarán la pandemia de la gripe A (H1N1), la cual, a pesar de tener una alta propagación, no requirió la implementación de medidas tan extremas ni por un periodo tan largo como en el caso de COVID-19.

La lista de acciones para evitar la propagación es amplia e incluye el cierre de restaurantes, bares, gimnasios, cines, teatros, etc. Asimismo, se recomienda el distanciamiento social y, por ende, evitar viajes y reducir el traslado en el transporte público. En países como España, Italia y Reino Unido, la posibilidad de caminar libremente por las calles ha quedado restringida por las autoridades. Desafortunadamente, el impacto de las acciones antes mencionadas no se ha hecho esperar. 

Laurence Boone, economista en jefe de la OCDE, considera que COVID-19 presenta el mayor peligro para la economía mundial desde la crisis financiera de 2009. Asimismo, señala que el crecimiento mundial bajará a 2.4% en 2020. Por su parte, la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) estima que tan solo este año podría perder alrededor de 252 000 millones de dólares en ingresos. La caída en la demanda de viajes a nivel mundial ha hecho que aerolíneas como Copa Airlines y Avianca cesen sus operaciones hasta nuevo aviso. En México, la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) ha señalado que a pesar de no contar con un número exacto sobre las afectaciones, saben que las micro, pequeñas y medianas empresas que generan 68% de los empleos, se verán en peligro. 

La gravedad del problema ha presionado a que los gobiernos actúen de inmediato y ofrezcan paquetes de apoyo con medidas fiscales para aquellos que resulten más afectados. En Canadá, por ejemplo, el plan de ayuda incluye 55 000 millones de dólares canadienses en diferimiento de impuestos para individuos y empresas. Además, se anunció una extensión en las fechas límite para presentar pagos y declaraciones. En Francia las compañías pueden posponer, por un período de tres meses, el pago de algunos impuestos como el Impuesto Sobre la Renta (ISR) empresarial, impuesto a la nómina, entre otros. Lo anterior, sin la necesidad de presentar algún tipo de justificación. Cabe señalar que la medida no aplica para el Impuesto al Valor Agregado (IVA) ni tampoco para las retenciones que las empresas hagan sobre sus trabajadores. 

Austria ha optado por una reducción en los pagos por adelantado de 2020 del ISR de personas físicas y morales y permite el pago de algunos impuestos a plazos. Una de las medidas más significativas fue la de China, al anunciar a principios de marzo que las tasas de IVA de 16% y 10% que aplican a ciertos bienes y servicios, bajarían a 13% y 9% respectivamente. Las reducciones en el país buscan servir de alivio tanto para las empresas como para los consumidores. Finalmente, Estados Unidos recientemente anunció un paquete de más de dos billones de dólares para contener los efectos del impacto económico por COVID-19. Cabe resaltar que el paquete no cuenta con medidas de carácter fiscal. La mayoría de los apoyos se traducen en transferencias en efectivo para cierto grupo de personas y sectores que se han visto más afectados (sector manufacturero, aerolíneas, entre otros).  

El caso mexicano a nivel federal ha sido distinto. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha descartado la posibilidad de reducir los impuestos o bien, otorgar estímulos fiscales a las empresas. Asimismo, el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, recientemente declaró que tampoco habrá descuentos o prórrogas para cumplir con el fisco. Sin embargo, a nivel estatal algunos gobernadores han anunciado la implementación de ciertas medidas en apoyo. Por ejemplo, Guanajuato otorgará una prórroga para el pago del impuesto sobre la nómina, Sonora anunció que los meses de marzo y abril para las empresas con 50 empleados o menos, tendrán 50% de descuento en el pago del ISR, así como la suspensión de actos de fiscalización estatales. En Hidalgo se estableció que para los meses de marzo y abril se exime en 50% el pago del ISR a Mipymes, el 100% del impuesto al hospedaje y que serán suspendidas las acciones programadas de fiscalización en contribuciones estatales para empresas locales.

El apoyo gubernamental a nivel nacional se dificulta dada la situación tan precaria por la que atraviesa la economía mexicana. El año pasado, ésta se contrajo 1%, convirtiéndose en el peor dato en una década, aunado a una baja captación de ingresos tributarios que se continúa agravando. El precio de la mezcla mexicana ha caído considerablemente, acumulando una pérdida de más del 70% desde que inició el año. El peso mexicano ha enfrentado varias semanas de mínimos históricos frente al dólar y algunos pronósticos de crecimiento del PIB para 2020 son tan bajos como -7%. Finalmente, el presidente contribuye a este negro escenario señalando que no tiene intenciones de ajustar el gasto de proyectos onerosos que han sido cuestionados como el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya. 

Es cierto que los incentivos fiscales no cambian drásticamente la situación adversa que los individuos y empresas tendremos que enfrentar en los próximos años. De poco sirven las medidas tributarias cuando hay tal dificultad de generar ingresos. No obstante, las dificultades por las que atraviesa la economía mexicana no eximen a nuestro gobierno de mostrar mayor empatía, apoyo y solidaridad con aquellos individuos, micro, pequeñas y medianas empresas que están luchando contra viento y marea por sobrevivir en estos tiempos. Finalmente, una simple prórroga fiscal no le quita nada a nadie.

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER