Se encuentra usted aquí

El artículo XXI

Miércoles, 29 de Mayo 2019 - 13:00

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

el_articulo.png

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross,  intentó persuadir al gobierno mexicano para que rechace la inversión china en nuestro país, y exigió de nuevo que detengamos la corriente migratoria que se dirige hacia el  vecino del norte.

Alfonso Romo, jefe de la oficina de la Presidencia de México, le respondió al gringo lo siguiente:

  • Quieren ustedes todo, y nada para México.
  • No quieren nuestro tomate ni nuestro acero, pero tampoco quieren que busquemos o que aceptemos otras opciones, como la que nos propone China.
  • México acepta y aceptará toda la inversión extranjera que nos  beneficie.

El actual gobierno mexicano, que aspira a encarnar lo que AMLO proclama  como la Cuarta Transformación, cuenta con un arma poderosísima que, por desgracia, desconoce.

El arma que comparto aquí con ustedes, puede resolver  cualquier problema binacional en materia de comercio, PERO  también puede y debe ser utilizada para detener de una vez el MURO DE CLAIROL TRUMP,  y lograr un verdadero replanteamiento de nuestra relación con los  Estados Unidos de América.

¿Cuántos mexicanos tienen idea de la existencia del Tratado de Guadalupe Hidalgo?

¿Quién lo firmó?

¿Sigue vigente?

Puedo asegurar que muy pocos mexicanos tenemos conocimiento de aquel documento  que se nos  impuso bajo ocupación militar  y con amenazas de mayor violencia y pérdidas para México. (1)

Menos mexicanos (y menos gringos aún), saben que Guadalupe Hidalgo es la ley federal 9 Stat. 922 de los Estados Unidos,  vigente hasta hoy, gracias a la cláusula de la supremacía constitucional de aquel  país.

La famosa clausula es la siguiente:

ARTÍCULO  XXI. “Si desgraciadamente en el tiempo futuro se suscitare ALGÚN PUNTO DE DESACUERDO entre los gobiernos de las dos repúblicas, bien sea sobre la inteligencia de alguna estipulación de este tratado, bien SOBRE CUALQUIERA OTRA MATERIA DE LAS RELACIONES POLÍTICAS O COMERCIALES DE LAS DOS NACIONES, los mismos gobiernos, a nombre de ellas, se comprometen a procurar de la manera más sincera y empeñosa a ALLANAR LAS DIFERENCIAS que se presenten y conservar el estado de paz y amistad en que ahora se ponen los dos países, USANDO AL EFECTO DE REPRESENTACIONES MUTUAS Y DE NEGOCIACIONES PACÍFICAS. Y si por estos medios no se lograre todavía ponerse de acuerdo, no por eso se apelará a represalia, agresión ni hostilidad de ningún género de una república contra la otra, hasta que el gobierno de la que se crea agraviada haya considerado maduramente y en espíritu de paz y buena vecindad SI NO SERÍA MEJOR QUE LA DIFERENCIA SE TERMINARA POR UN ARBITRAMENTO DE COMISARIOS NOMBRADOS POR AMBAS PARTES, O DE UNA NACIÓN AMIGA. Y si tal medio fuere propuesto por cualquiera de las dos partes, la otra accederá a él, a no ser que lo juzgue absolutamente incompatible con la naturaleza y circunstancias del caso.”

  • ¿Qué importancia  tiene este artículo?

Es importante, porque Estados Unidos NO PUEDE LEGALMENTE, tomar ninguna decisión o promulgar ley alguna que afecte las relaciones  con México y los derechos de los mexicanos a ambos lados de la actual frontera,  sin consultar y acordar previamente con México  de buena fe, en espíritu de amistad y de manera exhaustiva.

Ni Clairol Trump, ni el Congreso de Estados Unidos,  pueden actuar contrariando ni violando el artículo XXI de la Ley Federal 9 Stat. 922, o sea, Guadalupe Hidalgo.

De manera que NO pueden construir ningún muro sobre la actual frontera (que  además, NO es definitiva);

NO pueden tratar a los mexicanos como migrantes ilegales;

NO pueden imponer restricciones comerciales sin previo acuerdo de México;

Y si no pueden ponerse de acuerdo con nosotros, NO pueden actuar sin acudir a la instancia que ahora existe, y que es el  Consejo de Seguridad de la ONU.

El presidente López Obrador, debe saber que si  alguien tiene que pedirle disculpas a México,  ese es Estados Unidos, por la guerra de agresión y conquista territorial desencadenada sin causa en nuestra contra para arrebatarnos por la fuerza más de medio territorio.

Tenemos derecho a disculpas y a indemnización porque las consecuencias de esa guerra y ese despojo, se siguen haciendo sentir todos los días sobre los 160 millones de mexicanos que viven al sur de “El Río de los Regresos”, (2) y de los 40 millones de mexicanos que viven hacia el norte, ya sea en nuestros territorios ocupados, o más allá de las auténticas fronteras anteriores a la invasión y despojo cometidos entre 1836 y 1848.

Lo anterior, además de indemnizarnos, y encontrar   la forma de regularizar el tema de soberanía y jurisdicción sobre California, Nuevo México y Tejas, que conforme al Derecho Internacional,  siguen siendo territorio mexicano.

Lo que afirmo aquí,  no es fruto de mi personal opinión, sino verdad legal a histórica.

Baste con leer el discurso  pronunciado ante el Congreso de Estados Unidos por el  Senador Thomas Corwin del estado de Ohio, el 11 de febrero de 1847, durante la guerra contra México, en el que dijo lo siguiente:

“Puede usted arrebatarle esos territorios a México; puede usted retenerlos por el derecho del más fuerte; puede robárselos;  pero un tratado de paz para ese propósito,  firmado legítima y  libremente por el pueblo de México, jamás lo tendrá usted”.

Mientras el tratado de Guadalupe Hidalgo (cuya nulidad es indiscutible) siga vigente,  México debe hacer valer su artículo  XXI.

México ha sido gobernado por una combinación de ignorancia e indiferencia, pero hoy, el presidente López Obrador, NO PUEDE hacer oídos sordos a las palabras de su ídolo, Benito  Juárez,  contenidas en la carta que escribió  el 26 de enero de 1865 desde Chihuahua a Matías Romero que utilicé como prólogo de mi libro “Heridas que no Cierran” (3)  y que dice lo siguiente:

“Que el enemigo nos venza y nos robe si tal es nuestro destino, pero nosotros no debemos legalizar el atentado,  entregando voluntariamente lo que se nos arrebata por la fuerza. Si Francia, Estados Unidos o cualquier otra nación se apoderan de partes de nuestro territorio, y nosotros por nuestra debilidad no podemos arrojarlos de aquí,  mantengamos siquiera vivos nuestros derechos, para que las generaciones que nos sucedan, los recobren.

Malo sería dejarnos desarmar por una fuerza superior pero sería pésimo desarmar a nuestros hijos privándolos de un buen derecho, que más valientes, más patriotas y sufridos que nosotros lo harían valer y sabrían reivindicarlo algún día.”

Así como la ignorancia de la ley no excusa de su cumplimiento, esa misma ignorancia impide el ejercicio de los derechos consagrados en ella.

Guadalupe Hidalgo no es un documento para la hemeroteca o los cajones empolvados de algún desván; es una ley vigente cuyo artículo XXI contiene un arma poderosísima que idealmente puede y debe ser blandida por el primer soldado de la república: el Presidente de México.

El Presidente López Obrador tiene que hacer suya la carta de Benito Juárez, y hacer valer los derechos de nuestra patria a partir de ese simple párrafo, del artículo XXI de Guadalupe Hidalgo.

     ________________________________

  1. Las clausulas II, III y IV de Guadalupe Hidalgo, son como una cinta de video cuyo texto demuestra la nulidad del tratado y la plena vigencia de la soberanía de México sobre California, Nuevo México y Tejas, sobre los que Estados Unidos ejerce la misma jurisdicción que la Alemania Nazi ejerció sobre Francia entre 1940 y 1944.
  2. El Río de los Regresos (The Comeback River) ISBN 978-3-00-055991-4, es mi segundo libro sobre Guadalupe Hidalgo, prologado por el Gobernador Bill Richardson de Nuevo México, que será publicado (Dios mediante) a finales del verano en Estados Unidos. Cualquiera que desee leerlo en PDF lo puede pedir a mi correo electrónico sin costo alguno.
  3. “Heridas que no Cierran” fue el primer libro que escribí sobre los derechos imprescriptibles de México sobre California, Nuevo México y Tejas. El prólogo de ese trabajo es la carta de Benito Juárez a Matías Romero, transcrita en estas líneas.

     _________________

 

Stahringen am Bodensee

Baden Wurttemberg, Alemania

Mayo 25 de 2019

chavezmontesjulio@hotmail.com


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER