Se encuentra usted aquí

El (Art) 123

Miércoles, 02 de Marzo 2016 - 17:30

Autor

daniel_valles.jpg
Daniel Valles

Compartir

art_123.jpg

El artículo 123 de la Constitución política mexicana dice en su fracción VI lo siguiente: “LOS SALARIOS MINIMOS GENERALES DEBERAN SER SUFICIENTES PARA SATISFACER LAS NECESIDADES NORMALES DE UN JEFE DE FAMILIA EN EL ORDEN MATERIAL, SOCIAL Y CULTURAL. PARA PROVEER A LA EDUCACION OBLIGATORIA DE LOS HIJOS. LOS SALARIOS MINIMOS PROFESIONALES SE FIJARAN CONSIDERANDO, ADEMAS, LAS CONDICIONES DE LAS DISTINTAS ACTIVIDADES ECONOMICAS.”

Este es un artículo constitucional que se viola flagrantemente todos los días, en todo el país. Pareciera que a nadie, incluyendo legisladores y a puristas defensores del artículo 3ro y del Estado laico les importa. ¿Por qué? Porque jamás dicen nada. No se escuchan y no se leen  los reclamos a la violación del mismo. Como sí cuando alguna persona que está relacionada con un culto religioso o es ministro de uno se erige para opinar en política. A éste lo reprueban inmediatamente. Imaginen que quisiera ocupar un cargo de elección. ¡Es anticonstitucional! dirían. Exactamente.

Así lo hicieron cuando Vicente Fox (El Memo), besó el anillo del Papa Juan Pablo II, durante su visita a México. O como cuando el gobernador de Chihuahua, en un acto religioso, dedicó a DIOS el Estado que gobierna. A esto le llamo doble discurso de los defensores del estado laico mexicano. No así del estado en que viven de los trabajadores.

El Estado, (como forma de gobierno), tiene su religión. Se llama Laicismo. Y como todos los “ismos”, no acepta competencia. Religa a todos sus miembros a los que adoctrina en un solo credo, en una sola fe. La que administran sus “iglesias”; los partidos políticos.

El Estado es el “todo poderoso y omnipresente”. No tendrás otros dioses ni otra fe, ni religión alguna delante del Estado. El que te dará el sagrado sustento-que quiera-desde la cuna a la tumba. Te educará. Te alimentará, te empleará, te dará vivienda, un sistema de salud y todo tipo de beneficios en su reino, la República. Al final te dará una pensión y un funeral en sus velatorios para que descanses “per secula seculorum”.

México se jacta por ser un Estado Laico. Nuestros políticos, maestros y casi todas las personas sabemos que así es. Que el artículo tercero de la Constitución Política Mexicana, garantiza que la educación aparte de ser gratuita, ha de ser laica. La mayoría de la gente entiende que no será confesional o religiosa. Esto en cuanto a la educación que es regida por el propio Estado. Porque existen cientos de escuelas confesionales que operan legalmente en el país dirigidas por diversas Iglesias. La católica y la evangélica, entre las principales.

Para que se puede hablar de laicidad y saber que en un determinado régimen se practica el laicismo deben por fuerza existir tres elementos centrales: 1.- Respeto de la libertad de conciencia, 2.- Autonomía de lo político frente a lo religioso (Separación Iglesia-Estado). 3.- Igualdad de los individuos y sus asociaciones ante la ley. Es decir no discriminación. Y mire: en México hay libertad religiosa, pero simulada. Una cosa es libertad de conciencia o de creencia y otra el tolerar a quienes creen diferente. En México no se tolera la opinión diferente. Y por el hecho de tolerar algo o a alguien, no le otorga libertad.

Sí tenemos una separación entre el Estado y las Iglesias esto significa que la autoridad ha sido elegida por voluntad popular y no divina. Es decir, por votos, no por designio. Lo que beneficia a todos. No es un separatismo que busca dividir y promover lo autónomo. Mas, las prácticas religiosas están separadas de lo público, confinadas a la vida privada de la gente. A la práctica de culto en lugares cerrados. Sin embargo, no se puede separar una conciencia y decidir qué porque se vive en un estado laico no se deba pensar o regir su vida y sus decisiones públicas por ello. Tomando en cuenta su creencia religiosa. O que alguien me explique cómo se hace.

Ahí El Meollo del Asunto.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER