Se encuentra usted aquí

Efervescente sucesión gubernamental en Quintana Roo

Martes, 22 de Septiembre 2015 - 18:00

Autor

foto_guillermo_vazquez_h.jpg
Guillermo Vázquez Handall

Compartir

En Quintana Roo la oposición al Revolucionario Institucional es materialmente inexistente. Con la división de la izquierda no hay una fuerza o coalición que pueda hacer frente al régimen en el poder local.

Los líderes de las fuerzas opositoras se encuentran más enfrascados en contiendas por el control interno de sus partidos, que en plantear una competencia electoral por la gubernatura.

En este escenario, después de los resultados del reciente proceso electoral federal para elegir diputados al Congreso de la Unión, en los cuales el PRI se impuso categóricamente, todo parece indicar que, independientemente de quien sea el abanderado priista, este partido mantendrá el gobierno de la entidad, razón por la cual la efervescencia que se vive al interior de sus grupos está en el momento más álgido.

Lo anterior porque el gobernador Roberto Borge ha señalado ya quiénes son los aspirantes a obtener la nominación para sucederlo: el diputado federal José Luis Toledo, el presidente del PRI estatal, Raymundo King, junto a los presidentes municipales de Solidaridad, Mauricio Góngora; de Cancún, Paúl Carrillo y el de la capital Chetumal, Eduardo Espinosa.

Para efectos prácticos, el mandatario estatal, quien asume la posición de conductor y árbitro del proceso por la candidatura, ha ejercido el derecho de veto del que goza para frenar las aspiraciones del senador con licencia Jorge Emilio González Martínez “el Niño Verde” y del subsecretario de Turismo del gobierno federal, Carlos Joaquín González.

En ambos casos porque dichos personajes no cuentan con el arraigo necesario, carecen de simpatías locales suficientes y son completamente ajenos a la clase política y social de la entidad.

A pesar de ello, Carlos Joaquín González, medio hermano del todavía secretario de Energía federal y ex gobernador del Estado, Pedro Joaquín Coldwell, quien se especula que pronto será designado embajador en un país europeo, mantiene una postura de franco enfrentamiento al respecto.

Carlos Joaquín, originario de Yucatán, donde ha pasado la mayor parte de su vida, hasta que recientemente por influencia de su familia irrumpió en la política quintanarroense, sigue manteniendo su residencia y la de su familia en la ciudad de Mérida.

Sin embargo, a pesar del rechazo político y social a su aspiración, que se entiende como una afrenta al sentido de arraigo y pertenencia, tanto para la clase social como política del estado, Carlos Joaquín González ha dado cauce a una estrategia de confrontación que a todas luces significa una insubordinación al formato institucional partidista.

Lo anterior es porque, tanto en Los Pinos como en la oficina de Manlio Fabio Beltrones, le han negado las múltiples solicitudes de audiencia que ha solicitado, además de indicarle expresamente que la única vía para poder participar en el proceso por la candidatura, es a través del consentimiento del gobernador Roberto Borge, quien lo ha vetado y dejado fuera del mismo.

Como prueba de ello, hace apenas unos días, en el mensaje político correspondiente a su cuarto informe de gobierno, el mandatario estatal señaló de manera puntual que en la designación del candidato priista a la gubernatura, no hay espacio para los aventureros y que es requisito indispensable contar con el arraigo necesario porque “Quintana Roo es para los quintanarroenses”.

La expresión anterior fue dirigida al “Niño Verde” y a Carlos Joaquín, que fue plenamente ratificada por el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, en declaraciones ante los medios de comunicación al término de la ceremonia del IV Informe de Gobierno.

Aún así, Carlos Joaquín, en su afanoso intento, esgrime como elemento fundamental de su escenario propagandístico que será impuesto como candidato desde Los Pinos, lo cual no sólo es una mentira que ha quedado plenamente demostrada con su exclusión del contingente de precandidatos formalmente aprobados por el gobernador y el comité nacional del partido.

Significa un contrasentido, como lo demuestra su intento de negociar alternamente la candidatura de Morena, misma que le fue negada de manera tajante y su eventual intención de ser candidato independiente.

De tal suerte que la verdadera competencia se circunscribe al escrutinio del gobernador Borge, quien será el que proponga al presidente Peña Nieto la terna final de donde saldrá el ungido.

Se presume que la alineación terminará por ser integrada solamente por el diputado José Luis Toledo, el alcalde de Solidaridad, Mauricio Góngora y el presidente del Comité Estatal del partido, Raymundo King de la Rosa, situación que provoca una gran efervescencia entre sus respectivos seguidores, porque se anticipa que quien sea candidato del Revolucionario Institucional será virtualmente el próximo gobernador del estado.


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER