Se encuentra usted aquí

Donald “Polk” y James “Trump”

Viernes, 10 de Enero 2020 - 10:10

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

donald-polk-y-james-trump.jpg

El 11 de febrero de 1847, Thomas Corwin, senador por el estado de Ohio al Congreso de los Estados Unidos,  acusó al Presidente James Polk por haber lanzado una guerra  contra México, sin la previa aprobación del Congreso de los Estados Unidos, porque esa conducta estaba prohibida por su Constitución.

Corwin dijo claramente que el poder ejecutivo de su país, estaba facultado para hacer cumplir las leyes, PERO NO para dictarlas.

La invasión contra México venía siendo planeada por los gringos desde los tiempos de Thomas Jefferson, y fue tomando forma más concreta con Andrew  Jackson, John Calhoun,  Stepehnm Austin y Sam Houston, entre otros.

La guerra contra México, fue una expedición motivada por la ambición y el lucro (en palabras del senador Corwin). James Polk solamente fue la cabeza visible de un plan largamente programado cuya ejecución era una consecuencia inevitable del famoso “destino manifiesto”.

En este tiempo, las acciones del presidente Trump en contra de Irán, no son idea del anciano de la peluca sin canas.

Donald Trump no llegó a la Casa Blanca por su preparación política ni por sus conocimientos académicos. Trump llegó a la presidencia de su país, gracias a sus dotes histriónicas y a su experiencia televisiva.

Donald Trump no es un estadista, es un entertainer cuyo rating confirma que sus titiriteros acertaron al ponerlo como su muñeco en la Oficina Oval. El presidente de Estados Unidos NO es de ninguna manera, “el hombre más poderoso del mundo”.

Basta recordar el eslogan de Barack Obama: “Yes we can”; can what?

Estados Unidos es gobernado por los lobbies, esos grupos de intereses que además, pueden legalmente (aunque con “grandísimas dificultades”) sobornar a los patrióticos y honestos congresistas y senadores para que emitan leyes a la medida de los intereses que representan esos grupos de poder.

¿Qué haría el gobierno de Estados Unidos si a los iraníes se les hubiera ocurrido asesinar a John Bolton o a Mike Pompeo con unos avioncitos de control remoto?

¿De verdad habrá quién crea que el asesinato de Soleimani ha servido para preservar la paz y la tranquilidad de los gringos?

¡Ahora en 2020, Donald Trump afirma que la muerte del General Soleimani era indispensable para proteger la seguridad de Estados Unidos!

Los demócratas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, acaban de pasar una ley que limita drásticamente la posibilidad de los presidentes para  hacer la guerra, y prohíbe que el poder ejecutivo de ese país emprenda acciones militares sin la previa aprobación de su Congreso.

A mí como abogado, me hace gracia que la líder de la mayoría demócrata Nancy Pelossi haya descubierto el hilo negro con esta “nueva ley” que de nuevo no tiene nada,  porque esa prohibición existe en la Constitución gringa desde 1776.

Para “alguien” en Estados Unidos, la guerra es un magnífico negocio; de otra forma no se explica el gasto incalculable que hacen los gringos en armamento y en proliferación de bases militares por todo el mundo.

¿Cómo sería posible para  Estados Unidos sufragar los gastos que representan sus más de 900 bases militares extendidas por todo el mundo y sus 7 flotas navales que surcan todos los océanos?

Si no hubiera una relación costo/beneficio más que jugosa, no habrían tirado ellos mismos sus Torres Gemelas para hacerle la guerra a Saddam Hussein.

Por la misma razón,  los propios gringos hundieron  el acorazado Maine en la bahía de la Habana en 1898, y el negocio les redituó “nada más” apropiarse de Puerto Rico,  Cuba, Guam y las Filipinas...

Entre 1836 y 1848,  la invasión desatada contra México,  les permitió apropiarse de California, Nuevo México y Tejas, y le proporcionó a Estados Unidos  ganancias estratosféricas que a la fecha siguen disfrutando.

Los gringos no quieren salirse de Siria, porque les viene muy bien chuparse el petróleo sirio con el pretexto de combatir al estado Islámico a cuya creación contribuyeron ellos mismos.

La presencia gringa en la Libia caótica de hoy, obedece a que sus empresas usufructúan el petróleo que Khadafi quería  comercializar en denarios de oro o en euros, desplazando al dólar de Estados Unidos.

Estados Unidos aprovecha también los recursos petroleros de Irak, y por eso, es más que poco probable que los gringos obedezcan la orden del Parlamento iraquí para que se retiren de ahí con sus fuerzas armadas.

Por lo que puede verse sin necesidad de ser demasiado observadores, da igual si el presidente de Estados Unidos es James “Trump” o Donald “Polk”...

     ______________________________________

chavezmontesmessnerjulio@yahoo.com


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER