Se encuentra usted aquí

¿Distractores…? ¿O la Realidad nos Alcanzó?

Jueves, 13 de Febrero 2020 - 11:20

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

menu_del_presidente.jpg

La palabra distractor viene del latín “distracto” que significa "el que aparta la atención…”

El presidente de México tiene, entre sus virtudes, el olfato político para saber captar la atención de la opinión pública y se adueñó, por decirlo así, de los medios informativos. Con sus conferencias mañaneras y las giras de fin de semana impone la agenda mediática. Todos los días encuentra eco entre los que generan opinión y con ello pretende apartar nuestra atención… 

Aplica con sabiduría lo que decía Salvador Dalí: “Que hablen bien o mal, lo importante es que hablen de mí, aunque confieso que me gusta que hablen mal porque eso significa que las cosas me van muy bien”. 

Al parecer al presidente de México no le importa que gran parte de los analistas, comentócratas y opinadores traten de llamar su atención para señalar lo que no anda bien. Asegura que son sus opositores —los ningunea— y con eso le basta. Se llama justificación. Sin duda hay personajes de la vida nacional, dueños de su expertise, que opinan seriamente y preocupados están. ¡Estamos!

De esta manera, todos los días hay sorpresas: ahora el gobierno de la 4T inventa una rifa y la novedad es que no se rifa el avión; ahora que hay que vender las embajadas —el patrimonio nacional a remate—. 

Apunta Federico Reyes Heroles:

“Y en la república de las ocurrencias ¡ahora van por la venta de las embajadas! Un patrimonio que nos ha llevado un siglo consolidar, espacios dignos que representan a México, algunos de ellos reconocidos como referentes arquitectónicos: Berlín, Brasilia, Guatemala, de arquitectos como González de León, Zabludovsky, Serrano, todo a la venta. Por allí han desfilado Alfonso Reyes, Paz, Fuentes, Pitol, García Robles, Sepúlveda, Tello y en lo general un sólido cuerpo diplomático orgullo del país. Muchas compras han sido producto de estudios inmobiliarios para garantizar una buena inversión y ahorrar rentas. ¡A venderlas! Otra vez el síndrome de la 4T: acabar con el patrimonio, a sacar petróleo, carbón, gas, a vender aviones, helicópteros muy útiles, a disfrazar al Estado Mayor, a subastar lo que se pueda, aunque la dignidad nacional esté de por medio. Ya se fueron sobre el FEIP, en el 2020 tendrán que regresar a lo que queda. Niegan que deben generar riqueza para poder repartir. México cuenta con 80 embajadas y 67 consulados, pongamos que valen en promedio un millón de dólares. 150 millones de dólares se van por desconfianza en un minuto con un clic de un fondo de inversión. Vendan todos los coches, los helicópteros, los aviones, las embajadas, pero si la inversión privada y por ende el PIB no crecen, la pobreza se incrementará. El empobrecimiento vengativo de la 4T aumentará la pobreza, demolerá a las incipientes clases medias por no contar con una cobertura médica adecuada, propiciará sufrimiento y muerte por el desabasto de medicinas”. 

Embajada en Alemania Teodoro González de León

Embajada en Alemania Teodoro González de León

Y como prometer no empobrece, en diciembre el Instituto de Salud para el Bienestar dice que estará listo para proporcionar servicios gratuitos a la población que no tiene seguridad social. ¿Habrá suficientes médicos preparados para atender a la población en los hospitales rurales? Lo dudo. 

¿Son todas estas noticias distractoras o la realidad ya alcanzó al gobierno de la Cuarta Transformación que, con las acciones anunciadas, busca recursos hasta por debajo de las alcantarillas, pues pronto no habrá dinero para sus programas sociales que, también hay que decirlo, son fuente de votos? Los especialistas aseguran que mientras no se genere dinero y haya crecimiento económico, en poco tiempo las arcas nacionales declararán la emergencia.

En días pasados se inventa —se crea— el Consejo denominado Programa de Inversión Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico. Se destacó que este órgano es “para sumar esfuerzos, voluntades, y recursos; tenemos que impulsar el desarrollo regional y dar a conocer los planes del gobierno para ponernos de acuerdo y ver cómo nos complementamos, como nos asociamos, los sectores público, privado y social”. 

Mientras el presidente no genere confianza —que debiera ser su principal responsabilidad— ningún programa de Gobierno será exitoso y con los “distractores” anunciados pues… ¿Quién le entra?

Anoche trató de seducir a 100 empresarios para colocar boletos de lotería, con una cena donde seguro solo servirán tamales por aquello de la austeridad. ¿Tuvo éxito…? Pronto lo sabremos.

¿Quién entiende? ¡Yo no…! ¿Usted, valiente lector…?

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER