Se encuentra usted aquí

Diálogo necesario

Lunes, 20 de Junio 2016 - 17:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

enfrentamiento-cnte-oaxaca.jpg

Los muertos y los heridos están ahí; el rencor de los deudos y el miedo también están ahí, los nervios de la policía y de los funcionarios federales y estatales también, pero los hechos son confusos. Finalmente, los enfrentamientos entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y las fuerzas federales y estatales tuvieron un desenlace trágico. Luego de semanas de bloqueos carreteros, quemas de vehículos, daños a edificios públicos y bloqueo de establecimientos comerciales que una y otra vez fueron desalojados o removidos por la policía, la muerte se asomó en Nochixtlán, zona mixteca situada al noroeste de la ciudad de Oaxaca.

El día de ayer, durante el desalojo de una carretera, se dio un enfrentamiento durante todo el día que terminó con seis muertos y más de cien heridos entre civiles y policías. De estos, 41 policías federales resultaron heridos (tres de bala), 14 policías estatales (cinco de bala) y el resto de los heridos son civiles. Hay, además, cinco policías retenidos (tres estatales y dos federales) y 21 civiles detenidos. Los medios, de acuerdo a sus particulares intereses, sea a favor o en contra del movimiento o el gobierno federal, resaltan la información que más les conviene para formar una amalgama de situaciones confusas.

De acuerdo a la versión oficial, dada el domingo por la noche por el gobernador Gabino Cué, el comisionado nacional de la policía federal, Enrique Galindo, y el secretario de seguridad pública de Oaxaca, Jorge Ruiz Martínez, policías federales y estatales desalojaron la carretera y una hora después grupos de “embozados” llegaron a retomarla y empezaron a disparar contra la policía y la población. Los funcionarios deslindaron a la CNTE de los ataques y los atribuyeron a organizaciones como: Frente Popular Revolucionario (FPR), Comité de Defensa de los derechos del Pueblo (CODEP), Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT), Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) y Comuna, una organización liderada por Flavio Sosa.

La versión de la CNTE atribuye los muertos a la “brutal represión” a la que los ha sometido el gobierno federal. Así, sin más. Acusa que los policías dispararon contra la multitud. En una respuesta que dará lugar a muchas acusaciones, el titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Renato Sales, aseguró que los policías federales sólo llevaban toletes y que las fotos que circulan por internet y las redes sociales son falsas. Sin embargo, Enrique Galindo aclaró que sí hubo policías federales armados, pero que estos habían llegado posteriormente y en respuesta al ataque con disparos. Esta contradicción pesará sobre ambos funcionarios.

Por supuesto, los opositores al gobierno federal tratarán de aprovechar estos hechos para arrinconarlo aún más. Por lo pronto, el PAN en el Senado ya anunció que pedirá la comparecencia de Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, de Aurelio Nuño, de Educación, y de Renato Sales, CNS para que aclaren lo sucedido. El PRD y MORENA, por su parte, han exigido que se abra un espacio para el diálogo entre la CNTE y el gobierno federal y que, además, las fuerzas federales salgan de la entidad, como si se tratará de una fuerza invasora y Oaxaca fuera otro país. Salir de Oaxaca significaría simplemente otorgar el espacio para que la sección 22 se recompusiera y dejaría a las fuerzas locales a merced de una organización que las supera.

La tragedia de Nochixtlán será el punto de partida para que la CNTE y sus aliados traten de fortalecerse, como de hecho está sucediendo. Otras localidades de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán podrían sufrir enfrentamientos violentos. 

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha anunciado el envío de más personal para apoyar las labores de investigación y defensa de los derechos humanos de la población. También ha anunciado que dará los informes y resoluciones necesarias. Ha instado a las partes a dialogar y evitar los enfrentamientos. La CNDH debe darse prisa en informar lo que sucedió, ya que es la única instancia con algo de credibilidad. En este caso, su tardanza puede resultar contraproducente. 

Tal vez la sugerencia de la CNDH es necesaria y es hora de sentarse a dialogar con la CNTE, al menos con la idea de hacer una tregua que calme los ánimos de ambos bandos y haga un espacio para el informe de la Comisión. Si es cierta la noticia de que grupos afines comenzaron los disparos, entonces habrá que investigar quienes son y aplicar la ley sobre estos asesinos. 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER