Se encuentra usted aquí

Después de 20 años de Impunidad; en la Industria Hípica nace la Esperanza…

Miércoles, 30 de Mayo 2018 - 16:00

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

foto_1_articulo_30_mayo_2018.png

En 1943 el presidente caballero, Manuel Ávila Camacho, quién inauguro el Hipódromo de las Américas ese mismo año, emitió un decreto para crear la Comisión Nacional de Carreras de Caballos y de Galgos.

Años más tarde, en 1974, Luis Echeverría, “con el propósito de mejorar en lo posible, la organización y funcionamiento de la Comisión, consideró oportuno modificar su integración y adecuar algunas de sus disposiciones específicas a la situación por lo que dictó un nuevo decreto. Este organismo técnico fue el encargado de la supervisión de las competencias de caballos de pura sangre, a fin de asegurar que éstas se verifiquen en términos que protejan los intereses de los criadores, propietarios, jinetes, y al público en general.”

También y como información adicional, en abril de 1946, el presidente caballero creó, mediante un decreto, la “Comisión del Stud Book”, que es el registro genealógico de la raza caballar del caballo Pura Sangre de carrera y este fue encargado al Jockey Club Mexicano, A.C. para que regulara todo lo relacionado con esta especie.

Con estas acciones, los gobiernos de la república ponían los cimientos para que se creara en nuestro país una actividad que iba a generar muchos empleos especializados y una derrama económica importante: la Industria Hípica de Caballos de Carrera con apuesta.

Por desgracia, con eso de que la impunidad se puso de moda —sin el menor recato— en el gobierno de Vicente Fox, Santiago Creel —el flamante asesor del candidato Ricardo Anaya— cuando estuvo al frente de la Secretaría de Gobernación, en 2004, publicó el Reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos en la que —de un plumazo— invalidó las funciones de la Comisión Nacional para implantar, convenientemente para sus intereses, una asociación civil que desempeñara las funciones de la autoridad hípica anteriormente señalada y que ha resultado realmente un buen negocio particular, al servicio de la empresa permisionaria y que ha contribuido, sin duda, al estado en que se encuentran las carreras de caballos en ese centro hípico, ¡son un desastre!

En fin, he escrito y descrito muchas veces en este portal, el triste suceder que tienen al borde de la extinción del caballo Pura Sangre en nuestro país; lo cual es una pena, pues no se han cumplido —y nadie la ha obligado — que la empresa Administradora Mexicana de Hipódromo, S.A. y sus filiales, cumplan con las condiciones por las que se le otorgó el permiso que disfruta.

Para las carreras de caballos, se necesitan cumplir sólo con dos condiciones; que se ofrezcan premios suficientes para que toda la industria crezca y se desarrolle —con la creación de empleos bien remunerados— y que exista una autoridad hípica independiente para que regule la actividad como Dios manda. Estas condiciones, hoy en día no se dan —todos los participantes lo saben— a pesar de los pequeños esfuerzos que hace un grupito de caballistas que se “adueñaron de las riendas” y acuerdan con la empresa y en mi opinión, lo están haciendo muy mal.

Ahora —el arreglo a que llegaron— es que los caballistas aporten para los premios: ¡una auténtica aberración! En fin…

foto_2_articulo_30_mayo_2018.jpg

Igor, el caballo de Germán Larrea, ganando el Hándicap de las Américas de 2018

Ahora les platico una historia y comunico buenas noticias.

Hace tiempo le solicitamos a la Dirección General de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación que invalidara las funciones del “negocito” que armó Mr. Santiago Creel junto con su amigo el licenciado Manuel Pacheco y el ingeniero Jose Manuel Alavéz, apoderado en ese entonces de la permisionaria, del cual me dicen —inexplicablemente— todavía manda en ese negocio.  

Por supuesto, la Secretaría de Gobernación de Miguel Ángel Osorio Chong y su director (de Juegos y Sorteos), un tal Luis Felipe Cangas, pusieron trabas y sin dilación —conociendo cómo se las gastan— empezamos un largo y tortuoso litigio judicial. 

Solo cabe un comentario fuera del tema; será que por este tipo de acciones y la impunidad que gozan quienes toman decisiones y nos gobiernan —y nos tienen hasta el gorro— por ello muchas personas quieran votar por don Andrés Manuel López Obrador. Sólo lo apunto…

Dos o tres años después —ya ni sé— el Décimo Sexto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa —tres magistrados— acaban de otorgar a la Asociación Civil que represento (la UNION, que es la única asociación civil que ha negociado a lo largo de seis años con cinco distintos directores de Juegos y Sorteos para que la autoridad obligue a la permisionaria que cumpla con sus obligaciones), nos otorgó decía, el Amparo y Protección de la Justicia Federal en contra de una resolución que dictó la Sexta Sala Regional del Tribunal Federal de Justicia Administrativa y ahora  —otros tres magistrados— al tomar en cuenta la resolución del Tribunal Colegiado, rectifican y resuelven la “nulidad de la resolución impugnada”; es decir; le ordenan a la Secretaría de Gobernación —ahora al mando de Alfonso Navarrete Prida y del caballeroso director de Juegos y Sorteos, Eduardo Cayetano Cacho Silva, que se pronuncie al respecto y emita una nueva resolución.

Hemos solicitado a la Secretaría de Gobernación y transcribo parte de la solicitud que le hicimos a don Eduardo: “dada esta circunstancia, solicitamos que la Dirección a su digno cargo, vuelva a recibirnos a la brevedad posible, para poder entregar y discutir en su caso, el proyecto que tenemos para poder contar con una autoridad hípica conformada de acuerdo con las normas y prácticas internacionales que garantice la equidad y buen funcionamiento que se requiere en la Industria Hípica de carreras de caballos”.

“Tenga usted en cuenta que lo único que deseamos es no seguir manteniendo una controversia legal que en nada sirve a nuestro propósito esencial que es rescatar del estado que se encuentra la Industria Hípica Nacional, en particular dentro de la planta hípica del Hipódromo de las Américas”.

A reserva de otras acciones que estamos por emprender, esperamos que el Director General de Juegos y Sorteos resuelva pronto nuestra petición para que, con una autoridad hípica independiente, las carreras de caballos Pura Sangre renazcan con bases sólidas y la impunidad se erradique en esta industria moribunda.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER