Se encuentra usted aquí

De Frontera a Frontera: Maquillando las cosas

Miércoles, 12 de Junio 2019 - 12:25

Autor

manuel_de_j._ruiz_nettel.jpg
Manuel de Jesús Ruiz Nettel

Compartir

de_frontera_a_frontera-_maquillando_las_cosas.png

El día de ayer en el Noticiero de TELEVISA con Denise Maerker Salmón, vi una nota que trata de hacer creer a los mexicanos que los centroamericanos están trabajando aquí en Tapachula en las fincas de banano.

Verdad a medias, porque la historia de la relación de los mexicanos de la frontera sur con los centroamericanos es difícil.

Al hablar de los centroamericanos primero debemos de diferenciar a los elementos de esas naciones y la relación se ha dado así.

Los mexicanos de la frontera sur, ya sean empresarios comerciales, amas de casas o dueños de las grandes fincas si oyen que los o las que buscan trabajo son hondureños o salvadoreños de tajo es dicen que no hay trabajo.

Esto se da porque la historia ha enseñados a los chiapanecos fronterizos que los hondureños son en extremo violentos y los salvadoreños son traicioneros. Los habitantes de esas dos nacionalidades sienten odio por los chiapanecos y los mexicanos, así de simple. Esto se ha dado durante toda la historia de vida que me ha tocado vivir.

Para muestra dos ejemplos: Bien recuerdo cuando éramos niños y íbamos a visitar a mis primos para jugar allá por la 11 calle oriente y 11 avenida norte a dos o un predio de la escuela primaria que está en esa esquina vivían dos ancianos que contrataron a una pareja hondureña, hombre y mujer, él ayudaba en todo lo referente a mandados y tramites, ella a todo el trabajo doméstico. En el tiempo que les tomo ganarse la confianza de los ancianos conocieron todo lo que había de robar en la casa y quienes visitaban a los ancianos… nadie. Solamente los vecinos los veíamos porque en las tardes sacaban las sillas para tomar el fresco y platicar con el pasaba, antes nos conocíamos todos.

Un día a los viejitos nadie los volvió a ver, la casa estaba silencio hasta que el olor de la muerte dio la alarma a los vecinos. Se habían robado todo lo de valor y el automóvil de la casa un Impala de modelo atrasado, vaciaron las cuentas bancarias de los viejitos y ahí los dejaron asesinados a cuchilladas. De los empleados hondureños ni rastro. Solamente recogieron los cuerpos y los crímenes quedaron impunes.

Así han sucedido cientos o quizá miles de casos de extrema violencia que involucra a hondureños.

En el caso de los salvadoreños, la historia ha enseñado que son buenos para el asalto y el robo.

Las personas de estas dos nacionalidades evolucionaron en su vida criminal y vinieron a formar clicas en Tapachula, que han protagonizado verdaderos casos de violencia que rebasan la comprensión de los Tapachultecos y de la población de los otros municipios fronterizos.

No es por generalizar, pero son casos recurrentes durante la historia de la frontera sur con los hondureños y salvadoreños.

En cambio, la historia con los guatemaltecos es diferente. Son gente de trabajo, muy honrados y educados. Claro hay sus excepciones como con los mexicanos, pero en su inmensa mayoría los guatemaltecos son así.

Desde que tengo uso de razón las empleadas domésticas de todo Tapachula de los municipios fronterizos han sido de nacionalidad guatemalteca. Vinieron desde muy niñas y crecieron quedándose a hacer vida en nuestra ciudad.

Antes cuando era niño, las fincas cafetaleras, algodoneras y bananeras contrataban trabajadores del estado de Oaxaca hasta que un día dejaron de venir a nuestro municipio, los enganchadores comenzaron a decir que los Oaxaqueños se estaban yendo a vivir y trabajar a los Estados Unidos… ya no regresaban. Este momento coincidió con el cambio de cultivo impuesto por el Gobierno Federal de Algodón a Soya y esto acabo con la bonanza del campo Tapachulteco. Muchos campesinos aprovecharon ese boom económico para mandar a sus hijos a estudiar, por lo que cuando llego el cambio de cultivo desaparecieron los trabajadores locales y los jornaleros oaxaqueños también.

La escases de trabajadores también afecto a los bananeros y a los cafetaleros, que voltearon a ver a Guatemala y es ahí cuando nace la historia de los jornaleros agrícolas guatemaltecos que se sumaba a la historia de las empleadas domésticas de esa nación.

Así pues, desde la naciente década de los ochenta hasta nuestros días, los trabajadores guatemaltecos han encontrado su manera de vivir y progresar en los municipios fronterizos. Las especialidades de los trabajadores guatemaltecos siguen siendo las mismas, pero han empezado a repuntar los trabajadores especializado en la maquinaria industrial del café y la hidráulica de tractores y máquinas de levantamiento de carga pesada.

Todos estos trabajadores van y vienen desde sus comunidades cada semana o cada quincena a sus lugares de trabajo en Tapachula, no les piden ni papeles.

Cuando les preguntas a estos guatemaltecos o guatemaltecas ¿Cómo es que vienes a trabajar a México si el Peso vale menos que el Quetzal? La respuesta es invariable… ¡Aquí pagan más por el trabajo!

Por lo que no es nada nuevo la nota del noticiero de TELEVISA con Denisse Maerker, ya que los guatemaltecos y los municipios fronterizos están hermanados en muchos sentidos.

El problema por el que los migrantes hondureños y salvadoreños huyen de su tierra es porque la violencia de la Mara Salvatrucha y la Barrios 18 es extrema. Ellos mandan en las colonias de esos países, mientras las autoridades de todo tipo son simples observadoras y administradoras de las muertes que se dan todos los días. Ese el problema allá, igual de grave como en la CDMX o cualquier otro municipio dominado por los Ejércitos de las bandas de la delincuencia organizada. ¡Así que no maquillen las cosas!

Cuando lleguen el próximo lunes los 6 mil elementos de la Guardia Civil a imponer las leyes de migración mexicana y controlar los pasos irregulares de la frontera con Guatemala, verán cómo se alborota el avispero en la Frontera Sur. Veremos y escucharemos la violencia que se generará porque, aunque no se crea aquí en Tapachula y los municipios fronterizos están asentadas todas las denominaciones de la delincuencia organizada, solo que aquí, dice la Vox Populi, habían mantenido tranquila la plaza porque aquí pasa de todo por esta frontera.

De momento aquí en Tapachula todo es hermetismo con respecto a la Guardia Civil y su arribo. Todos se preguntan ¿a qué hora el lunes harán su arribo? ¿Dónde se van a acuartelar? Si se quejaron de que sus casas de campaña escuela se inundaban, el trabajo aquí no será un paseo por el parque.

Los Guardias Civiles enfrentaran a las mafias que pasan de todo por el rio Suchiate, desde aquí hasta en toda la frontera prácticamente o solo “vigilaran los cruces ilegales visibles y los puentes internacionales”. Como boto de muestra, desde aquí hasta Pavencul, el poblado más alejado de Tapachula y que es frontera con Guatemala y desde donde se ve la parte posterior del Volcán Tacaná el comercio fronterizo sin intervención de Aduanas es diario y constante.

 Así que la Guardia Civil va mojarse mucho más de lo que se mojó en sus aulas de campaña que se “inundaban”.

Con el Bando dando…

El día de ayer les comentaba que, en nuestra ciudad, desde que el SR. Presidente Municipal de Tapachula Oscar Gurria Penagos dio a conocer que teníamos un nuevo Bando Municipal y que se iba a implementar poco a poco.

Este Bando Municipal de nueva cuenta llevo a que un grupo intersecretarial de funcionarios de municipio volviera a salir a las calles a limpiar de ambulantaje el centro de la ciudad.

El nuevo Bando Municipal de Tapachula dice:

Artículo 62. El ejercicio del comercio ambulante requiere la autorización correspondiente del Ayuntamiento y sólo podrá realizarse en las zonas y bajo las condiciones que el reglamento respectivo establezca, el cual deberá considerar el catálogo de lugares prohibidos para ejercer cualquier acto de comercio ambulante.

Queda estrictamente prohibido el comercio ambulante en el parque central de Tapachula y sus calles aledañas delimitadas dentro del siguiente polígono: Del cruce del inicio de la central poniente con el inicio de la central norte, definida como “esquina del parque bicentenario” a la esquina de la octava norte, de esa ubicación a la esquina de la diecisiete oriente y de esa ubicación al cruce con la esquina de la central norte y de esa ubicación al inicio del polígono, cruce del inicio de la central poniente con el inicio de la central norte.

Por lo que, los Tapachultecos volvemos a gozar de un primer cuadro limpio y seguro sin los ambulantes que desde antaño se habían apropiado de las calles del centro de la ciudad… Tal y como pasa con el Rastro de la ciudad.

El Sr. Presidente Municipal Oscar Gurria Penagos informó a los Tapachultecos que el combate a l ambulantaje será permanente ya que el Nuevo Bando Municipal así lo señala y lo sanciona.

Poco a poco avanzaremos en la aplicación del Bando Municipal, para que los ciudadanos sepan que ahora en Tapachula el orden dará como resultado una ciudad más segura, finalizó diciendo el Presidente Municipal Gurria Penagos.

Todos debemos entrarle al Nuevo Bando Municipal, para que lleguemos a ser una ciudad de primer mundo.

Descarga el Nuevo BANDO DE POLICÍA Y GOBIERNO DEL MUNICIPIO DE TAPACHULA, CHIAPAS en:

http://www.sgg.chiapas.gob.mx/po2018/archivos/descargas.php?f=C-037-05062019-1131.pdf

Conócelo, estúdialo y aplícalo en tu vida diaria, para que así vivas impartiendo orden en nuestra ciudad.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER