Se encuentra usted aquí

De Frontera a Frontera: Inconscientes

Miércoles, 13 de Marzo 2019 - 13:55

Autor

manuel_de_j._ruiz_nettel.jpg
Manuel de Jesús Ruiz Nettel

Compartir

de_frontera_a_frontera.png

En Tapachula se está dando un fenómeno que es una réplica del fenómeno a nivel nacional en el que creen que los nuevos gobernantes son mesías o magos que con una palabra o con una varita bajo la manga resolverán todos y cada uno de los problemas que vivimos hoy por hoy en nuestro municipio.

Así pues, al Dr. Oscar Gurría Penagos le tildan de que no puede resolver los problemas que vive Tapachula. Esta aseveración de un grupo mínimo de Tapachultecos no es nada apegada a la realidad. Les voy a decir porque…

Problema de la Basura. La basura es el talón de Aquiles de todas las administraciones municipales en todo el país. Una tarea de nunca acabar, donde el gobierno municipal limpia lo que los ciudadanos o llámele usted el pueblo sabio ensucia. Estos van a tiran la basura a su paso sin importarles nada, ni las miradas de desaprobación de algunos ciudadanos que tienen algún grado de concientización. ¡Les vales! Tiran la basura donde se le pegue su gana, al fin y al cabo, la calle es libre, dicen. Así pues, es responsabilidad de todos los Tapachultecos guardar su basura y depositarla en lugares puestos para eso, desgraciadamente no hay muchos botes de basura para hacer esto, porque lo que si fuéramos una sociedad Tapachulteca educada guardaríamos la basura que generamos al hacer nuestros recorridos y tiraríamos nuestra basura en nuestra casa. Ahora bien, que hacemos con la basura de nuestra casa. En la actualidad acarreamos verdaderos esclavos de la basura dominados por sindicatos al servicio de los Presidentes municipales del pasado, que los usaron como ayuda en la recolección de la basura de nuestras casas, a los cuales no les pagan nada, los explotan, y demás cuestiones que denigran la condición humana de los recolectores ambulantes de basura. La basura que generamos es un negocio redondo y millonario, el cual oculta en los fétidos y oscuros centros de recolección la bajeza de la condición humana… la explotación y la esclavización. Esto debe de acabar.

En fechas reciente corrió la información no confirmada de un supuesto contrato para arrendar un número indeterminado de camiones para cubrir todo el municipio, luego, luego los críticos de Oscar Gurria pegaron el grito en el cielo. Acusaron fraude a gritos, pero ninguno acusó directamente esto en las instancias legales. Esos ignorantes y los demás que ven mal este tipo de acuerdos, no sabe que, en el extranjero en las ciudades de primer mundo, los gobiernos municipales tienen liberado el negocio y la recolección de la basura mediante contratos directos con los gobiernos de esas ciudades. ¿Saben quién paga por la recolección de basura en esas ciudades de primer mundo? La ciudadanía o pueblo sabio de esa ciudad y estos ciudadanos buscan que sus ciudades estén limpias.

De ser cierto este tema de la renta de camiones para la recolección de basura, el que pagaría este servicio seria el municipio y los Tapachultecos no pagarían ni un peso. Podría seguir con este problema, pero me acabaría mi espacio de análisis. Este problema tiene una solución y ¡es que te involucres para ser más limpio no solo bañándote!

El Agua. Como ustedes viven en su mundo pequeño y no se dan cuenta que la mayor amenaza que vive la raza humana (Chairos, Fifís, PANistas, PRIístas y demás clanes) es la falta de agua potable y el agua de riego para los cultivos y los animales que se volverán alimento para ti y tu familia.

Los efectos de la escases de agua se ve en todo el mundo, por contaminación o por cuestiones políticas. Para ejemplo un botón: Ante la ineptitud de la Dictadura Socialista de Nicolás Maduro y lo sucio que son los habitantes de Caracas en Venezuela, el agua disponible ante la falta del suministro en los grifos de la ciudad, los Caraqueños han buscado no morir de sed y han ido a sacar agua a un rio que cruza la capital venezolana, el Rio se llama Guaire. Es un rio igual de contaminado y “podrido” que el Rio Coatán, el Rio Coatancito, el Rio Tiplillo, Rio Texcuyuapan y el Rio Cahoacán en Tapachula. Desgraciadamente, a como se portan los ciudadanos del Pueblo Sabio de Tapachula llegaremos a tomar de esa agua en un acto de desesperación colectiva. De este panorama, no son culpables las autoridades, sino los Tapachultecos que tiramos basura en las calles y los drenajes de los habitantes de las riveras de estos ríos tristemente “podridos”. Esto no es solo en la ciudad, sino que el problema de la contaminación por los humanos de los ríos viene desde la sierra chiapaneca.

La Inseguridad. En el combate contra la inseguridad los órdenes de gobierno hacen lo siguiente: el municipio con su Policía Municipal interviene en lo que se encuentra a su paso en las calles patrullando, el gobierno estatal con su Policía Estatal puede investigar e interviene en lo que se encuentra en sus patrullajes en los municipios del estado. La Fiscalía del estado con su policía investigan y detienen.

El ciudadano del pueblo sabio en nuestro país no tiene el derecho por ley de hacer un arresto ciudadano, pero cuando puede lo hace ya que ante tanta inseguridad los mismos ciudadanos son los que están ayudando.

La única arma que tenemos los ciudadanos es denunciar de frente o anónimamente algún delito. Hay que usarla. Conozco gente que investiga los casos y denuncia anónimamente teniendo un 50% de efectividad al lograr que detengan a los delincuentes.

La única clave para afrontar la delincuencia es mediante la unidad que podamos tener con las autoridades de los 3 órdenes de gobierno para luchar en contra los delincuentes.

Para finalizar, la Voz Populi piensa que nadie tiene la verdad absoluta y que cada ciudadano tiene que ser responsable sino esto se ira “podrir” como los ríos de Tapachula. Ninguna autoridad es responsable de cambiar o no a las ciudades si los ciudadanos no hacen su parte. Así pues, ni López Obrador, ni Oscar Gurria, ni Rutilio Escandón son magos para resolver los problemas que hemos heredados de vale madristas generaciones acostumbradas a que los gobernantes hagan lo que pueden y criticarlos por ello, sin que nadie se haga responsable de sus propis actos y respete al de al lado. Podremos exigirles a nuestros gobernantes hasta que nosotros mismos seamos entes responsables y de confianza.

Y como dijo José López Portillo… “La solución somos todos”.



Número 26 - Febrero 2019
portada-revista-26.png
Descargar gratis