Se encuentra usted aquí

De Frente y Claro - Morena Corrupción. Cinismo del Peje, Batres y González Schmal

Jueves, 20 de Noviembre 2014 - 17:30

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

 

Bien lo decía José López Portillo, “lo peor que nos puede pasar es convertirnos en un país de cínicos”, y ya sucede.

Claro ejemplo es la denuncia que el presidente Nacional de Morena, Martí Batres, y Jesús González Schmal, representante legal del peje moreno López Obrador, hicieron en la Procuraduría General de la República (PGR), al Presidente de la República Enrique Peña Nieto, por el presunto financiamiento ilícito de su campaña y por actos de corrupción derivado la adquisición de la residencia denominada "La Casa Blanca". Agregando que se suma a la compra del voto en regiones como Guerrero, con financiamiento ilícito se compraron miles y miles de votos a favor de Enrique Peña Nieto; también parte de las denuncias que se hacen tienen que ver con el hecho de que se dio un régimen de corrupción.

Batres dijo que esto es apenas la "punta del iceberg" de la corrupción que se vendría en caso de que llegara a concretarse la reforma energética. Por su parte, González Schmal comentó que la denuncia se basa en la concatenación de otros hechos denunciados, primero durante la administración de Felipe Calderón y en esta gestión.

En verdad este trio de cínicos, el Peje-Moreno y sus lacayos Batres y González Schmal, no tienen vergüenza, con qué cara van a hacer una denuncia de supuesta corrupción, porque todavía falta que lo comprueben, cuando los tres han estado envueltos en, eso sí, corrupción comprobada.

Iniciamos con Batres, fue uno de los protagonistas, en el escándalo que significó la repartición con fines clientelares de leche Betty. Y aunque como diputado local en 1998, fue investigado por la repartición de la leche Betty a sectores populares, la cual según la Profeco, estaba contaminada con heces fecales, junto con Miguel Bortolini, Batres fue investigado por la Comisión de Garantías y Vigilancia del PRD por la distribución del lácteo contaminado y por un presunto fraude de los recursos en la ALDF, y nada se le hizo.

Tampoco podemos olvidar su nefasta participación en el CEU movimiento al interior de la UNAM que se opuso a una reforma en esta Institución que el Dr. Jorge Carpizo como Rector, intentó llevar a cabo. Batres junto con Carlos Imaz, Imanol Ordorika y Antonio Santos, llevaron a paralizar a la UNAM.

Asimismo cuando fue Batres dirigente de su partido en la Delegación Benito Juárez en 1996, se dedicaba a exigir a la Delegación espacios para ambulantes, estando prohibido el ambulantaje, así como recibir materiales para autoconstrucción que terminaba vendiéndolos.

Y continuó su racha de corrupción en el GDF, como Secretario de Desarrollo Social, la misma Contraloría General del GDF en septiembre del 2010, detectó que el 5% de los recursos asignados a los programas sociales presentaban desvíos. El Contralor Ricardo García Sáinz, afirmó que las fallas más comunes estaban concentradas en los programas de Adultos Mayores que en el 2011 maneja un presupuesto de 5 mil 200 MDP y Prepa sí, con 1,230 MDP. Las irregularidades respondían a domicilios y personas inexistentes, así como a otros casos, en que no cumplían con la serie de requisitos determinados para un programa social.

También había problemas con el padrón único de 5.5 millones de beneficiarios que engloba la Red Ángel. Sólo habló de tres programas sociales, pero preocupaba lo que sucedía, porque el GDF manejaba 750 programas de apoyos para los habitantes del DF a través de las secretarías de gobierno, institutos y las 16 delegacionales.

Para las dependencias, a excepción de las Delegaciones, se etiquetaron en el 2010, 39 mil millones de pesos, de los 129 mil millones del presupuesto asignado a la administración local. Y preocupaba aún más que si en el gobierno central se presentan estos desvíos, en los programas administrados por delegaciones ni siquiera existen reglas de operación. Finalmente nada se aclaró ni hizo al respecto en el 2010. La gran duda es, si había desvíos de recursos de programas sociales, ¿A dónde iban esos recursos? Con Martí Batres en desarrollo social, pudieron ir a apoyar a su jefe el Peje López o a respaldar la precampaña de Ebrard.

Pero más grave aún, el caso de los niños desaparecidos del albergue Casitas del Sur, en el que sin nunca explicar por qué, Batres siendo Secretario de Desarrollo Social le daba dinero a este albergue a través del Instituto de Asistencias e Integración Social.

Por ello el entonces presidente de la Comisión de Derechos Humanos del D.F., Emilio Álvarez Icaza, calificó como una simulación absoluta el compromiso de la Secretaría de Desarrollo Social del DF y el Instituto de Asistencia e Integración Social sobre la disculpa pública para las familias de los 11 menores desaparecidos del albergue Casitas del Sur.

Finalmente Jesús González Schmal, tiene un historial de haber dejado a su partido al PAN para irse al PRD y ser oficial mayor con Cuauhtémoc Cárdenas en el gobierno del DF, y tuvo que salir penosamente cuando publicó una falsa lista de supuestos aviadores que seguían cobrando de la anterior administración, resultando ser de exfuncionarios. Esta es la Corrupción real en Morena que pretenden esconder haciendo denuncias que sólo son cortinas de humo.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER