Se encuentra usted aquí

De Frente Y Claro: Desapareció el Seguro Popular

Jueves, 15 de Agosto 2019 - 13:00

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

de_frente_y_claro-_desaparecio_el_seguro_popular.jpg

En el mes de julio del 2018, publiqué que preocupaba y mucho que quien fuera Secretaria de Salud con AMLO siendo jefe de gobierno, Asa Ebba Christina Laurell, ocupara nuevamente el cargo ante el triunfo de Claudia Sheimbaum como jefa de gobierno, por haberse incorporado a su campaña. Y lo señalé por los pésimos resultados que tuvo en el cargo. Pero no fue así, sino peor, porque estaría en el gabinete de AMLO, y que quienes pagaríamos esta pésima y grave decisión, seríamos todos los mexicanos.

SU MISIÓN, ACABAR CON EL SEGURO POPULAR

Ya como parte del equipo de transición de AMLO, Asa Ebba Christina  acudió a las oficinas de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, (CNPSS) más conocido como Seguro Popular, área por demás de enorme importancia en la atención de millones de mexicanos, los más necesitados, aquellos que no tienen atención médica del IMSS e ISSSTE y mucho menos para pagar servicios médicos particulares, al vislumbrarse que ella sería subsecretaria de Salud.

Y aunque el Seguro Popular no estaba bajo la responsabilidad de la Secretaría de Salud, no debemos olvidar que se dio a conocer un documento de discusión que contenía el Plan de Transición al Sistema Único y Público de Salud 2019-2024, signado por la propia Christina Laurell, donde se establecía como primera acción, que el Seguro Popular pasaría a la Secretaría de Salud federal.

Llamando la atención que Asa Cristina Laurell “le diera prioridad” a la información de la nómina del personal, y el costo que tiene para el presupuesto de la institución. Y para su sorpresa, supo que un alto número de los empleados de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, son parte del Servicio Profesional de Carrera, y que no los pueden remover por el libre arbitrio del secretario de Salud.

Necesario recordar que AMLO no quería el Seguro Popular en la Ciudad de México, y por sus pantalones, el Seguro Popular que se aplicaba en beneficio de la población en 31 estados del país, la ciudad de México era la única en donde no lo estaba, ya que el afirmaba que no se requería porque en la ciudad todos tenían derecho a medicinas y atención médica gratis. Pero como es su natural forma de ser, después cambió su decisión dado que le causó severas críticas y terminó aplicándolo, aunque, insistía que el servicio fuera gratuito, no entendía que el 94% de los beneficiados no lo pagaban

ASA EBBA CHRISTINA LAURELL

Ante esta lamentable noticia de quien ya es subsecretaria de salud con AMLO, y quién se encargó de estructurar la desaparición del Seguro Popular, es importante recordar parte de su pésima labor como secretaria de salud en la administración de AMLO en el gobierno de la ciudad de México, y que seguramente por ello la premia AMLO con el nuevo cargo. Recordando que es nacida en Suecia y naturalizada mexicana en 1971.

Pero retomemos como fue atención a la salud en la ciudad de México con Asa Ebba Christina Laurell: “La CDHDF recibió de enero a noviembre del 2004, 626 quejas contra autoridades de la Secretaría de Salud capitalina, era la cuarta dependencia más señalada por los ciudadanos, debido a la pésima atención en hospitales. De 2002 a 2003 registró un aumento de 26% en las quejas y en 2004 se reportó un alza de 42.5% respecto al año anterior.

Existiendo falta de medicamentos y de personal para que esa dependencia operara de acuerdo con las necesidades de los habitantes, quienes muchas veces no fueron atendidos en forma adecuada, a pesar de las denuncias interpuestas.

Por otra parte, debido a las obras de remodelación del Hospital Pediátrico Azcapotzalco, los médicos dejaron de dar consulta general a los niños y sólo los atendían en caso de emergencia. Para recibir consulta, tenían que acudir al centro de salud más cercano, y en algunos casos no eran recibidos a pesar de permanecer por casi una hora formados para obtener una ficha en el Pediátrico, porque no eran emergencias, sumándose a ello, que no eran suficientes los aparatos y el instrumental médico, dado que no contaban con incubadoras.

Y qué decir de los Trabajadores del Hospital Pediátrico Legaría quienes tuvieron que vender tacos de guisado en el área de espera para recaudar fondos y comprar botes de leche en polvo, que el Gobierno del Distrito Federal no había abastecido desde hacía varios meses. ¿Sería acaso porque los niños no lo apoyan con su voto?

Asimismo en los hospitales del GDF se cobraba la consulta, medicamentos y muchos de los equipos no funcionaban como los respiradores artificiales. En su cuarto informe Asa Ebba Christina Laurell, secretaria de Salud, ante la ALDF, señaló que el 41.5% de los que se atendían debían pagar consulta externa, el 50.6% servicios como Rayos X y el 23.7% estudios de laboratorio. Y preocupaba que en el sistema de salud del GDF, la mitad de sus hospitales tuvieran equipos con antigüedad entre 15 y 40 años. Que Había un desabasto de medicinas del 30%, los acompañantes de los pacientes debían buscar los medicamentos en farmacias particulares, Hubo casos, como el de una mujer que tuvo que dar a luz en el suelo del baño del Hospital de Iztapalapa, porque llevaba dos horas esperando a que la atendieran.

Los tabuladores publicados en la Gaceta Oficial indicaban cuotas desde los 35 hasta los 626 pesos por un parto, hasta los 908 pesos por una cesárea. Dependiendo del nivel socioeconómico que el paciente tuviera.

Las carencias no sólo se daban dentro de los hospitales. Las ambulancias, tampoco contaban con medicamentos suficientes ni con aparatos para atender casos que ameritaran traslado. Llegándose al extremo que para inmovilizar el cuello de un accidentado debieron utilizar pedazos de cartón o madera.

Está crítica situación se vivía, sin que a AMLO le importara que con la salud no se jugaba porque estaba en riesgo la vida, la vida de los alrededor de 4 millones de ciudadanos que asistían a los hospitales de gobierno de la ciudad y que son de los más pobres, que no cuentan con ningún servicio de salud, sin poder muchos de ellos pagar las cuotas que cobraban. Mintiéndoles afirmando que eran los más importantes para su gobierno.

Asimismo, sólo en el 2004 más de 20 parturientas, algunas inclusive con la fuente rota, tuvieron que peregrinar en 4 o 5 hospitales del GDF y no fueron atendidas. El desabasto de medicamentos, material quirúrgico y falta de personal, es cosa de todos los días.

Posteriormente a la salida de AMLO del gobierno de la ciudad para ser candidato a la Presidencia de la República, las cosas no cambiaron. Alejandro Encinas jefe sustituto de gobierno afirmaba que se atendían y daban medicamentos gratuitos a 740 mil familias que sumaban alrededor de 3 millones de personas. Pero cómo creerle si se denunciaba que la Secretaría de Salud no compró 18 mil vacunas contra el neumococo para el mismo número de niños capitalinos de escasos recursos, a pesar de contar con 3 mil millones de pesos, para tal efecto. Esto lo denunció el secretario de la Comisión de Salud y Asistencia Social de la ALDF, Juan Antonio Arévalo, señalando que el neumococo es la primera causa de muerte en los niños no sólo en la capital sino en el mundo. Pero Alejandro Encinas afirmaba en la ALDF que la aplicación de la vacuna iniciaría en octubre de ese año.

Tampoco se había realizado ninguna campaña que informara a la población del programa de vacunación, por lo tanto se desconocía cuándo iniciaría su aplicación a los niños de escasos recursos de nivel preescolar que eran 290 mil.

El neumococo es una bacteria que puede causar infecciones muy graves como la meningitis que afecta el cerebro, también provoca circulación de bacterias en la sangre, pulmonía, sinusitis y la otitis media que afecta los oídos. El neumococo ocasiona cada año 1500 casos de meningitis, 3 millones de casos de otitis media y es el responsable del 70% de las neumonías. Y junto con la influenza, eran en el país la tercera causa de muerte infantil.

Ante este gran peligro para la niñez no le importaba ni al jefe de gobierno sustituto Encinas, ni a la secretaria de Salud Asa Ebba Christina Laurell, dado que después de la denuncia, la Secretaría de Salud admitió que no adquirió la vacuna antineumocóccica heptavalente, pero sí la polivalente, la cual defendió porque es más barata y a su juicio mejor, indicó que adquirió 29 mil dosis de vacuna antineumocóccica. La gran duda, ¿fue cierto?. ¿Por qué no lo informaron, por qué esperar hasta que se denunció?

Completando el cuadro, a la titular de salud se le citó en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal para que informara sobre la donación de 50 mil preservativos al PRD, etiquetados para promover la defensa del Peje López ante el desafuero, cuando en las diferentes clínicas y centros de salud de la Ciudad había desabasto de preservativos. Esta campaña de apoyo fue negada por el Peje, a pesar de que cuando se lo cuestionaron, tenía uno en la mano”. (La información es parte del libro “10 Años de Caos y Corrupción en la Ciudad de México”, de Carlos Aguila Franco y Luis M. Salgado)

Todo lo anterior es sólo parte de los pésimos resultados de Asa Cristina Laurell como secretaria de Salud en la ciudad de México. Es por ello que preocupa y mucho que AMLO la haya designado Subsecretaria de Salud. ¿En manos de quien estará la salud del país? ¿Será ese el cambio que prometió Morena y la Cuarta Transformación? Ustedes que piensan estimados lectores.
 

carlosaguila_franco@hotmail.com        @CarlosAguilaFra    


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER