Se encuentra usted aquí

De Frente Y Claro | CORRUPCIÓN Y RECULACIONES EN COMPRA DE VENTILADORES

Jueves, 28 de Mayo 2020 - 11:35

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

bartlett-zor-robledo.jpeg

Cada día que transcurre desde que López y su gabinete se empezaron a hacerse cargo del país, las ocurrencias, corrupción, e infinidad de malas decisiones son lo que los están llevando a “Hacer Historia”. Como decía el finado Paco Stanley: “Una tras otra”.

Si de por sí sus Ocurrencias son malas para el país, preocupa más que sean en el sector salud y sobre todo que en esta pandemia de Coronavirus se cometan sumadas a la corrupción, ya que ponen en riesgo la vida de los ciudadanos. Así el tema de los ventiladores que le compraron ni más ni menos que al hijo del “Honrado” Manuel Bartlett Díaz, expriista acusado de ser el responsable de la famosa “caída del sistema”, por la que tanto hizo escándalo la “izquierda” en México y hoy lo tienen como destacado funcionario de Morena en la CFE. ¿Cinismo o Alzheimer?

EL ESCANDALO DE LOS VENTILADORES A SOBREPRECIO

En plena pandemia y siendo necesarios ventiladores para salvar las vidas de los pacientes de coronavirus, la delegación del IMSS en Hidalgo fue señalada de comprar 20 ventiladores que fueron adquiridos de manera irregular a la empresa Cyber Robotics Solution, propiedad de León Manuel Bartlett, hijo de Manuel Bartlett, titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Los costos oscilaron entre un millón 550 mil pesos y 880 mil. Más caros que como se compran en otra parte.

Después del escándalo y solo porque se publicó lo que habían hecho, se realizó una “investigación” resultando “suspendidos” 4 funcionarios del IMSS por la compra de los ventiladores.

En ese tenor, la Titular del Órgano de Operación Administrativa Desconcentrada Estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Claudia Díaz Pérez, y tres funcionarios más fueron suspendidos de sus cargos por faltas administrativas en el desempeño de sus actividades. Siguiéndose un procedimiento de responsabilidad administrativa en contra de Claudia Díaz Pérez, así como de Luis Alberto Camargo Cervantes, responsable del Hospital General de zona medicina familiar número uno; Francisco Villeda, encargado del Despacho de la Jefatura de Servicios de Prestaciones Médicas; y Edgar Aarón Hernández Torres, ingeniero biomédico delegacional. 

Pero, se indicó que a los funcionarios inhabilitado se les deberá de garantizar el ingreso mínimo necesario para cubrir sus necesidades básicas, por lo que se determina que su pago sea del 30% de su ingreso total.

CONTRADICCIONES ENTRE LA COMPRA Y LA SANCIÓN

Importante conocer los argumentos de quienes han sido “sancionados” por esa compra, ya que existen contradicciones entre los argumentos de porqué se compraron y el porqué los sancionaron.

Los funcionarios señalaron que posterior a la autorización liberada por la normativa central para la compra de ventiladores, el 11 de abril se instruyó a la Jefatura de Servicios de Prestaciones Médicas, y a la Coordinación de Abastos, realizar la cotización de ventiladores que cumplieran con entrega inmediata, disponibilidad de piezas y características de un ventilador adulto pediátrico.

La Titular del Órgano de Operación Administrativa Desconcentrada Estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Claudia Díaz Pérez, señaló que, al estar en primera línea de combate ante la pandemia del coronavirus, lo más importante ante la emergencia era contar con el equipo médico que hace la diferencia entre la vida y la muerte. “Por ello no se trata de una situación de ahorro o de economía, sino de salvar vidas. Esa es la misión más importante del IMSS, salvar vidas”. Al cuestionársele si tenía conocimiento de quién era el dueño de la empresa respondió que el IMSS trabaja con razones sociales y no con nombres: “Desconocemos quienes son las personas”.

Francisco Villeda, jefe del servicio de Prestaciones Médicas, afirmó que en el momento de la compra, el Seguro Social en esa entidad contaba con alrededor de 104 ventiladores, los cuales serían insuficientes ante un escenario catastrófico que se pudiera tener. “Tenemos las camas, pero lo más importante es el equipamiento, contar con ese equipo que va a salvar una vida y que una vida ya lo decía nuestra titular no tiene precio”.

Por ello surgen las dudas, si se apegaron a lo que estipula el reglamento ¿por qué la “suspensión”? Aunque para nada tocaron el punto del sobreprecio.

ZOE ROBLEDO JUSTIFICÓ LA COMPRA

En este enredo de “suspensiones” y de que supuestamente cancelarían esa compra al hijo de Bartlett por sobreprecio en los ventiladores, no podemos dejar de recordar lo que el 6 de mayo Zoé Robledo quien cobra como Director del Seguro Social (IMSS) afirmó. 

Justifica Zoé Robledo compra de ventiladores a hijo de Bartlett. (Universal): Zoé Robledo, director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), justificó que, en la compra de 20 ventiladores por 31 millones de pesos a una empresa de León Manuel Bartlett Álvarez, hijo de Manuel Bartlett, director General de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), hubo varios elementos que se valoraron para realizar esta compra, entre ellos que el tiempo de entrega, no se pedían anticipos, así como la marca. En conferencia de prensa, el titular del IMSS aseguró que se cumplirá en tiempo y forma en los requerimientos que la Secretaría de la Función Pública (SFP) solicite en la investigación que realiza por la compra de estos aparatos médicos. “El día lunes, como a las 9:45 de la mañana, llegó este requerimiento de la Función Pública que se tiene que complementar. No es una respuesta de un oficio, son 600 páginas son varios tomos donde se aclara todo lo que ha dicho la doctora Claudia Díaz Pérez, representante del IMSS en Hidalgo y pues transparentando y aclarando de cómo se hizo esta compra”. 

Justificó que la compra de estos aparatos para enfrentar la pandemia del Covid-19 en Hidalgo tiene que ver con varios elementos para realizar esta compra, uno de ellos, indicó, es la oportunidad, “es decir cuándo llega un ventilador, cuándo alguien ofrece que lo va a entregar y que se cumple esa fecha. En este caso se cumplió las fechas acordadas”. 

Zoé Robledo indicó que otro elemento que justifica la compra son los modelos porque hay unos que son portátiles y hay otros como los que se compraron, que son fijos llamados “adultos pediátricos” que sirven, informó para niños y para adultos. 

 “Y la otra que es bien importante: el tipo de marca. No solo el modelo sino la marca, porque la marca es importante ya que a final de cuentas es lo que permite que en los contratos vengan y cláusulas de mantenimiento y reparación. Uno no puede comprar una marca que no conoce o que no está establecido en el país o que no tiene historial en el Instituto y en el momento en el que éste se pueda averiar no se cuente con las piezas o con el personal que sabe cómo repararlos”. 

Si eso AFIRMÓ y JUSTIFICÓ Zóe Robledo significa que también AVALÓ la compra. Aunque tampoco se refirió al sobreprecio que es el tema central de la denuncia, además del porqué comprárselos al hijo de Bartlett que, considero, no es una casualidad, sino una causalidad. Por ello pregunto: ¿Por qué ahora estas “suspensiones” y cancelación de la compra? ¿Alguien mintió? Recordando aquello de “la cuerda se rompe por lo más delgado”. 

LOS VENTILADORES DEL INSABI

Y si bien todavía este escándalo de corrupción no se aclara en el IMSS, ahora en el INSABI también ya tienen problemas con la compra de ventiladores. El titular del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Juan Antonio Ferrer, informó que, a través de la Cancillería, se compraron 3300 ventiladores a China; sin embargo, el país asiático solo les ha mandado 80 equipos. Señaló: “El mercado mundial está muy consternado por la gran epidemia a nivel mundial, entonces, como tú también pronunciabas, las empresas, motivadas por esta cuestión de precios y cómo se comporta el mercado, pues incumple”.

Para variar, quien tuvo la responsabilidad de comprar estos ventiladores fue la dependencia de Marcelo Luis Ebrard, quien afirmó el 8 de abril de 2020 que empezarían a llegar la siguiente semana, pero seguramente será la semana santa próxima. Lo que nos hace recordar la compra de las pipas para Pemex que también tuvo a su cargo y que nunca llegaron. Lo que más preocupa es que si NADA pasó con los más de 1800 millones de pesos de las pipas, tampoco nada pasará ahora con lo que se pagó por los ventiladores chinos.

Así la corrupción galopante y la eficiencia de López y su administración, cada día de mal en peor. Por ello pregunto: ¿Podemos creerle a López que vamos bien? ¿Nadie le pide a Ebrard que rinda cuentas de sus compras? Usted qué piensa, estimado lector.

carlosaguila_franco@hotmail.com

@CarlosAguilaFra

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER