Se encuentra usted aquí

De Frente y Claro - Conductores borrachos en el Metro

Viernes, 12 de Septiembre 2014 - 18:00

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

Nuevamente surge otro problema en el Sistema de Transporte Colectivo más conocido como Metro, el cual usan más de 4 millones de ciudadanos diariamente, sin que las autoridades responsables y mucho menos el jefe de gobierno digan y hagan algo al respecto.

El pasado viernes 5 de septiembre por enésima ocasión, un operador de convoy manejaba en estado de ebriedad, el operador realizaba el recorrido en el tren en la línea que va de Universidad a Indios Verdes, pero fue en la estación Hospital General donde los propios usuarios detectaron su estado etílico, aunque ahora pretenden engañarnos los funcionarios del Metro y del GDF, con que fue personal del Metro quien se dio cuenta, lo cual es una mentira.

Dado que existen videos que así lo muestran y demuestran, que los usuarios son los que protestan dado que, el conductor Carlos Ramírez García abrió las puertas en medio del túnel antes de ingresar a la estación Hospital General de la línea 3 y cuando policías intentaron dialogar con él para que se bajara de la cabina, pues de nuevo se arrancó continuando las puertas abiertas con el enorme riesgo de que los pasajeros pudieran haber caído del vagón a las vías. Los policías y personal del Metro nada hicieron por detenerlo, bajarlo y que los usuarios no siguieran en riesgo de accidentarse o perder la vida.

Ante esta grave y peligrosa acción de este tipo, lo único que informó el Metro a través de un comunicado fue “"A pesar de ello, el conductor prosiguió la marcha sin respetar normas de conducción y posteriormente se le relevó. Al practicar las pruebas de alcoholemia dio positivo, por lo que personal a cargo de la Línea 3 levantaron el acta correspondiente".

La investigación, dice el texto, se extenderá a todas las personas involucradas y en el caso del conductor recibirá la sanción que corresponda. Así de sencillo y sin complicaciones, como si haber expuesto la vida de los usuarios fuera cosa de nada, obvio este tipo ha de ser sindicalizado y los protegen, seguro lo cambian de Línea y a seguir tomando y manejando.

Preocupa y mucho que las autoridades del GDF y el propio jefe de Gobierno no toquen el tema, incluso muchos medios lo hacen, tampoco escuche a las ONG'S, salir a defender los derechos humanos de los usuarios, simplemente minimizaron el tema, lo acallaron.

Insisto en que esto preocupa, porque no es la primera vez que sucede, dado que al menos en este año 2014, en mayo también hubo tres casos similares para un conductor que en estado de ebriedad condujo un tren en la Línea 9, Tacubaya-Pantitlán. Con base en los documentos, testigos y hechos, las autoridades del STC decidieron dar de baja al conductor por trabajar ebrio la noche del sábado 17 de mayo, al ser detectado en estado de ebriedad en la estación Velódromo, donde era objeto de reclamos de parte de los pasajeros", informó en aquella ocasión la dependencia.

Asimismo también sucedió en la línea 7 del metro donde el conductor manejó con las puertas abiertas hasta detenerse en la estación Refinería.

Y el 20 de mayo otro conductor en estado de ebriedad manejó el metro en la línea 9 y no hizo parada en la estación Mixhuca y abrió las puertas a la mitad del túnel.

Es increíble que en el GDF no les importe en lo más mínimo la vida de los ciudadanos y mucho más teniendo la responsabilidad de un transporte público como es el Metro, donde en 16 años que lo tienen a su cargo, los únicos cambios han sido, que haya accidentes, balaceras, prostitución, asaltos, venta de drogas, vagones donde viajan homosexuales y lesbianas hasta desnudos y haciendo casi orgias en el último vagón en la última corrida de la noche.

Y que tengan el cinismo de afirmar y cito textual,  “el Sistema de Transporte Colectivo reprueba lo ocurrido, pues la máxima prioridad de esta empresa pública es garantizar la seguridad de sus usuarios, y así se ha instruido a directivos y trabajadores”. Mal y de malas el GDF, ya que con todo y el aumento del boleto del metro, las cosas no han cambiado en nada.

Siguen las ineficiencias en el servicio y no tiene para cuando la Línea 12, pues se necesitan al menos 312 mil piezas para reparaciones. Seguirán afirmando los perredistas que esto se debe a 70 años del PRI en el poder.

En esto debería ocuparse y ya el jefe de gobierno y no en andar con sus ocurrencias de aumentar el salario mínimo, y mejor aumentar al máximo la seguridad en el Metro.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER