Se encuentra usted aquí

De Frente Y Claro | COALICIÓN PERVERSA DE MORENA

Jueves, 25 de Junio 2020 - 12:10

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

images_1.jpg

MORENA, el partido de familia de López, sigue en picada. Esto por los nulos resultados obtenidos no solamente como encargados del país, sino en la mayoría, por no decir todos los cargos, que ganaron en 2018, diputados locales, diputados federales, senadores, presidentes municipales, gobernadores, Alcaldías en la CDMX y obviamente la jefatura de gobierno. Ante esta debacle y previendo que el hartazgo y las mentiras que hicieron en campaña, para las elecciones intermedias del 21, la ciudadanía y hasta el “pueblo sabio” se las cobre, anunciaron su coalición política con el Partido Verde Ecologista y el Partido del Trabajo, dizque para defender a López y su proyecto.

De esta manera, el 19 de junio de 2020, en conferencia de prensa, sus dirigentes Alfonso Ramírez Cuéllar de Morena, Alberto Anaya del Partido del Trabajo, (PT) y Carlos Puente del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) así lo dieron a conocer: "Se trata de un acuerdo de unidad y defensa institucional. Vemos con preocupación que, desde distintos sectores, la oposición y organismos empresariales han iniciado una campaña que puede romper la institucionalidad en el país; encontramos revancha electoral que puede trastocar organismos", aseguró Ramírez Cuéllar. 

Pero si MORENA piensa que uniéndose con el PVEM y el PT podrá librar las elecciones del 2021, están fuera de toda realidad, dado que escogió a los peores partidos para aliarse. El PVEM, que viene con un negro historial de ser “partido satélite” principalmente del PRI. Y el PT, también “satélite” del PRD y otros, con una larga cola de corrupción. Por ello es importante, estimados lectores, conocer algo más sobre estos partidos.

PT CORRUPCION Y CORRUPCION

En 1990 se fundó el Partido del Trabajo (PT) por Alberto Anaya con una supuesta orientación izquierdista, por las organizaciones de trabajadores que los respaldaron Convirtiéndose en un “partido satélite” del PRD y otros partidos, solamente para conseguir lugares en la Cámara de Diputados. No podemos olvidar que se ha rumorado que Raúl Salinas de Gortari, hermano del expresidente Carlos Salinas, estuvo detrás del surgimiento de ese partido, con una supuesta ideología maoísta, que profesaban en su juventud los hermanos Salinas.

Pero si ser partido satélite no es ninguna buena carta de recomendación, peor aún lo es la Corrupción a su interior. En esa línea, esto es parte de lo que el 5 de abril de 2018, publiqué en este espacio: “Perdonar delitos promete el Peje: Impunidad y Corrupción prevalecerán”. “En Gómez Palacio, Durango, el pasado 4 del mes en curso, el Peje López, continuó ofreciendo perdones y amnistía a quienes han cometido delitos, tocó el turno al líder nacional del Partido del Trabajo (PT), Alberto Anaya, a quién le prometió detener la persecución en contra de los dirigentes de su partido, por un presunto desvío de 100 millones de pesos destinados a la operación de Centros de Enseñanza Infantil (Cendis). Al respecto de este tema, la Procuraduría General de la República, tiene abierta una acusación en contra de Guadalupe Rodríguez, esposa de Anaya, y de Héctor Quiroz, ex dirigente del PT en Aguascalientes, el cual está preso en el Reclusorio Oriente, señalando que los 100 millones de pesos fueron a parar a sus cuentas personales”.

Promesa que cumplió López ya siendo presidente y como “amor con amor se paga”, Anaya y su PT, seguirán siendo “satélites” y lacayos de López a través de MORENA.

PVEM: DE SATELITE DEL PRI A SATELITE DE MORENA

En cuanto al PVEM, surge en el año de 1986, pero logra su registro en 1991. En sus primeras elecciones de ese año, perdieron su posición como partido, recuperándola en 1993 para convertirse en partido “satélite” del PRI y otros partidos más. Además de partido “satélite” son “bisagra”, al permitirle al gobierno en turno, gobernabilidad, así como llevar a cabo la agenda legislativa a las principales fuerzas políticas. Y lo de bisagra es porque son las que en una puerta hacen que funcione, entre la hoja y el marco, sin bisagra no abre.

En el año 2000, el PVEM se alió también con el PAN “casualmente” al resultar triunfador de las elecciones presidenciales Vicente Fox. Pero un año después, en 2001, rompe la alianza para irse en coalición con el PRI hacia las elecciones del 2006 y 2012. Y de la forma más cínica y descarada, pasados 12 años aliados con el PRI, su coordinador, Arturo Escobar, dio a conocer que se acababa su negocio, perdón, alianza para al día siguiente, irse con el PAN, PRD, MORENA, o con quien tengan que hacerlo. Y si el PVEM ha sido un partido chantajista y oportunista, no podemos olvidar que por él han pasado personas Adolfo Aguilar Zínser y Marcelo Luis Ebrard Casaubón, como un ejemplo.

CINISMO O ALZHEIMER

Y desde la campaña del 2018 que están con López, cómo olvidar la manera en que el PVEM ha sido criticado y denostado El 1 de marzo del 2017, nos enteramos de esto: "Quieren que PRD sea el Verde del PAN. El coordinador del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, acusó que al interior del PRD hay quienes lo quieren convertir en un partido satélite de PAN, como asegura que es el Partido Verde del PRI. Buscan convertir al «PRD en el Partido Verde del PAN» y que «los que deberían ser expulsados son los que se quieren llevar al PRD al PAN”, dijo el coordinador del Sol Azteca en el Senado de la República”.

Asimismo, el 9 de junio del 2018, Salvador García Soto, publicó: “Morena-PVEM: de alianzas y traiciones. “La alianza entre Morena y el PVEM no comenzó con la nueva Legislatura del Congreso ni se limita a la reciente transferencia de diputados o a la cercanía que ha ganado Manuel Velasco con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Los acercamientos y puentes entre el antiguo partido satélite del PRI, ahora aliado estratégico de la mayoría morenista, comenzaron mucho antes de las campañas y tienen que ver con amistades y relaciones políticas añejas que, en la coyuntura del ascenso político de Morena y el lopezobradorismo en los últimos tres años, se volvieron un tema de conveniencia mutua para ambos partidos”.

“El diputado del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Jorge Emilio González Torres, aseveró que su bancada colaborará con el gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador, además de que “volverá a ser un partido independiente que ya no tiene la necesidad de apoyar al PRI”. “Vamos a ser un partido independiente, responsable a colaborar con el próximo gobierno, con el gobierno del licenciado López Obrador, queremos que le vaya bien y le vamos a ayudar”.

Y en su columna “Astillero” del 13 de septiembre del 2018, esto es parte de lo que publicó ni más ni menos que Julio Hernández López, en La Jornada de San Luis: Partidos satélite y 4a.T “Este tipo de partidos forman parte de la estrategia de las élites del sistema político para dividir el voto de la auténtica oposición (si esta existiera), simular competencia y pluralidad, y convalidar votaciones y decisiones del partido en el poder. Ahora mismo, en el portal de lo que se ha anunciado como una Cuarta Transformación (4a.T), subsisten partidos sin base social ni definición ideológica y práctica política que les haga distinguibles de las opciones mayores (Morena, PAN y PRI). El de la Revolución Democrática es una caricatura de lo que fue y su perfil ha sido adquirido, casi expropiado, por Morena. El del Trabajo ha sido un membrete para negocios grupales con fraseología de izquierda, con algunos reductos regionales bastante productivos. Mención especial merece el caso del Verde Ecologista de México, que al igual que el PT y el PES han merecido favores políticos excepcionales por parte de López Obrador. No es necesario esforzarse para encontrar en el historial del Verde múltiples referencias a actos de corrupción y abuso del poder político. Historias de Niños Verdes extorsionadores y también disolutivos de expedientes delictivos relacionados con jóvenes mujeres y fiestas de escándalo. Papi fundador que deja el negocio al hijo que brinca de curules a escaños y al revés. Una pandilla dedicada a exprimir cuanto le es posible del sistema político al que alegremente sirve. Y, ahora, especie protegida por los extraños designios del obradorismo, con el gobernador-senador-gobernador Manuel Velasco Coello como aliado y operador estratégico”.

El 2 de junio del 2019, esto es parte de lo que Leo Zuckerman publicó en su columna “Juegos de Poder” en el diario Excélsior: “De cómo las meretrices políticas siguen vivitas y coleando. Hartos de la partidocracia que nos gobernaba, el electorado votó mayoritariamente a favor de un candidato que, supuestamente, cambiaría el régimen político. Resulta que esa persona es hoy el Presidente y ciertos partidos políticos siguen ahí medrando con el presupuesto público. Lo que indigna son los partiduchos oportunistas que no aportan nada a la democracia: las meretrices que tanto han desvirtuado la profesión de la política. Número uno en la lista: el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), el que mejor ha perfeccionado el mercantilismo democrático. Un negocio redondo. Desde que obtuvieron su registro, durante el sexenio de Salinas, han recibido cientos de millones de pesos al año de financiamiento público. Esto les ha permitido vivir como marajás a sus dueños y cortesanos. Siguiente en la lista: el Partido del Trabajo (PT). Creado también durante el sexenio de Carlos Salinas, bajo el patronazgo de su hermano Raúl, este partido también se ha vendido al mejor postor. Posteriormente, se convirtió en satélite del PRD tratando de jalar votos a partir de la popularidad de López Obrador. Pero, como éste formó su propio partido (Morena), el PT perdió su fuente de votación. En 2015 no llegó al 3% requerido por ley para mantener su registro. El INE, por tanto, declaró su desaparición. Pero el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en una sentencia sin pies ni cabeza”. 

Para finalizar, esto es parte de lo que el diario El País publicó el 21 de junio del 2020: “Alianza verde; alerta roja | El Punto Sobre La i: La política en México es tan cínica que Morena se va a la cama con un partido al que hasta hace cinco minutos llamaba mafioso: el Partido Verde, que de verde y ecologista no tiene una pluma. El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) tiene un nombre que incluye dos verdades y dos despropósitos. Porque es partido y mexicano, sí, pero de verde y ecologista no tiene una pluma. Compilar una historia de este instituto sería, inevitablemente, ensayar una antología de escándalos, que van de acusaciones criminales a denuncias por corrupción y que abarcan desde violaciones a la reglamentación electoral (por las que ha sido multado) hasta la promoción activa de la pena de muerte. Seamos sinceros: el Partido Verde cuenta con un expediente que tira más bien al negro subido”.

Estos son estimados los lectores las “fichitas” con que el partido de López quiere conservar el poder en las elecciones del 2021. ¿Lo logrará? ¿Usted qué piensa, estimado lector?

carlosaguila_franco@hotmail.com

@CarlosAgulaFra

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER