Se encuentra usted aquí

De Frente y Claro

Jueves, 23 de Enero 2020 - 12:40

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

amlo-conferencia-ilustracion-1.jpg

VIOLENCIA E INSEGURIDAD EN EL 2019

Desde el 1 de diciembre del 2018 que entró la administración de López y su 4-T, a pesar de haber prometido que la inseguridad bajaría, no sucedió. Y como prueba irrefutable y aplastante, el 2019, de acuerdo a la información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, fue el año más violento que se tenga registro, con los patéticos resultados de 35 mil 588 víctimas de homicidio y feminicidio de enero a diciembre, aumentando en 2.7% de las 34 mil 655 en el 2018.

De acuerdo a las estadísticas junio fue el mes con más víctimas 3 mil 079; julio, 3 mil 061; agosto, 3 mil 045; noviembre, 2 mil 999; mayo, 2 mil 989; diciembre, 2 mil 972; octubre, 2 mil 948; marzo, 2 mil 947; septiembre, 2 mil 933; enero, 2 mil 929; febrero, 2 mil 877; abril, 2 mil 812. Siendo el promedio cada mes, cercano a las 3 MIL víctimas.

LOPEZ Y SU ATOLE CON EL DEDO

Pero eso “no le quita el sueño” a López, y sin dejar de seguirse manejándose con sus falsas expectativas, que lamentablemente todavía le creen, aún con está patética realidad, afirmó: “Es muy delicado el problema. Habrá solución pronto. El 1 de diciembre terminamos de sentar las bases de la transformación, en este año habrá resultados”. Agregando: “La explicación es que se dejó crecer mucho el problema de la inseguridad y la violencia, no se atendieron las causas, no se crearon empleos, los salarios de los mexicanos son los más bajos del mundo, se abandonó a los jóvenes, se impuso la impunidad, no había autoridad, no había una línea o una frontera que dividiera a la autoridad y la delincuencia”.

Esta preocupante, peligrosa realidad nos lleva analizar que está sucediendo en nuestro querido México, estimados lectores.

La vida en sociedad, obliga al ser humano a establecer y respetar, patrones, reglas y leyes de convivencia. Esta es la única manera de que las personas se RESPETEN. La libertad de estadía, de Tránsito, de expresión, de creencias, supremos valores del ser humano, son encargados al Estado y a sus órganos de gobierno. La protección personal, el resguardo de sus bienes y propiedades, el individuo en particular y la sociedad en su conjunto, se la dejan al Estado. Es el Estado el que será responsable de otorgar a la sociedad, seguridad e impartición de justicia, de manera democrática y expedita. 

Las reglas, normas y leyes, nos ponen a todos en la misma balanza y rasero. Es el Estado, quien debe cumplir y hacer cumplir las leyes, de manera puntual y sin el más mínimo desvío. De esta manera, la seguridad es un concepto vital para la coexistencia social y de la permanencia del propio estado. 

La concepción, crianza, educación y el desarrollo de un ser humano, necesitan de los bienes y servicios que el estado provea. Pero ninguno de ellos, se podrá llevar a cabalidad y plenitud, SI LA SEGURIDAD NO EXISTE. 

 

La actividad laboral, de comercio, producción, transporte, educación, diversión y esparcimiento, básicas en una sociedad, sólo se darán SI LA SEGURIDAD EXISTE, pues los seres humanos requieren seguridad personal y de la certidumbre en la posesión de sus bienes y posesiones. 

Así, se integra un binomio indisoluble, LEY SEGURIDAD, SEGURIDAD LEY. Si la ley es incumplida, burlada o pisoteada, la inseguridad aparece en los diferentes órdenes en que la ley es transgredida. El Contrato Social que todos nos impusimos y nos comprometimos a respetar, queda hecho de lado y la ley del más fuerte, la ley del impostor, del defraudador, del tramposo, del mentiroso, imponen su imperio. 

Si el Estado no toma las medidas de coacción y fuerza que el pueblo le dotó para mantener la EQUIDAD Y JUSTICIA, en primera instancia, el cuerpo gobernante entra en crisis, ya que el pueblo agredido demandará que se le haga justicia y si no la obtuviera del Estado, tomará la ley EN PROPIA MANO, para buscar resarcirse del daño sufrido y el Estado mismo PERDERA SU RAZON DE SER, y sus efectos de utilidad y servicio para el que la sociedad lo creo. 

De ahí que, en el Estado moderno, los inversionistas demanden como situación de necesaria condición, un Estado de Derecho y Seguridad personal y de bienes, para poner en juego sus capitales. 

La sociedad en el país, ESTA HARTA, CANSADA, de ser víctima de la delincuencia que le roba y quita lo que gana, sin que la autoridad haga nada. ESTA HARTA de que lo asalten en su casa, en su trabajo, en el transporte, en su auto, de no poder salir tranquilo a la calle, sin estar expuesto a una balacera en la que pueda resultar herido o muerto, él o sus familiares.

Sin lugar a dudas, el pilar, la base y cimiento de cualquier sociedad democrática, ES LA LEY. Su aplicación con JUSTICIA HONRADEZ Y PROBIDAD, generan un estado de derecho, donde la convivencia pacífica, ordenada y con verdad, producen bienestar social, objetivo final de cualquier sociedad. 

De esta manera y bajo este concepto fundamental, es el gobernante en cualquier estrato o nivel, el OBLIGADO NUMERO UNO, para cumplir y hacer cumplir LA LEY. Así, sus actos y acción de gobierno, deberán apegarse a esta condición SIN EQUA NON. Por otra parte, es el tiempo, quien en su transcurrir, coloca a cada uno de estos personajes públicos, en su lugar y exacta dimensión.

Pero todo indica que López y la 4-T no han entendido que, para preservar la democracia, se debe combatir la inseguridad, porque lo que la anulará, es el permitir que siga ascendiendo en espiral la ilegalidad y la anarquía, hasta que perdamos totalmente el control. Permitiendo que los asesinatos, secuestros, violaciones, se desborden, llevará a que no haya democracia alguna, es más ni siquiera habrá ciudades, estados, país. 

Primero debe restablecerse el Orden, la Justicia, la Seguridad, para que, a partir de esto, se atiendan las prioridades restantes. Porque de no hacerlo ¿qué pasará cuando todas las leyes se olviden y el CAOS ocupe el ordenado proceso de la vida? Simplemente retroceder en poco tiempo lo que llevó décadas conseguir, una sociedad con leyes, una sociedad con justicia, una sociedad segura. 

Desafortunadamente a eso nos han llevado, culpan a otros de los graves problemas que ya enfrentamos. Se les olvida que la culpa colectiva no existe, lo desesperante es que no se castigue a los verdaderos culpables, y no sigan evadiendo su responsabilidad y simulando soluciones. Que no se les olvide, QUE UNA SOLUCION FINGIDA ES COMO LAVARSE UNA MANO LIMPIA CON LA OTRA SUCIA.

Vale la pena que recuerden, que no hay peor hurto que robar la dignidad a las personas, porque cuando se realiza un acto de bondad con el propósito de sacarle provecho, ese acto queda desprovisto de ética y nada tiene que hacer en el ámbito de la moral.

¿Dónde quedaron las promesas y compromisos de campaña de acabar con la inseguridad, de aplicar las leyes? Ya basta de MENTIRAS, demandamos que se castigue a los responsables, es lo menos que puede hacer el actual gobierno. 

La gran duda es ¿LO HARÁ? O seguiremos viviendo bajo la estela de la INSEGURIDAD. e insisto en preguntar ¿Para eso votaron por López y Morena?, ¿Ese es su cambio prometido?, ¿Seguirán apoyándolo? Usted que piensa estimado lector.

carlosaguila_franco@hotmail.com

@CarlosAguilaFra

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER