Se encuentra usted aquí

Cuauhtemiña

Viernes, 12 de Junio 2015 - 17:00

Autor

foto-hassy.jpg
Hassy Sánchez

Compartir

unnamed_1.jpg

Pues ya pasó todo, sin gran pena y mucha menos gloria, algunas sorpresas en los resultados de las elecciones y especial atención que habrá que poner en el desempeño de Morena en la Ciudad de México.

Lo que aún no logra asimilar mi cabeza son los resultados de Cuernavaca. Entiendo muy bien el hartazgo de la gente hacia la clase política y el escape ante un candidato tan peculiar pero...

Cuauhtémoc Blanco es un tipo que siempre ha luchado y acostumbrado al triunfo, ahora cosecha otro con su gol anotado en la política, definitivamente un gran logro, pero no confío en su capacidad para dirigir un municipio de la magnitud de Cuernavaca.

No dudo de sus buenas intenciones aunque no creo que esté preparado para el reto, ni siquiera creo que sepa a lo que se enfrenta y temo que alguien sin preparación alguna sea el indicado para el puesto.

A sus pies ha estado el país entero, ahora tendrá en sus manos a más de 300 mil habitantes, casi 500 mil si tomamos en cuenta el turismo chilango que se deja caer cada fin de semana ¿podrá con el paquete?

Es cierto que durante varios años ha administrado exitosamente sus negocios, pero de ninguna manera se compara con llevar las riendas de una ciudad. Tal vez sea algo incongruente lo que digo, estoy convencido de que ante la incompetencia de nuestros gobernantes es el pueblo quien debe tomar el poder, qué mejor ejemplo, pero de la misma manera pienso que se debe tener la preparación adecuada y un mínimo de cultura para ello. Por otro lado son muchos los políticos que nos han enseñado que no importa la ignorancia, saber leer, hablar inglés y en algunos casos ni español, para desempeñar tareas con tal nivel de responsabilidad.

Ya decía que no dudo de sus buenas intenciones e incluso de su compromiso. En campaña dio a conocer sus propuestas de gobierno: Mayor seguridad (sacar al mando único, regresar a los cuerpos policíacos y crear alertas vecinales), Mejora en los servicios públicos (alumbrado y bacheo), Transparencia y cero corrupción, Transporte público gratuito para estudiantes y personas de la tercera edad, Abastecimiento de agua potable, Generar empleo, Programas educativos, Mayor inversión turística y Fomento al deporte. Todos muy bonitos, la cosa es cómo logrará eso y hasta dónde lo dejará la gente de su partido y del estado.

Todos conocemos sus desplantes, sus reacciones impulsivas, los arranques de violencia y su inestabilidad ¿qué pasará cuando tenga que negociar, tomar decisiones o reconsiderar una estrategia? ¿Cómo pudo alguien que, según sus propias declaraciones, no cree en la política y nunca ha votado, ser candidato de un partido político a un puesto de elección popular? "Voy a demostrar a los políticos que un ciudadano puede trabajar bien y que si ellos no lo hacen es porque no quieren" dijo durante su campaña. Les deseo a él y los cuernavacenses que así sea. No es lo mismo perder un partido que la integridad de un pueblo.

Lo que tengo más claro que nunca es que queda demostrado que el sufragio es, en efecto, la mejor forma de protesta. Si ya tuvimos un presidente con botas, no les sorprenda que un día tengamos uno con "tacos".

¡Rafa para presidente!

Voy vengo.



Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis