Se encuentra usted aquí

Creación de empleos para el crecimiento económico

Martes, 08 de Octubre 2019 - 09:45

Autor

lilana_alvarado_web.jpg
Liliana Alvarado Baena

Compartir

creacion-de-empleos-para-el-crecimiento-economico.jpg

El día de hoy hablaré sobre un portal que tiene la OCDE denominado OECD Jobs Strategy (Estrategias de Empleo de la OCDE) que me parece de gran utilidad para todas aquellas personas interesadas en el tema de empleo y, sobre todo, en su análisis desde una perspectiva internacional. El portal vigente es la tercera versión que se tiene desde su lanzamiento inicial en 1994. Si bien esta última versión comparte con las anteriores el énfasis en la flexibilidad de los mercados laborales para la apertura de un mayor número de fuentes de trabajo, también se consideran aspectos como la calidad de los empleos y la inclusividad, especialmente en un ambiente de cambios constantes y acelerados debido a los avances tecnológicos.

No es sólo el número, sino la calidad

Como se comentó anteriormente, en esta última versión la OCDE está poniendo el énfasis en la creación de trabajos de alta calidad, es decir, aquellos que se adapten y aprovechen las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías, y que además incluyan condiciones favorables, tanto en salarios como en ambiente laboral. En ese sentido, la OCDE considera que, para alcanzar este objetivo, los Estados deben trabajar en 4 aspectos centrales:

  • Generar políticas macroeconómicas que den estabilidad a la economía y por tanto permitan la estabilidad en los mercados laborales.
  • Flexibilidad en el mercado laboral. En este aspecto la OCDE recomienda hacer mayor uso de los contratos temporales, pero manteniendo aún en estos las diversas protecciones y prestaciones previstas para los trabajadores, ya que de otro modo, se iría en sentido contrario, es decir, bajaría la calidad de los puestos de trabajo.
  • Promover la creación de empleos en actividades bien remuneradas, e impulsando el conocimiento y la innovación en los centros de trabajo.
  • Elevar la calidad de la educación, favoreciendo el desarrollo de aquellas habilidades que son requeridas por los empleadores, lo cual a su vez, pueda traducirse en una mayor calidad de los puestos de trabajo. Para ello hay que fortalecer la vinculación entre el mundo educativo y el laboral.

Además de los trabajos, la inclusión

Añadido a esto, como parte de lo que la OCDE señala respecto a la importancia de la inclusividad, se debe fortalecer la igualdad de oportunidades para los trabajadores, de manera que su origen socioeconómico no se convierta en un factor determinante para su éxito en el mercado laboral. Resulta importante asegurar que los trabajadores puedan ascender en la escala de ingresos, es decir, que la inclusividad y la igualdad de oportunidades sea una herramienta más para fortalecer la movilidad social.

En este punto, la OCDE destaca que una profunda desigualdad en el acceso a empleos de calidad tiene tres consecuencias sociales y económicas significativas: en primer lugar, reducen el bienestar de la gente ya que hay una mayor preocupación respecto al éxito propio antes que el del equipo de trabajo; segundo, reduce la acumulación de capital humano al limitar la capacidad de los trabajadores de bajos ingresos para invertir en sus capacidades, lo que a su vez repercute en términos de movilidad social y crecimiento económico; y en tercer lugar, reduce la confianza mutua en los procesos económicos e institucionales, con potenciales consecuencias para el crecimiento económico.

A fin de combatir estas desigualdades y promover la inclusividad en el mercado laboral, se proponen las siguientes acciones:

  • Reducir el impacto de los orígenes socioeconómicos sobre los resultados del mercado laboral. Esto requiere desde un principio, asegurar el acceso a servicios de calidad en educación y salud para todos los niños y eliminar toda discriminación relacionada a género, origen étnico, religión, edad o preferencia sexual.
  • Establecer políticas que promuevan la participación de personas vulnerables o con capacidades limitadas en el mercado laboral, pero también, que incentiven la inversión en su capacitación y en sistemas de enseñanza adulta. De igual forma, se requiere asegurar que los trabajadores que ya están en el mercado laboral puedan acceder a empleos mejor pagados, así como a oportunidades de progreso profesional.
  • Proveer de una redistribución efectiva. Esto requiere de diseñar un sistema fiscal que contenga las desigualdades excesivas, proteja a los individuos y a su patrimonio de las dificultades macroeconómicas y financieras, sin debilitar los incentivos para la creación de empleos, y en el largo plazo, a las prospectivas de ascenso profesional de los trabajadores. Las políticas fiscales, también pueden contribuir a mayor igualdad de oportunidades aliviando las restricciones que limitan el acceso a servicios de calidad en educación y salud para niños de hogares pobres.

Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER