Se encuentra usted aquí

¡Corrupción Encubierta! "Más Vale Perder que Dejar de Jugar"

Miércoles, 28 de Enero 2015 - 17:00

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

caballo.jpg

“Si la humanidad entera fuese aficionada a las carreras, cesarían de inmediato las luchas de clases, de razas y de partidos..." así cita en uno de sus epígrafes de su libro "A Caballo entre Milenios" el maestro Fernando Savater.

En su ensayo, el autor relata sus aventuras de un año sabático —tiempo que tomó prestado de su intensa vida— para recorrer todos los hipódromos importantes del mundo y leerlo, asegura un crítico, es como "montar una carrera de caballos". Por supuesto no sólo habla de carreras de caballos sino que también entrelaza sus preocupaciones de la actualidad política y social: el terrorismo, las drogas, la diversidad cultural, la democracia… es un librazo.

Lo anterior viene a cuento porque si no se hubiera dejado perder la afición por las carreras de caballos de sangre pura ligera en nuestro país —como las disfruta Savater— seguramente al Hipódromo de las Américas también lo hubiera visitado en su tour.

Realmente a nuestra planta hípica ya casi nadie la visita —¿usted valiente lector, lo conoce?— y ello se debe a la escasa promoción de la empresa permisionaria; a la falta grave de las autoridades responsables que permiten el incumplimiento del permiso y hay que decirlo, a la tibieza de algunos de los dueños y criadores en defender su afición y a la misma Industria Hípica.

Pareciera que algunos de los participantes están satisfechos y no les importa perder su dinero —año tras año— y como jugadores empedernidos dicen "más vale perder que dejar de jugar". Nuestros caballistas se acostumbraron a perder, consintiendo así que todas las personas que emplean; caballerangos, jinetes, entrenadores, proveedores, la fatalidad venga por ellos.

La temporada pasada (2014) los pocos caballistas mexicanos que quedan ofrecieron 8,133 carreras de caballos Pura Sangre; Germán Larrea, el minero mega millonario participó en su cuadra principal el 17% —él solito, pues tiene otras cuadras—; los nueve siguientes propietarios de la estadística participaron en un 31%; es decir de 144 propietarios registrados sólo diez ofrecieron casi 50% de las carreras. Para los caballos Cuarto de Milla participaron en 3,446 carreras y allí la cosa es más pareja con 197 propietarios registrados. En cambio, ex caballistas, ex criadores y ex aficionados hay un millón...

Así, por la falta de competencia —hay carreras en que participan caballos de un sólo dueño—, carencia de incentivos y premios, el Hipódromo en un espectáculo muy poco atractivo. Este año los premios ofrecidos a los caballistas sí se incrementaron.... 500 pesos que seguramente servirán para que los jinetes, que se juegan la vida en cada carrera, cobren algo más por sus montas perdedoras. ¡Es una vergüenza!

El último reporte de la principal accionista de la permisionaria, la multinacional española CODERE, que en contra de lo que dicta el permiso no "puede tener más del 49% de las acciones", reseña:

"En la aclaración de dudas sobre los negocios de Codere, la Comisión de Valores de España (CNMV) se muestra especialmente interesada en conocer algunos asuntos relativos a la actividad en México. Sobre la misma, la multinacional aprecia una notable mejora en los últimos meses de 2014, motivada por mayores ingresos y una reducción de costes sustancial con esa disminución de la plantilla en 1,228 empleados entre enero y septiembre".

"A pesar de la aparente mejora del mercado mexicano, Codere reconoce que no hizo efectiva la opción de compra del 15,2% que vencía el pasado 30 de junio sobre las acciones de ICELA, propiedad de la Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE), de la que Codere ostenta el 85,8%. A efectos contables, al cierre del primer semestre de 2014, la baja de esta opción registró un gasto financiero de 5,3 millones de euros".

Ante este panorama, en que CODERE sigue enfrentando serios problemas  financieros, nuestra industria hípica agoniza con la consecuente pérdida de empleos reportada y su nulo impacto en las demás industrias que participan con ella, debiendo generar muchos impuestos, derechos y diversión.

En los "antecedentes" del permiso otorgado en 1997, obliga que "las acciones (de la empresa) deben fundarse en bases de óptima solidez para permitir el éxito de los diversos sectores que dependen de tal actividad", fundamento que brilla por su ausencia.

"En estricto apego a derecho y conforme a lo que se estableció en los documentos base de la licitación para una mejor operación del Hipódromo será bajo principios de .transparencia de! "origen de los recursos, solvencia moral y económica" así como su experiencia en el manejo de este tipo de espectáculos".  Pura letra muerta...

¿Habrá algún negocio escondido de "alguien" que permite todo esto? La Casa Blanca, la de Malinalco, la otra casa, la otra y la otra son pequeñeces ante el tamaño que lo que valen los terrenos del Hipódromo —que disfruta muy campante la empresa española— causando un daño gigante a nuestra hípica.

Y así, las autoridades responsables de SEGOB —Marcela González Salas, que es la responsable—siguen permitiendo que nuestra Industria Hípica se vaya al... caño. ¿Hasta cuándo?


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER