Se encuentra usted aquí

Changarroxxo

Viernes, 28 de Abril 2017 - 17:00

Autor

luisa-ruiz.jpg
Luisa Ruiz

Compartir

empleados_oxxo.jpg

 

En el sexenio de Fox, a la par con el anuncio que daba facilidad a cualquier ciudadano para tener su propio changarro, se daba también la apertura indiscriminada de tiendas OXXO. Para el momento en que un ciudadano lograba establecer su changarro, se inauguraban estas tiendas. Por cada OXXO abierto, se cerraban, casi simultáneamente hasta cinco tienditas de abarrotes.

Todas las formas de empleo que anuncia la cadena Comercial Oxxo no son sino lo mismo con títulos rimbombantes y los sueldos no son ni mejores ni peores que en cualquier otra empresa de este tipo. El problema radica en que los empleados y líderes de OXXO son elegidos con una particularidad: no tener estudios, ni experiencia previa y es mucho mejor que apenas sepan leer y contar. Por supuesto, esto no está especificado en los contratos ni en el aviso clasificado; son requisitos que los encargados del departamento de contrataciones deben detectar. Las solicitudes de empleo llenadas por los candidatos son fácilmente seleccionadas: la caligrafía apenas legible y el menor grado de estudios alcanzado.

Es la razón del porqué encontramos en todas las tiendas OXXO, en su mayoría, a personas tímidas, que con seguridad no fueron populares en sus tres o seis grados de estudios escolares y que quizá crecieron en un entorno familiar descompuesto, lo que facilita que los empleados, de manera sistemática, sean explotados en una forma moderna de esclavitud y solo se dan cuenta cuando se ven envueltos en deudas que solo pueden cubrir ahogándose en un círculo vicioso y teniendo que permanecer en un callejón sin salida. Les cobran la merma, los productos que los clientes destruyen o roban; en los asaltos, ellos no cuentan con la protección necesaria y tienen que hacer largos trámites para que la aseguradora cumpla, mientras, los líderes pagan una buena parte hasta que la empresa se apiade de ellos.

El líder es quien recibe el 3% de la venta total mensual y de ese ingreso, pagan el sueldo de sus seis empleados. El líder es responsable de pagar el seguro social y prestaciones de ley de cada uno de ellos. Tienen vacaciones hasta después de dos años de haber trabajado en la misma tienda y el líder es quien cubre el tiempo de vacaciones, descansos e incapacidades.

Los inventarios son otra inexactitud. Investigando y platicado con al menos 20 empleados de OXXO en la colonia, resulta increíble la cantidad de ellos que describen cómo sus inventarios son manipulados por los auditores haciendo que el conteo de piso nunca cuadre con el del sistema, teniendo con ésto pérdidas y faltantes por encima de lo que ellos prevén; el total del faltante de divide entre todos los empleados y es descontado de sus sueldos cada semana, no terminan de pagar de pagar uno, cuando ya le deben a la tienda otra vez.

La gente que se dice educada y letrada, ha juzgado duramente a los trabajadores del OXXO, muchos les han dicho en persona o a través de las redes sociales, que son conformistas, que son parte del México flojo, que son ignorantes y faltos de carácter por decir lo menos. Lo cierto es que, quienes critican, juzgan a mansalva y gustan de pelear con los tenderos, no piensan que la mayoría son precisamente, personas funcionales, productivas, que no son flojos y mucho menos conformistas; fue la oportunidad que encontraron y que eligieron casi a ciegas porque la necesidad de conservar a su familia unida, es prioridad para ellos. No siendo lo mismo para muchos que tienen estudios completos y que viven estacionados porque no les dan un puesto de dueño sin haber trabajado para ello.

Los dueños, patrones y jefes de alta gerencia son los responsables de que no encontremos empleados amables, ellos los tienen y los mantienen preocupados, enojados, amarrados a una deuda y lejos de sus familias.

Quienes presuman de tener educación, agreguen en su diario vivir una ración de sentido de la consideración. Como cliente, solo se está en la tienda unos minutos, se puede ser amable, el empleado pasa el día entero lidiando con todo tipo de personas, jefes, auditores, proveedores, esperando que en cada quincena su inventario le sea favorable, queriendo saldar la deuda con el patrón, rogando porque no los asalten a punta de pistola o les saqueen el anaquel de cervezas.

Las personas que trabajan en OXXO no son, ni tantito, iguales al montón de ninis ricos maleducados, no se parecen en nada a los chamacos que, en lugar de trabajar prefieren meterse a robar la cerveza sin pensar que los empleados son quienes les pagarán la borrachera, son los “educados” quienes más agreden al personal.

¿Habrá sido una patraña para que los OXXO crecieran como plaga? Los changarros de Fox han estado a expensas del cobro de piso y del abuso de las autoridades por esto, muchos dueños de changarros del tiempo Foxista no tuvieron más opción que emplearse en el (F)Oxxo que abrió junto a su changarro.

Si esto es un monopolio comercial y no puede ser erradicado, no queda más que respetar y considerar el esfuerzo que hacen los empleados. Como clientes, sean amables y sonrían, no sean gachos, los empleados no la están pasando del todo bien y no tienen las opciones que tienen ustedes.

Nota al calce: las tienditas de la esquina deberían seguir existiendo ¡son tan necesarias! ya no tengo donde canjear los cupones premiados que salen en los paquetes de mis galletas.


Leer también


Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis